Por qué son baratos los precios de Inditex

5 diciembre 2012 | Categorías: Opinión | |

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón

“¿Te gusta esta blusa que me he comprado? ¿A que es mona? Es de Zara”. “Pues yo he encontrado otras cositas de mi talla a muy buen precio en Bershka”. Y mucha gente está convencida de ser muy ahorradora al comprar en alguno de los 5.693 establecimientos en cualquiera de los ocho formatos comerciales de Inditex. Fuera del circuito de las “marcas caras”, mucha gente se siente satisfecha comprando artículos variados a “precios populares”.

Amancio Ortega, su dueño y señor, aparecía recientemente en los medios como el tercer hombre más rico del mundo, con 53.600 millones de dólares, a la vez que emocionaba al pueblo llano al donar a Caritas veinte millones de euros, la mayor donación privada realizada a esa organización. Aquello parecía un cuento de hadas, envuelto en papel de celofán fino.

Sin embargo, la cosa se empañó algo cuando salió la noticia de que Inditex tributaba su fortuna y negocios online en Irlanda, en lugar de España, para ahorrarse un montón de dinero en impuestos, y eso que los ricos tienen una política fiscal e impositiva en nuestro país de las más ventajosas de Europa. Amancio Ortega se apresuró entonces a comunicar que a partir del próximo año canalizará su negocio por Internet en España.

Pues bien, desde hace un tiempo conocemos también que 223.000 personas trabajan indirectamente en Bangladesh para Inditex, pudiendo imaginar sus condiciones laborales, sanitarias e higiénicas. De hecho, no hace mucho tiempo pudimos ver imágenes del incendio de dos factorías textiles en el sur de Pakistán, donde murieron más de 100 trabajadores, niños y niñas en su mayoría. Al parecer, Inditex no da a conocer cuáles son sus proveedores o las condiciones de sus trabajadores subcontratados. Sin embargo, de estar interrelacionados estos hechos, encontramos una sencilla explicación de por qué son tan asequibles los precios de Zara y demás “formatos comerciales” de Inditex.

Consultada la web de Inditex, en 2011 la compañía declara una plantilla de 109.000 empleados, la mitad de los cuales trabajan en países asiáticos. Por otro lado, según informa el periódico digital diario.es, el salario medio mensual de un trabajador textil en Bangladesh es de 31 euros. En otras palabras, el chocolate del loro para Inditex y otras muchas firmas de las más variadas ramas del “mundo occidental desarrollado”.

Los informes críticos han ido lloviendo un día tras otro y desde hace tiempo. Como botones de muestra, conocíamos hace meses que la jornada habitual del 68% de las trabajadoras marroquíes en factorías proveedoras de Inditex es de entre 45 y 54 horas, mientras que el 30% supera las 55 horas semanales de forma habitual. Y en el verano del año pasado Brasil denunciaba trabajo esclavo en una subcontrata de Inditex, haciendo referencia además a “discriminación étnica” de las tribus Quechua y Aimará, que recibían un tratamiento peor que otros trabajadores.

En el mundo del cuento del crecimiento y del consumo ilimitados, el chapapote del envilecimiento de los explotados del planeta anega nuestros armarios y nuestras neveras.   Según UNICEF, 346 millones de niños y niñas sufren explotación infantil y al menos tres cuartas partes (171 millones) lo hacen en condiciones o situaciones peligrosas y deplorables. Thomas Hobbes describió el impulso natural de nuestra especie desde la violencia, la explotación, el dominio y la ley del más fuerte (homo homini lupus, el hombre es un lobo para el hombre), pero se equivocó en la descripción misma de los lobos: aún no había sido editado Das Kapital, de Karl Marx.

Probablemente, Inditex no es peor que muchas otras empresas textiles, agrícolas, pesqueras, industriales o de servicios que explotan vilmente a muchos seres humanos. Si supiéramos realmente en cuánto de lo que nos rodea, vestimos, comemos, bebemos y consumimos en general hay sufrimiento y trabajo infantil o condiciones laborales extremadamente inhumanas, seguramente nos quedaríamos estupefactos. Ikea, por ejemplo, lo reconoció hace años en relación con la producción de sus productos y  la explotación infantil. Pero, por favor, de ahora en adelante abstente de enseñarme qué es lo que has comprado en alguna tienda de Inditex. Gracias.

http://lautopiaesposible.blogspot.com.es/

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Contacta
Canal de Telegram

ATTAC TV

Economía para la ciudadanía

Campañas

Díptico TTIP

 


 

ILP Renta Básica


Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Juan H. Vigueras
La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
Alberto Garzon
Pijus EconomicusAlberto Garzon
Gustavo Duch
PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
Julio C. Gambina
Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
Carmen Castro
Constructora de otros dos mundosCarmen Castro

Comité de apoyo

Rosa Maria Artal
El periscopioRosa Maria Artal
Federico Mayor Zaragoza
La fuerza de la palabraFederico Mayor Zaragoza

Otros blogueros

Antonio Fuertes
Res pública globalAntonio Fuertes
Carlos Sanchez Mato
Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
Carlos Martinez
Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
Chema Tante
La casa de mi tíaChema Tante

Aquí hablamos de...

Archivo