Carta a cualquier niño

16 junio 2012 | Categorías: Opinión | |

Os dejamos un mundo deforme con unos pocos cada vez más ricos, y muchos peones, títeres y marionetas

Antonio Aramayona– ATTAC CHEG Aragón

Te escribo esta carta en una semana de junio de 2012 en la que todos los medios de comunicación no paran de hablar del rescate a la banca española. En realidad estamos sufriendo un verdadero timo del tocomocho: los actuales gobernantes del Partido Popular pretenden presentar su política de recortes (“ajustes estructurales”, los llaman) como la única vía adecuada para salir de la crisis, a la vez que muestran entre fanfarrias un billete de lotería supuestamente premiado que solucionará todos los males y necesidades, cuando en realidad solo es una enorme cantidad de dinero público, de todos, que además tendremos que pagar entre todos, destinado a solventar la descomunal deuda y las nefastas maniobras llevadas a cabo por bancos y cajas.

La estafa consiste sobre todo en que tras tanta hojarasca economicista corremos el riesgo de olvidar a las verdaderas víctimas de todo este desaguisado: de hecho, antes de que los bancos salieran a la luz pública como el principal problema del país y antes de su rescate desde Bruselas, el Gobierno se encargó, entre otras cosas, de recortar en sanidad y educación públicas, congelar pensiones, reducir el subsidio de desempleo y sobre todo dejar exclusivamente en manos del empresario las condiciones laborales en que se va a trabajar de ahora en adelante: contratos precarios por un salario lo más bajo posible. Pues bien, algunos ya se están tragando esta estafa e incluso son muchos los que empiezan a creer que la prima de riesgo o el índice Ibex 35 están directamente relacionados con la felicidad de la población y el retorno del estado del bienestar.

Dicen ahora que el rescate bancario no repercutirá en la sociedad española, pero sabemos muy bien que ningún rescate es gratuito, y que precisamente la sociedad española es la que asumirá el incremento de deuda pública y de déficit, las presuntas nacionalizaciones bancarias, los PGE recortados en lo social y lo público, las subidas de impuesto, los muchos recortes que quedan por venir, amén de los empleados bancarios que van a estar dentro de unas semanas de patitas en la calle. Ya ves, solo hay dinero para ayudar a los bancos y los ricos, y siempre a costa del pueblo.

Pero quienes principalmente van a pagar el pato sois vosotros, los niños y las niñas que ahora estáis abriendo vuestra conciencia y vuestros ojos al mundo y a la vida. Salvo un milagro (no existen los milagros) o un improbable giro copernicano del sistema que hasta ahora dirige nuestros pasos, tus hijos y tus nietos sabrán solo por los libros y quizá también por lo que tú mismo puedas contarles en algún momento de quietud que hubo una época en que hubo una escuela pública, gratuita, laica y de calidad, una red de asistencia sanitaria pública y universal, lucha por la igualdad de condiciones y de oportunidades entre todos y todas, así como derechos humanos, laborales y cívicos efectivos.

Os estamos dejando un asco de país y de mundo, sí, y cada vez aumenta más la confusión entre bienestar y consumismo, acompañada por baldías conversaciones de salón. Os tocará vivir y trabajar en un mundo deforme donde unos pocos cada vez son más ricos, frente a una gran mayoría de peones, títeres y marionetas que quizá seguirán albergando la esperanza de sobrevivir y tener siempre al alcance una tele de plasma o un boleto de la Primitiva.

Nos han adiestrado en que la vida se disuelva en un gigantesco océano de cosas y mercancías que debemos adquirir a toda costa para sentirnos bien. Nosotros mismos nos hemos convertido inconscientemente en mercancía a merced de los mercados (los dueños del tablero de ajedrez y del guiñol), sin tener en cuenta que nos son más necesarios que nunca momentos intensos y sosegados para poder reflexionar juntos, organizarnos, tomar conciencia de lo que realmente nos está pasando y de todo lo que se nos está privando y, finalmente, rebelarnos por nosotros mismos y sobre todo por vosotros, hijos y nietos nuestros.

De momento, percibo pocos signos de rebeldía y de revuelta. Los más desfavorecidos del mundo nos llegan en patera, a merced de nuestra beneficencia, en lugar de exigir justicia y reconocimiento efectivo de sus legítimos derechos humanos. Fíjate hasta qué punto llegan las contradicciones que nos toca presenciar que, por ejemplo, en España y en cada autonomía hay un Defensor del Pueblo, instituido para defender nuestros derechos constitucionales (educación, trabajo, vivienda digna y adecuada, protección de la salud, medio ambiente). Pues bien, nunca he visto a uno de ellos defender realmente al pueblo en la calle, en los desahucios, en las fábricas o en las oficinas de desempleo.

Sobre todo, no olvides nunca que otro mundo es posible. Lucha tú mismo por ese mundo que nosotros no estamos sabiendo hacer mejor y que espero que anheles siempre para tus hijos y para tus nietos. Cuídate mucho. Un beso.

Antonio Aramayona es Profesor de Filosofía
Artículo publicado en El periódico de Aragón

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Economía para la Ciudadanía

Campañas

Libros recomendados

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Aquí hablamos de...

Archivo