ATTAC España https://www.attac.es Justicia económica global Sun, 20 Aug 2017 12:55:23 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.7.1 Sabemos lo que está pasando. Pero es el momento de actuar https://www.attac.es/2017/08/20/sabemos-lo-que-esta-pasando-pero-es-el-momento-de-actuar/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=sabemos-lo-que-esta-pasando-pero-es-el-momento-de-actuar https://www.attac.es/2017/08/20/sabemos-lo-que-esta-pasando-pero-es-el-momento-de-actuar/#comments Sun, 20 Aug 2017 07:00:22 +0000 https://www.attac.es/?p=47517 Carlos Martínez - Consejo Científico de ATTAC España

La situación de desigualdad y empobrecimiento de amplísimas capas de la población comienza a ser insoportable. Se está instaurando un modelo social, sindical-laboral e incluso político que no tiene ya nada que ver con los logros de la clase trabajadora española al final de la dictadura franquista, la pre-transición y la transición. Todas las conquistas obreras desde finales de los años sesenta hasta la década de los ochenta no solo están siendo arrebatadas, sino que los nietos e hijos de aquellos y aquellas luchadoras viven y trabajan en peores condiciones. Tienen menos derechos. Resulta paradójico reivindicar la transición, que tantas cuestiones políticas dejó sin resolver y que no acabó con el franquismo, que sigue incrustado en el poder y lospoderes económicos. Pero que sin embargo ese tardo franquismo no pudo evitar que gracias a miles de huelgas y manifestaciones, los derechos laborales y los salarios mejoraran sustancialmente. Miles de convenios colectivos firmados por entre un 20 y un 30% de incremento tras duros enfrentamientos dan fe. También por avances legales que estas luchas sociales consiguieron.

Una Constitución negociada bajo ruidos de sables y cadenas de carros de combate, no logró cambiar la forma de jefatura del estado heredada de Franco ni avanzar hacía el federalismo y el reconocimiento de los derechos nacionales de los pueblos, pero sin embargo contemplo avanzados derechos sociales que ni entonces, ni ahora, se cumplen.

Pero lo cierto es que avanzamos en aspectos socio-económicos bastante. Aunque nada nos regalaron.

Pero me pregunto si lo que está pasando en España es un hecho aislado y solo Rajoy es culpable. Nada de eso, Rajoy tan solo es un entusiasta ejecutor, un autoritario conservador. La contra-revolución conservadora (Reagan/Thatcher) diseñó ya en los años noventa el modelo social que ahora vivimos. La tercera vía y el felipismo avanzaron por esa vía y reconocieron el triunfo del “mercado” o sea el capitalismo. Nada se podía cambiar y la economía ortodoxa era una ciencia irrefutable, la nueva teología, se trataba del dogma neoliberal.

El proceso de laminación del estado del bienestar y los derechos sociales, así como de la privatización de lo público comenzó hace ya más de veinte años. Fue y es toda una estrategia perfectamente estudiada y ejecutada.

Susan George entre otras personas, pero por ser una muy conocida y puesto que despierta un amplio consenso la cito, ya denunció la situación en varios libros. En nuestro estado Juan Torres también lo hizo. Hay artículos, libros y documentos políticos y sindicales. Luego sabemos lo que hay. Peor, sabíamos lo que iba a ocurrir, pero no hemos sido incapaces de evitarlo las fuerzas de progreso y avanzadas. Amén de las numerosas claudicaciones sindicales y políticas. Susan George ya advirtió que el capitalismo estadounidense más conservador no creía en el cambio climático y/o le daba lo mismo que el planeta reventará incluso por cuestiones religiosas, como efecto del protestantismo más taliban, sectario y reaccionario.

Por tanto lo que estamos sufriendo es parte del plan del capitalismo, de la acción de los “think tank” o centros de estudio e influencia, financiados por grandes empresas, patronales y sectores económicos multinacionales que en su mayoría son ultra-liberales y ultra-conservadores frente a unos pocos progresistas y otros “progresistas” es decir con barniz avanzado pero defensores del capitalismo sin más, de los que forman parte políticas que afirman ser de izquierdas. Estos centros de ideas han financiado universidades, profesores; políticos de todos los partidos, sindicalistas y periodistas, han diseñando científicamente la desigualdad y cómo imponerla y han llegado a la fórmula mágica de la “austeridad” al objeto de superar la crisis financiera y económica de 2008, cuya aparición también fue denunciada previamente, lo cual indicaba que fue la oportunidad para imponer las ideas de los neoliberales.

Por tanto, nada nuevo bajo el sol.

Ahora lo importante es ya comenzar a superar la situación y enfrentarnos con claridad a la más grande estafa y redistribución de rentas de pobres y clases trabajadoras en favor de ricos y grandes multinacionales y fondos financieros. Estafa llamada austeridad. Los planes de transferencia y keynesianismo para ricos, pues el estado aporta grandes sumas para beneficio privado, fueron ya implementados por el FMI en los años sesenta y setenta del siglo pasado. Impuestos en África, Asia y América Latina. Que es lo mismo que ahora se impone en los EE.UU, Europa UE y resto de América del Norte.

Ya estamos pues en la austeridad. Hemos vuelto a los años sesenta del siglo pasado en muchos aspectos. Bien, ahora toca remontar y no va a ser desde los paños calientes, como vamos a poder hacerlo.

Están surgiendo resistencias obreras, luchas obreras y hay ejemplos muy recientes como la huelga de los estibadores y estibadoras, las huelgas de tele-operadores, la huelga de los vigilantes de seguridad del aeropuerto del Prat o las resistencias y huelgas de los taxistas frente a las nuevas formas de organización empresarial que defraudan, evaden impuestos, destruyen empleo regulado e instalan un nuevo capitalismo virtual tan cruel y explotador como el “antiguo”.

También resistencias políticas, y Sanders y Corbyn son preclaros ejemplos de ello y precisamente en países de capitalismo avanzado e impulsores de la austeridad y líderes mundiales del capitalismo más salvaje. Por eso su mensaje y acción resulta tan enriquecedor.

Por tanto creo, propongo, en primer lugar que hemos de volver al internacionalismo, no hay ninguna solución nacional, eso es mentira y perjudica a las clases trabajadoras, que hemos de unir esfuerzos a las clases obreras de otros estados y continentes.

En segundo lugar que el “viejo” socialismo democrático, ubicado entre la clase obrera y los pobres y ahora entre los nuevos pobres jóvenes y mujeres jóvenes, es el arma política con más futuro, porque frente a un diseño neoliberal de ideas y estudios hay que contraponer un socialismo organizado con ideas fuerza, historia y voluntad de cambiar el futuro, mediante la acción organizada de las clases trabajadoras y las personas que no se conforman.

Que hemos de volver a ser luchadoras y luchadores y acordarnos de las personas, muchas de las cuales en el mundo, la mayoría, viven peor que los perros o las tortugas de los urbanitas de clases medias y están peor alimentadas. Pero es que en nuestro occidente feliz con colas en los aeropuertos para pasar unas merecidas vacaciones favoreciendo de paso el cambio climático, hay millones de pobres. Vacaciones baratas porque las cadenas turísticas y hoteleras pagan miseria a sus trabajadoras y las esclavizan en muchas ocasiones. Pero lo peor es que si esto no lo cambiamos, muchos y muchas de las niñas que esperan en la cola aeroportuaria, las felices vacaciones que sus papás les pueden proporcionar, vivirán mucho peor, serán más pobres, nunca tendrán un empleo digno y jamás disfrutarán de una pensión de jubilación.

Por todo esto la acción de los trabajadores y trabajadoras de los controles de seguridad del Prat están haciendo un gran trabajo por nuestro futuro. Los taxistas oponiéndose a la “uberización” de la economía o las Kellys denunciando la semi-esclavitud y el lado más negro del precariado, nos están haciendo un gran favor. No es tan solo una reivindicación suya. Es nuestro futuro.

Por eso hay que generalizar las resistencias obreras, las luchas sindicales y dotarles de un contenido político, pues nos enfrentamos a otro contenido político, la austeridad.

Carlos Martínez es politólogo, co-primer secretario de Alternativa Socialista y de SOCIALISTAS

]]>
https://www.attac.es/2017/08/20/sabemos-lo-que-esta-pasando-pero-es-el-momento-de-actuar/feed/ 0
¿ Solución de Rusia y China a la grave crisis de Norcorea? https://www.attac.es/2017/08/20/solucion-de-rusia-y-china-a-la-grave-crisis-de-norcorea/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=solucion-de-rusia-y-china-a-la-grave-crisis-de-norcorea https://www.attac.es/2017/08/20/solucion-de-rusia-y-china-a-la-grave-crisis-de-norcorea/#comments Sun, 20 Aug 2017 05:00:14 +0000 https://www.attac.es/?p=47533  Alfredo Jalife-Rahme - La Jornada ( México )

Foto

Tropas preparándose para un desfile militar para celebrar el 90 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación (EPL)Foto Xinhua

El portal Zero Hedge comenta en forma sarcástica que, como el mundo no se acabóel segundo fin de semana de agosto, se recuperaron las bolsas noratlánticas y el dólar.

Existe mucha hipocresía en EU –que pervive su fase de postverdad/desinformación– sobre el armamentismo balístico de Norcorea: The New York Times (NYT), feroz crítico de Trump, expuso que Ucrania, régimen aliado de EU, es la fuente de los letales misiles de Pyongyang (https://goo.gl/u6fL5G).

Luego del perturbador descubrimiento del NYTsobre los vínculos clandestinos de Ucrania y Norcorea, el canciller ruso Lavrov develó que existe un plan de Rusia y China para desactivar la crisis coreana (https://goo.gl/Ssyg2T).

Tyler Durden, autor de la primicia pacífica de Rusia y China, comenta que desafortunadamente el plan requiere más sentido común de lo que EU es capaz.

Después del voto en el Consejo de Seguridad en favor de las sanciones contra Norcorea, cuya resolución fue apoyada en forma conspicua por Moscú y Pekín, China apretó las tuercas de las importaciones de las materias primas de Pyongyang, que, a mi juicio, no tendrán gran efecto, mientras no sean de índole financiera.

El segundo fin de semana aciago de agosto, el mandarín Xi llamó al presidente Trump para que conserve la calma con Norcorea: externó que “China y EU tienen intereses comunes en logar la desnuclearización de la península coreana y en mantener la paz y su estabilidad (https://goo.gl/jWjqXo)”.

El comentario de Jin Kai, del portal Global Times, es pertinente sobre la decisión de Sudcorea de desplegar un sistema altamente avanzado de armas a las puertas de China, en referencia al despliegue misilístico de defensa (THAAD, por sus siglas en inglés) proveído por EU (https://goo.gl/NtPwBo).

A juicio de Kai, con la aprobación del THAAD, a pesar de sus consecuencias en la región, Sudcorea probablemente haya colocado la final piedra angular para un mayor fortalecimiento en su alianza con EU y haya hecho una reversión completa respecto a su política con China.

Según Jin Kai, por desgracia, una alianza más fuerte con EU no le aporta necesariamente la paz y la reconciliación a Sudcorea con Norcorea, ya que esta alianza busca medios confrontativos para disuadir al norte, que la ve como una provocación.

Kai aduce que en lugar de permanecer neutral (sic), Sudcorea se ha limitado aún más en su margen estratégico de maniobra en la región, especialmente con China.

El destino de Norcorea y Sudcorea es inextricable y sería una fantasía pretender que EU con su gama de bombas nucleares podría aniquilar solamente a Norcorea sin que Sudcorea sufra las letales consecuencias nucleares, no se diga los 63 mil soldados de EU (https://goo.gl/H39ZPr).

El jefe del estado mayor del Ejército de EU, general Joseph Dunford, visita Seúl y Pekín, y los multimedia regionales especulan con que advertirá sobre las opciones militares de EU contra Norcorea.

Un editorial del Global Times, que puede parecer muy idílico para los desatados guerreros nucleares de Washington y Pyongyang, alienta a que Sudcorea actúe como un “amortiguador (buffer)” entre EU y Norcorea.

El texto critica que Seúl no está dedicada a contribuir a la estabilidad de la península cuando realiza ejercicios militares de gran envergadura con EU y, peor aún, despliega el sistema misilístico de defensa THAAD, que ha indispuesto tanto a China como a Rusia, no se diga a Norcorea.

Del 21 al 31 de agosto próximo, EU y Sudcorea tienen programados ejercicios militares que definitivamente provocarán a Pyongyang todavía más por lo que se espera tenga una respuesta más radical.

El editorial chino juzga que Sudcorea no puede quitarse el control de EU, ni en su mente ni en sus hechos para cesar los ejercicios militares (https://goo.gl/i5gPjH).

El texto arguye que China tiene relaciones amigables con Norcorea, pero carece de influencia decisiva ya que para China es más difícil influir en Norcorea de lo que puede influir Sudcorea en EU.

Trump ha llegado hasta a comentar que sería más dúctil en las negociaciones comerciales con China si ésta controlase más a la incontrolableNorcorea.

De las paroxísticas bravatas nucleares contra Norcorea, Trump optó por enfocarse by the time being en Venezuela a la que amenazó con una invasión militar.

Pareciera que Trump busca una guerra como distractor para apaciguar el desasosiego de la sociedad estadunidense fracturada que exhibe los prolegómenos de una guerra civil, de la que Charlottesville es sólo un botón de muestra.

El plan del doble congelamiento de Rusia y China es muy sensato: Norcorea congelaría sus pruebas misilísticas, mientras EU y Sudcorea cesarían sus ejercicios militares a gran escala.

Faltó otro congelamiento: desmantelar el THAAD a cambio de la desnuclearización de la península y su unificación al estilo alemán.

Tyler Durden comenta que no queda claro si Rusia o China flotaron (sic) el plan con EU o Sudcorea, y agrega que lo más probable es que no lo hayan hecho.

El canciller ruso Sergey Lavrov anhela que finalmente prevalezca el sentido común y recordó que Norcorea ya había firmado el Tratado de No-Proliferación (TNP) de Armas Nucleares, pero que luego se retiró de él.

Lavrov no dijo que se debió a que el pugnaz Baby Bush colocó en forma innecesaria a Norcorea en la lista fantasmagórica de los Estados canalla.

Lavrov recalcó que Rusia, que exhibe una frontera de 18 kilómetros con Norcorea, desaprueba la posesión de armas nucleares por Pyongyang y develó que Rusia y China tienen una gama de propuestas con el objetivo de prevenir uno de los conflictos más profundos y una crisis con un gran número de víctimas.

Lavrov expresó que Rusia se preocupa de las amenazas de EU para librar una guerra preventiva en Norcorea.

Por su parte, el gobierno chino, mediante su portavoz oficioso Global Times, sentenció que no permitiría la amenaza de EU de cambiar el régimen de Pyongyang.

A juicio de Lavrov, es EU quien debe dar el primer paso para desactivar las tensiones; lo cual le incumbe al lado más poderoso y más astuto (sic). ¡Cómo no!

A juicio de Tyler Durden, Sergey Lavrov hace eco a las declaraciones de la canciller alemana Angela Merkel quien se pronunció por soluciones no-militares en Norcorea y consideró que la escalada retórica era la peor respuesta.

Merkel instó a la cooperación de EU y China para desactivar el contencioso norcoreano.

Más allá de los juegos geopolíticos en la península coreana, Trump presiona a China en materia comercial –la acusa de robar la propiedad intelectual de las trasnacionales de EU (https://goo.gl/2KhfnW)”– con el fin de que someta el avance nuclear y misilísitico de Norcorea.

China ya capturó la esencia del linkage de Trump y su doble juego: su portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, expresó que no existe futuro en una guerra comercial entre China y EU y que “el comercio y el tema de Norcorea no deberían estar vinculados (https://goo.gl/jHz9cu)”.

El problema de este “ linkage (vínculo)” es que Trump ganaría todo contra China y Norcorea que resultarían perdedores sin nada a cambio.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

]]>
https://www.attac.es/2017/08/20/solucion-de-rusia-y-china-a-la-grave-crisis-de-norcorea/feed/ 0
Barcelona: guerra difusa y sin límites https://www.attac.es/2017/08/18/barcelona-guerra-difusa-y-sin-limites/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=barcelona-guerra-difusa-y-sin-limites https://www.attac.es/2017/08/18/barcelona-guerra-difusa-y-sin-limites/#comments Fri, 18 Aug 2017 12:15:00 +0000 https://www.attac.es/?p=47563 La Jornada (México) 18-08-17

El bárbaro atentado perpetrado ayer en La Rambla de Barcelona, en el que un individuo aún no identificado a bordo de una camioneta atropelló a una multitud de viandantes y que deja un saldo de 13 muertos y más de 100 heridos, debe verse como un capítulo más, sin duda trágico, de la confusa guerra que enfrenta a buena parte de las potencias occidentales con la organización integrista Estado Islámico (EI) y, en un sentido más amplio, con el magno conflicto que tiene lugar por el control de Medio Oriente y Asia central entre bandos difusos, grupos terroristas e intereses corporativos apenas disimulados.

El ataque de ayer en la capital catalana se inscribe, ciertamente, en la cadena de atentados que empezó el 16 de mayo de 2003 en Casablanca, Marruecos (45 muertos), siguió con las explosiones del 11 de marzo de 2004 en el Metro de Madrid (192 muertos y más de dos mil heridos) y continuó con una acción similar en los transportes públicos londinenses perpetrado el 7 de julio del año siguiente (56 muertos y 700 heridos). En la década pasada el accionar de grupos terroristas en países europeos o aliados de Occidente tenía como telón de fondo la incursión bélica de Washington y sus socios en Irak. Esa invasión creó el terreno fértil para el surgimiento de nuevas organizaciones fundamentalistas, más violentas que Al Qaeda, y que a la postre, alimentadas por las aventuras intervencionistas en Libia y Siria, confluyeron en el surgimiento del EI.

Ese grupo se ha caracterizado no sólo por ocupar militarmente territorios de variante extensión en Irak, Siria e incluso Egipto, sino también por reclutar a muchos de sus integrantes entre jóvenes europeos de ascendencia islámica. Así, buena parte de los atentados realizados en la década en curso (París, 7 de enero y 13 de noviembre de 2015, Bruselas; 22 de marzo de 2016; Niza, 14 de julio de 2016) han sido perpetrados por muchachos nacidos y criados en comunidades marginadas de Gran Bretaña, Francia, Bélgica y la propia España, lo que obliga a mirar hacia una nueva raíz de esta guerra difusa: además del rencor histórico de sociedades levantinas por los sempiternos abusos e intervenciones de Estados Unidos y Europa occidental en la región, tales acciones criminales (o, al menos, el atractivo de la radicalización entre jóvenes europeos) pueden leerse como un síntoma de conflictos sociales modulados por la desigualdad y el racismo que imperan, a pesar de todo, en el viejo continente.

Por otra parte, resulta significativo que la llamada guerra contra el terrorismo ha causado, en los escenarios de Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Siria, Turquía y otras naciones preponderantemente musulmanas, muchas más muertes de inocentes que las causadas en atentados en ciudades europeas, ya sea por supuestos errores de cálculo de las fuerzas militares occidentales en los teatros de guerra o bien por ataques con explosivos como los que regularmente tienen lugar en Afganistán, Pakistán e Irak. Sin embargo, los medios occidentales han logrado cultivar la indignación masiva y la consternación ante los segundos y una marcada indiferencia hacia los primeros. De hecho, en los pasados 30 días centenares de personas han muerto en Medio Oriente a consecuencia de acciones terroristas tan mortíferas como la de ayer en Barcelona, o más, sin que ello genere estados de opinión pública semejantes a los que se producen a raíz de acciones criminales como la perpetrada ayer en Barcelona.

En suma, conforme las potencias occidentales incrementan su participación y su protagonismo en los conflictos en naciones islámicas, más compenetran en ellos a sectores de su propia población y más fluidos se vuelven los vasos comunicantes entre los países involucrados. Y por ello sería deseable que Estados Unidos y sus amigos europeos repensaran su accionar en el gravísimo conflicto en el que se han involucrado. De otra manera, la escalada no se detendrá y más personas seguirán muriendo.

 
]]>
https://www.attac.es/2017/08/18/barcelona-guerra-difusa-y-sin-limites/feed/ 0
Reflexión después de los atentados perpetrados en Cataluña entre el 17 y 18 de agosto https://www.attac.es/2017/08/18/reflexion-despues-de-los-atentados-perpetrados-en-cataluna-entre-el-17-y-18-de-agosto/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=reflexion-despues-de-los-atentados-perpetrados-en-cataluna-entre-el-17-y-18-de-agosto https://www.attac.es/2017/08/18/reflexion-despues-de-los-atentados-perpetrados-en-cataluna-entre-el-17-y-18-de-agosto/#comments Fri, 18 Aug 2017 10:41:18 +0000 https://www.attac.es/?p=47558 David Palomera - Miembro de la Junta Directiva de ATTAC EspañaCoordinador de ATTAC Acordem

En Barcelona, el odio no nos vencerá

Ayer noche sobrevolaba sobre Barcelona un silencio denso en toda la ciudad, en una noche muy negra tras la muerte de 13 personas y cerca de 100 heridos por el atentado terrorista perpetrado por el EI. Además, se han sucedido persecuciones de terroristas por el territorio catalán, han habido diferentes tiroteos, se ha parado otro atentado en el municipio de Cambrils y ha habido una muerte colateral en una de las salidas de Barcelona. El horror ha pasado por el centro de Barcelona el 18 de agosto y se ha propagado por fuera de la ciudad. Así, hemos sido víctimas de actos inhumanos de la que ya han sido víctima poblaciones de todo el mundo, como ocurre continuamente en Afganistan, Pakistán, Nigeria o Malí, o ha ocurrido en otras ciudades europeas como París, Bruselas o Londres.

Pero ante el terror, hace falta levantar la cabeza y mantener la lucha. Delante de las personas que intentan dividirnos como comunidad, desde ATTAC seguiremos luchando por la igualdad y la justicia en nuestra sociedad, por abrir las fronteras a aquellos que huyen de la guerra y la miseria, por combatir los discursos que intentan separarnos en función del color de la piel y de las creencias, por la información verídica y la solidaridad entre pueblos, por la educación popular orientada a un mundo más justo, por la lucha por un sistema económico que no necesite acumular por desposesión. Delante de las guerras y odio perpetrado tanto por élites políticas, religiosas o económicas, desde ATTAC seremos incansables en la generación de ejes de entendimiento y fraternidad entre comunidades de todo tipo de procedencia o creencias. Así mismo, desde ATTAC entendemos que hay que ser intolerantes con los actos y discursos intolerantes que atentan contra nuestra democracia. Hay que ser intolerantes tanto con el yihadista como con el fascista. Intolerantes con los gobiernos que directamente o indirectamente alimentan el odio entre comunidades y naciones. Intolerantes con un sistema económico que homogeniza a la población como consumidores y que genera caldos de cultivo de personas resentidas con el sistema. Intolerantes con los que aprovechando las debilidades del sistema, engañan al indefenso con promesas y soluciones ficticias, que funcionan a través de hacer daño a sus semejantes.

El terrorismo azota esta vez Barcelona pero lucharemos por mantenernos unidos y combatir tanto terroristas como el auge del fascismo que instrumentaliza el ataque para ganar adeptos. Más allá de las condolencias, por favor, gente de Barcelona, estar tan activos y atentos como siempre, que no os apodere el miedo, pues queda mucha paz por sembrar y odio contra el que combatir en estos tiempos difíciles.
Hemos de estar todos unidos sin importar color, religión o creencias. Hoy más que nunca contraataque contra los que intentan infundir miedo. Paz y amor para los que lo necesitan, resistencia ante quienes intentan propagar el odio. Y así el resto de nuestros días, en Barcelona y en todo el mundo.

]]>
https://www.attac.es/2017/08/18/reflexion-despues-de-los-atentados-perpetrados-en-cataluna-entre-el-17-y-18-de-agosto/feed/ 0
Fascismo, la complicidad del silencio https://www.attac.es/2017/08/18/fascismo-la-complicidad-del-silencio/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=fascismo-la-complicidad-del-silencio https://www.attac.es/2017/08/18/fascismo-la-complicidad-del-silencio/#comments Fri, 18 Aug 2017 05:00:43 +0000 https://www.attac.es/?p=47539 Rosa María Artal - Comité de Apoyo de ATTAC España

Neonazis, simpatizantes de Alt-Right y supremacistas blancos participan en una marcha en la noche antes de la manifestación 'Unite the Right' en Charlottesville, Virginia. Marchan con antorchas a través del campus de la Universidad de Virginia.

Neonazis, simpatizantes de Alt-Right y supremacistas blancos participan en una marcha en la noche antes de la manifestación ‘Unite the Right’ en Charlottesville, Virginia. ZACH D ROBERTS/ZUMA PRESS

 

Agosto se nos tiñó de nazi. Se desparramó el depósito que a duras penas lo contenía. Y se plasmó el sábado 12 de agosto en la ciudad universitaria de Charlottesville, en el Estado de Virginia que albergó la capital de los Confederados en la Guerra de Secesión norteamericana. Una nutrida representación, masculina, blanca, violenta, irracional, fascista, armada hasta con fusiles de asalto, sembró de odio y sangre las calles para hacer alarde de la superioridad que creen ostentar. Una mujer –Heather Heyer, 32 años– asesinada, una veintena de heridos, múltiples apaleados, una sociedad con una profunda brecha en el corazón. Las impactantes imágenes grabadas por HBO dejan poco lugar a la imaginación para saber la dimensión de lo qué está ocurriendo.

“Una injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”, decía Martin Luther King, el líder de los derechos civiles que caería abatido por esta misma intolerancia en 1968. El despertar del nazismo latente en un país es una amenaza para todo el mundo libre, podríamos parafrasear. No es insignificante lugar los Estados Unidos de América, lo que le añade gravedad. Y no cabe tregua. El sábado en Charlottesville emergió cuanto se venía gestando, lo que llevó a Donald Trump al poder. El presidente que tardaría 48 horas en condenar la violencia de los partidarios de la supremacía blanca, obligado por una intensa condena a su reacción inicial. Cuando, hablando de “distintas fuentes”, enarboló la bandera de la falsa equidistancia siempre, siempre, culpable. Este martes recuperó la versión de “las dos partes”, culpables ambas y con buena gente ambas en su interior, y dijo que la prensa había tratado injustamente a los manifestantes neonazis a los que justificó. Trump no abandona a los suyos. Las felicitaciones más efusivas -dentro de un clima de desolación- han sido las de un par de líderes del KuKluxKlan  agradeciendo a Trump “la condena a los matones de izquierda que nos atacaron”.

El brote estadounidense se produce en la sociedad de la confusión, donde voces insistentes tratarán de minimizar y establecer paralelismos con cualquier otra tendencia. No la hay. El fascismo destruye la sociedad. Basado en la idea de la supremacía, de la superioridad de la raza blanca sobre las demás, buscan imponer su dominio por la fuerza. Tras la raza superior van los hombres superiores sobre las mujeres inferiores, y todas las “perfecciones” que se atribuyen. Salen al calor de Trump, sin duda. Muchos lo han señalado. Los nazis precisan un líder y el tosco personaje que ocupa la Casa Blanca jugó todos los números para serlo.

Vean el equipo de Trump en la presidencia. La ultraderecha extrema, enmascarada como Alt-Right, con Steve Bannon y similares. Vean de quién se nutre y a quién sigue el twittero compulsivo que calló precisamente el sábado como señalaría la escritora J. K. Rowling. Un escueto número que copa su familia, sus colaboradores, sus empresas, líderes religiosos y Fox. Fox&Friends, el programa favorito del hoy presidente de EEUU que en la misma noche del sábado defendía la supremacía blanca. “ Trump era esto: el terrorismo nazi de Charlottesville“, escribía aquí Ruth Toledano, pues claro que sí.

La historia se repite. Una crisis económica por abusos del sistema financiero –no de los ciudadanos– desencadena precariedad para la mayoría. La derecha más radical, el fascismo en todas sus vertientes, la aprovecha a su favor. Cuantos callaron por su auge en los años 30 ofrecían como excusa el temor a caer en manos del comunismo que se había ido extendiendo desde la Revolución de 1917. Pensado que, tras utilizarlo, en último extremo lograrían contener al nazismo. Ahora cuentan como enemigos a ofrecer con Corea del Norte y Venezuela y a Trump como exaltado a moderar. Y cuela aún menos.

La gran diferencia hoy es la manipulación masiva y la deseducación que deja inermes a millones de ciudadanos, de todos los países. El abandono de grandes capas de la sociedad. El embrutecimiento que viene a recordar a los epsilones de Aldous Huxley creados en Un mundo feliz (1958) para ser usados en trabajos arduos. La casta inferior del sistema. De un sistema de castas explícitamente, en efecto. De la desigualdad como sistema. En donde los implicados la acatan encantados. “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”, advirtió Martin Luther King.

Estados Unidos se ha sobrecogido con la explosión de odio que vieron, ven y saben existe en las raíces de su historia. El periódico británico The Guardian recordaba en su editorial del lunes ( El fracaso moral que avergüenza a América) que, “escribiendo Mein Kampf en la década de 1920, Adolf Hitler elogió el racismo institucional de Estados Unidos como un modelo del que la Alemania nazi podía aprender”. El tiempo ha pasado, con avances de desarrollo, pero quedan raíces irreductibles que germinan en huecos seres susceptibles de interpretar en ese sentido el “América, grande otra vez”. No por casualidad como se ve en su propio inspirador, Donald Trump.

La preocupación es intensa en quienes son capaces de entender lo que hay tras esa explosión de odio y elogio de la desigualdad. Lo que se palpa en las calles de muchas ciudades y pueblos de Estados Unidos con su rechazo al extranjero, al diferente. Se nota en el ambiente. En miradas y en gestos, como cuentan los residentes. “En zonas donde tu color de piel y tu acento te delata como no bienvenido. En ataques racistas en los lugares más insospechados, como la cola de un supermercado”, relata entre otros muchos detalles de alta significación Diego E. Barros en Ctxt.es.  Allí están los votantes que encontraron en Trump el líder a medida que les llovió del cielo. El que dice las cosas como son.

Mayor peligro aún ofrecen quienes, en favor de los más espurios intereses, se apuntan a amparar el fascismo norteamericano y cuantos están floreciendo en Europa. España incluida. Las reacciones tibias a los terribles sucesos de Charlottesville han sido muy significativas en la prensa tradicional española. Incluso han compartido el “distintas fuentes” de Trump, y han hablado de altercados entre radicales de distinto signo. Fascistas y luchadores por la igualdad en el mismo plano. Delirante. Preocupante.

Y la complicidad con la profunda inclinación autoritaria exhibida por el PP. Su ideología que ya no se priva ni de abstenerse cuando Sada, donde se ubica el muy regalado Pazo de Meirás, declaró persona “Non grata” a la familia Franco. Realmente hay lugar a poca duda, hace años Mariano Rajoy proclamó por escrito en el Faro de Vigo su creencia en la superioridad por estirpe, que, al parecer él mismo personifica con su brillante inteligencia.

Fox News se reencarna en 13TV. Con más medios, sin duda. O en Intereconomía y la COPE. TVE se ha convertido en otra 13tv o Fox News, sin que una dirección que acabe con las prácticas manipuladoras termine de llegar como se prometió. Y se encuentra también en tertulianos que participan en los llamados debates de otras cadenas. Los que enarbolan más que nadie “la libertad de expresión” pero solo del discurso que les gusta, como dice esta columna de The New York Times. Cristina Cifuentes nació al estrellato político en 13TV y similares. En pareja línea ideológica, Albert Rivera o Begoña Villacís, también. Y no es difícil atragantarse en un zapping con la presencia de altos cargos del Gobierno e incluso el presidente en las cadenas de ultraderecha. Así se van sembrando los  Charlottesville.

Martin Luther King señaló en todos los tonos la enorme complicidad del silencio. En todos los conflictos. “Llega la hora en que el silencio es traición”, “al final, recordaremos no las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos” o “no nos parecerá lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas”, “el estremecedor silencio de los bondadosos”.

Ahí estamos. El fascismo se ha plantado en nuestras caras en pleno agosto. Cuanto se veía venir llegó y con creces, por muchas risas que provocaran las advertencias. Va a más. Pero no es irremediable si se ponen los medios. Muchos están hablando hoy, muchos que no lo hacían en EEUU. La indignación y el valor han vencido al miedo y el silencio. Martin Luther King consciente de las dificultades dijo también: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”. Y, no, podemos asegurar que no vivió en vano. Y que el fascismo se destierra con la justicia social, la verdad y la cordura.

]]>
https://www.attac.es/2017/08/18/fascismo-la-complicidad-del-silencio/feed/ 0
Las sanciones contra Corea del Norte dependen de la banca global https://www.attac.es/2017/08/17/las-sanciones-contra-corea-del-norte-dependen-de-la-banca-global/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=las-sanciones-contra-corea-del-norte-dependen-de-la-banca-global https://www.attac.es/2017/08/17/las-sanciones-contra-corea-del-norte-dependen-de-la-banca-global/#comments Thu, 17 Aug 2017 05:00:40 +0000 https://www.attac.es/?p=47529 Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España

Dejemos a un lado por unos momentos la incertidumbre y el desasosiego que suscitan las declaraciones belicosas de los impresentables Donald Trump, actual presidente de los EEUU, y Kim Jong-Un, Líder Supremo y presidente de la República Popular Democrática de Corea, más conocida como Corea del Norte. Y la gran interrogante que vemos reflejada en los medios de comunicación internacionales podemos enunciarla así:

¿Contribuirá la presión de las sanciones económicas a que Corea del Norte reduzca su arsenal nuclear y se someta al control internacional superando el latente conflicto bélico?  .

A propuesta de los EEUU y con los votos favorables de China y Rusia, el sábado 5 de agosto de 2017, los quince Estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU acordaron por unanimidad la imposición de nuevas sanciones económicas y financieras a Corea del Norte para castigar al régimen autoritario por el desarrollo de misiles balísticos intercontinentales, que podrían trasladar cabezas nucleares miniaturizadas hasta Japón e incluso a los EEUU. Como todas las anteriores, el objetivo fundamental de estas medidas económicas, sigue siendo suprimir la financiación exterior del amenazante programa nuclear norcoreano, que se considera estratégicamente que afectará más a los intereses de la élite dirigente que a la depauperada población.

Porque el problema de fondo es que durante más de una década el Consejo de Seguridad ha venido intentando con escaso éxito ahogar la financiación del programa nuclear norcoreano acordando sanciones económicas al régimen de Kim Jong Un, que han abarcado desde restricciones el comercio de armamento y a los servicios financieros hasta las exportaciones. Durante décadas se ha intentado cancelar la financiación de los programas nucleares y de misiles intercontinentales, cortando los lazos con el sistema bancario global como prioridad clave. En consecuencia, a todos los países miembros de la ONU y las compañías basadas en sus territorios se les prohibía prestar servicios financieros a Corea del Norte, un país al que sin embargo se le ha tolerado el desarrollo de un inquietante programa nuclear y balístico. Hace unos meses un informe de la ONU publicado detallaba el fracaso de las medidas, revelando pruebas de que Corea del Norte estaba utilizando redes de compañías pantalla para obtener acceso a los bancos globales. . Y es que la cruda realidad señala que el asunto de las sanciones económicas internacionales contra países, remite a los abusos y libertades que el sistema financiero internacional concede a los grandes bancos globales, que les permite transgredir la legislación internacional.

Las sanciones económicas son una alternativa a la fuerza militar

Para comprender todo el alcance de las infracciones en materia de legislación sobre política exterior y seguridad nacional cometidas por los grandes bancos, como en los casos del BNP, Standard Chartered Bank, Commerzbank y muchos otros, hemos de tener presente que determinados gobiernos y organismos multinacionales imponen sanciones económicas internacionales para tratar de alterar las decisiones estratégicas de determinados Estados y entidades no estatales que amenazan los intereses de un Estado o asociaciones de Estados o infringen las normas internacionales de comportamiento. Los críticos dicen que las sanciones están a menudo mal concebidas y rara vez tienen éxito en lograr el cambio de la conducta del país o países a quienes van destinadas, mientras que los partidarios sostienen que se han vuelto más eficaces en los últimos años y siguen siendo una herramienta esencial de la política exterior. Las sanciones se han convertido en la característica definitoria de la respuesta occidental a varios desafíos geopolíticos, incluyendo el programa nuclear de Irán o de Corea del Norte y de la intervención de Rusia en Ucrania. ([i])

La banca global hace negocios con las sanciones económicas contra países

El Financial Times atribuía a un alto ejecutivo del banco británico Standard Chartered la exclamación: “¡Jodidos americanos! ¡Quienes sois vosotros para decirnos al resto del mundo que no vamos a comerciar con los iraníes ¡”. Con ella se evidenciaba lo que piensan y sienten gran parte de los altos ejecutivos de los megabancos globales frente a la política de sanciones económicas contra ciertos países que imponen los EEUU, la UE, la ONU u otros organismos internacionales a la comunidad internacional. Porque para la gran banca globalizada, impulsada por el lucro puramente financiero y cada vez más desvinculada de las economías productivas, reales, las sanciones económicas internacionales se presentan como interferencias frente a las operativas financieras y las prácticas comerciales habituales. De ahí que con frecuencia aquellas sean ignoradas, cuando no burladas aprovechando en ocasiones los posicionamientos políticos de aquellos gobiernos de países que no las comparte y no las secundan.  Y la condena del BNP Paribas en 2015 prueba esa actitud del sector.

Los grandes bancos de alcance mundial tienen un peso decisivo en el éxito o fracaso de la política de sanciones económicas contra países que suponen una amenaza para la comunidad internacional, los EEUU o la UE. Hoy por hoy las sanciones económicas, en particular,  son un instrumento de la política internacional, particularmente de la ONU, los EEUU, la Unión Europea y otros grandes Estados o entidades internacionales. Las sanciones económicas se definen como la restricción total o parcial del comercio habitual y de las relaciones financieras con fines de política exterior y de seguridad.

Y actualmente, en el entorno de unas relaciones económicas entre países dominadas por unos mercados financieros globales, la cooperación de los grandes bancos de ámbito mundial resulta clave para la aplicación efectiva y el logro de los objetivos previstos para esas políticas internacionales de sanciones económicas. La experiencia nos muestra que esa cooperación brilla por su ausencia en numerosos casos en los que se demuestra que el lucro comercial o financiero se impone sobre las consideraciones de estrategia política de los Estados por importantes que sean, como prueba el cuadro adjunto que registra los casos más relevantes de trece grandes bancos, con sede en diversos países del mundo desarrollado, que han infringido la legislación de sanciones internacionales de los EEUU siendo objeto de las correspondientes sanciones pecuniarias; ocupando el primer puesto el caso mencionado del banco francés BNP Paribas

La condena pactada del BNP Paribas por sus negocios ilegales

Son numerosos casos de bancos globales sancionados por sus negocios que transgreden la legislación internacional sobre este asunto.  El 1 de mayo de 2015, el juez federal del Distrito Sur de Nueva York, Lorna Schofield, confirmaba la condena pactada del banco francés BNP Paribas, con sede en Paris, con una penalización económica de casi 9.000 millones de dólares, una cifra record, aplazando las acusaciones criminales por haber mantenido negocios financieros con Sudan, Irán y Cuba, países bajo sanciones económicas internacionales. Un mes antes, el 3 de abril, otro juez federal del Distrito de Columbia, Beryl Howell, aprobaba formalmente un acuerdo de enjuiciamiento diferido entre el gobierno de EEUU y Commerzbank AG, que obligaba al banco alemán al pago de 1.450 millones de dólares quedando aplazadas durante tres años las acusaciones criminales por haber transferido ilegalmente fondos a Irán y Sudan vía EEUU, entre otros hechos delictivos. Y en años anteriores, otros grandes bancos como ING con sede en Amsterdam, los británicos HSBC, Standard Chartered Plc, Lloyds TSB Bank Plc, Barclays, el suizo Credit Suisse AG  y otros habían aceptado penalizaciones económicas menores por hechos delictivos que suponían infracciones de las sanciones internacionales a ciertos países.

Destaca el escandaloso caso del BNP Paribas que resulta muy significativo, porque ha sido la primera vez que un banco global se declaraba culpable del quebrantamiento de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos con un volumen de operaciones internacionales muy importantes durante varios años; por lo que es un caso paradigmático del comportamiento inmoral e ilegal de los bancos globales. La cuestión de fondo es la frecuencia con que los grandes bancos quebrantan con sus negocios financieros mundiales las medidas sancionadoras contra países por razones puramente comerciales, revelando una autonomía y libertad de acción que se imponen sobre las organizaciones internacionales y los gobiernos más poderosos del planeta y resultando en gran medida impunes esas acciones ilegales

Resulta ilustrativo el análisis, aunque sea somero, de la complejidad que implica demostrar los comportamientos ilegales de la gran banca a nivel internacional. Realizadas una serie de investigaciones por las autoridades estadounidenses durante años, el procedimiento sancionador del BNP tuvo dos fases;  En primer lugar, en 2014 el BNP Paribas firmaba una declaración de culpabilidad (plea agreement) ante las autoridades estadounidenses. Y, en segundo lugar, un año más tarde de ese reconocimiento pactado de los hechos delictivos, era ratificado por la sentencia condenatoria del tribunal neoyorquino de mayo de 2015.

Casi un año antes de la sentencia, el 30 de junio de 2014, el entonces Fiscal General de los EEUU Eric Holder, comunicaba en rueda de prensa la presentación al tribunal del Distrito de Manhattan en la ciudad de Nueva York de una información criminal contra el BNP Paribas, uno de los bancos más grandes del mundo, acusándole de conspirar desde hacía mucho tiempo con otras entidades para la violación deliberada y repetida de las sanciones estadounidenses contra los citados países de Sudán, Irán y Cuba; manteniendo negocios con entidades financieras radicadas en estos países y otros, habiendo practicado durante años un plan complejo y agudo para mover ilegalmente miles de millones a través del sistema financiero estadounidense en nombre de entidades sancionadas. ([ii]) Añadía que esas acciones representaban un quebrantamiento grave de la legislación estadounidense. Y las sanciones, que son una herramienta clave en la protección de los intereses de seguridad nacional de EEUU, sólo funcionan si se aplican estrictamente; si las sanciones han de ser efectivas, las violaciones deben ser castigadas. Y el Fiscal general afirmaba que los bancos que proyectan hacer negocios con las violaciones de las sanciones de Estados Unidos,  debían pensarlo dos veces porque el Departamento de Justicia no iba a mirar hacia otro lado.

En esta declaración pública ante la prensa, el Fiscal general (de la Administración Obama) resumía los hechos que el propio banco había reconocido. A través de prácticas ilegales generalizadas, el BNP a sabiendas gestionó cientos de millones en transacciones ilícitas en dólares estadounidenses que implicaban a una compañía controlada por un grupo energético con sede en Teherán y propiedad en su totalidad de un ciudadano iraní. Asimismo, el banco también había procesado miles de transacciones por un importe total de más de mil millones con entidades sancionadas en Cuba. Y el BNP había permitido al Gobierno de Sudán y las instituciones relacionadas el acceso al sistema financiero estadounidense, la participación en miles de millones de dólares en transacciones ilegales. Aunque era sabido que el gobierno sudanés apoyaba  el terrorismo, participaba en abusos contra los derechos humanos, e incluso, según le constaba al propio banco, había sido anfitrión de Osama ben Laden y había negado la intervención de las Naciones Unidas en Darfur.

Darfur es el nombre de un lamentable desastre humanitario resultado del triste conflicto armado en la región de Darfur, en Sudán, alimentado también por ese afán de lucro del capitalismo sin escrúpulos. A pesar de los sangrientos conflictos internos y externos, un país africano escasamente desarrollado como Sudan pero con importantes recursos naturales, particularmente petróleo, siguió atrayendo capital extranjero con la colaboración de los grandes bancos globales, como ejemplifica este caso del banco francés BNP Paribas.

El BNP llegó hasta el extremo de planificar la ocultación de transacciones prohibidas, cubrir sus pistas, y engañar a las autoridades estadounidenses. Había utilizado “pagos de cobertura” para ocultar la participación de las entidades sancionadas en las transacciones que se procesaron a través de Nueva York y en otros lugares en los Estados Unidos. Habían trabajado con los socios y filiales en todo el mundo para estructurar las transacciones de manera innecesariamente complicados, utilizando sofisticadas técnicas que servían a propósitos comerciales ilegítimos, pero que les permitió oscurecer la realidad y era que esas transacciones violaban la ley y ante todo no deberían haber sucedido.

Todas estas actividades referidas habían continuado durante años, a pesar de las reiteradas indicaciones y advertencias que la conducta del Banco violaba los embargos decretados por los Estados Unidos y de  la ONU. Por tanto, el BNParibas había socavado significativamente las sanciones económicas de larga data de Estados Unidos, en muchos casos, en detrimento de los intereses de seguridad nacional del país. Y después de años, de extensas investigaciones exhaustivas por parte del Departamento de Justicia y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York, el Fiscal general anunciaba que se llevaba a cabo la rendición de cuentas de banco. Y el BNP Paribas sería declarado culpable por los tribunales de conspirar para violar las sanciones de Estados Unidos, basándose en la admisión de una declaración de hechos que detallaba la extensa conducta ilegal esbozada antes.

[i] Jonathan Masters, What Are Economic Sanctions?. Council of Foreign Relations, 8/4/ 2015 en http://www.cfr.org/sanctions/economic-sanctions/p36259

[ii] Attorney General Holder Delivers Remarks at Press Conference Announcing Significant Law Enforcement Action. Washington, DC.United States .Monday, June 30, 2014 en http://www.justice.gov/opa/speech/attorney-general-holder-delivers-remarks-press-conference-announcing-significant-law

Publicado en LA EUROPA OPACA DE LAS FINANZAS

]]>
https://www.attac.es/2017/08/17/las-sanciones-contra-corea-del-norte-dependen-de-la-banca-global/feed/ 0
Un bufón comanda el imperio https://www.attac.es/2017/08/16/un-bufon-comanda-el-imperio/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=un-bufon-comanda-el-imperio https://www.attac.es/2017/08/16/un-bufon-comanda-el-imperio/#comments Wed, 16 Aug 2017 05:00:42 +0000 https://www.attac.es/?p=47522 Emir Sader – Página 12

Estados Unidos siempre tuvo el temor de no lograr mantener dos guerras a la vez. Con el entusiasmo del consenso logrado para invadir y destruir a Afganistán –chivo expiatorio de los atentados a las Torres Gemelas, para librar de responsabilidades a Arabia Saudita, su aliado carnal–, el gobierno norteamericano se lanzó, en ese momento sólo con el apoyo de Gran Bretaña, a invadir y a destruir el país de la civilización más antigua del mundo: Irak. Década y media después, todavía está por allá. No ha logrado salir de ninguno de los dos países, a pesar de haberlos destruido.

Ahora, con el intervalo de pocos días, Donald Trump, que dirige el imperio por Twitter, dio dos declaraciones bomba, bien a su estilo. Dijo que Corea del Norte será víctima del ataque más fenomenal que el mundo haya conocido y, no contento con ello, que evalúa la posibilidad de una solución militar con Venezuela.

La agencia Reuters dijo que hay una vía de comunicación directa y secreta entre Corea del Norte y EEUU., una especie de teléfono rojo o amarillo. The New York Times delineó las razones por las cuales Washington no se metería con Caracas: pérdida de ganancias de empresas norteamericanas del petróleo, costo caro de importar crudo de otros países más lejos, además de las reacciones, que suscitarían más apoyo al gobierno venezolano.

Pero Trump ya ha jugado con apretar el botón de guerra, bombardeando Siria y Afganistán, le gustó y tuvo apoyos dentro y fuera de EE.UU., después de realizar una operación en los medios sobre las crueldades que el gobierno de Assad habría cometido y que llevaron a Trump casi a las lágrimas. No fue necesario nada de ello para que tirara la bomba más potente ya disparada hasta hoy en contra de un país, en Afganistán.

Racionalmente nadie tomaría en serio a EE.UU., metido todavía en Afganistán y en Irak, además de Siria, lanzado a destruir Corea del Norte e invadiendo a Venezuela, a la vez. Pero el hecho de ser el presidente con menor apoyo en los primeros seis meses de gobierno, puede incitar a Trump a montar operaciones mediáticas –como la que él hizo sobre Siria, buscando conmover con la exhibición de escenas de crueldad atribuidas al gobierno de Assad– para justificar alguna operación que, él cree, pueda aumentar su apoyo interno y mostrar al mundo que él todavía está en el comando del mundo.

Después de tantas barbaridades que Trump ha hecho y ha dicho, ya hay gente que no duda que pueda meterse en alguna nueva aventura nuclear en contra de Corea del Norte. Y que pueda querer “dar una lección” a Venezuela, valiéndose del clima favorable en el continente, antes que pueda cambiar, por ejemplo, con un eventual retorno de un gobierno hostil en Brasil.

Lo cierto es que un bufón comanda el imperio y tiene el botón nuclear al alcance de su dedo y de su Twitter. Esa es la contribución de EE.UU. hoy al restablecimiento de la paz mundial. Solución que ya no resultó en Siria y tampoco ha logrado ser puesta en práctica en contra de Irán. Rusia salió fortalecida, como la gran adversaria del llamado Estado Islámico, y promotora de soluciones que superen la crisis de Siria. Todo ha resultado mal para EE.UU. allá. Además de la incomodidad y el desgaste de las relaciones estrechas con Arabia Saudita, por ser el país promotor de apoyo al Estado Islámico, el agente más importante del terrorismo en Medio Oriente y en otros lugares del mundo.

Las amenazas de la derecha de que Venezuela está en todos los países, como lo hace Macri frente a los reveses electorales, no tiene asidero en la realidad. Pero una locura de Trump en contra de Venezuela va a tener consecuencias, que se desparraman por todo el continente. Hasta la misma OEA se vio obligada a condenar las declaraciones de Trump, lo mismo hizo el ex presidente mexicano Vicente Fox.

Una locura de Trump en contra de Corea del Norte no podría sino tener efectos graves, con respuestas hacia Corea del Sur, además de que lo que quede de los países se volverá ingobernable. En Venezuela promovería un nuevo aislamiento grave de Washington en América latina. Y tampoco es seguro que los norteamericanos apoyen locuras de ese tipo, después de los fracasos y los desgastes en Afganistán, Irak y Siria.

Pero es bueno saber que un bufón comanda el imperio y todo lo malo que puede ocurrir a partir de esa situación. Incluso la crisis final de la hegemonía imperial norteamericana en el mundo.

]]>
https://www.attac.es/2017/08/16/un-bufon-comanda-el-imperio/feed/ 0
Trump: amenazas inaceptables https://www.attac.es/2017/08/15/trump-amenazas-inaceptables/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=trump-amenazas-inaceptables https://www.attac.es/2017/08/15/trump-amenazas-inaceptables/#comments Tue, 15 Aug 2017 05:00:34 +0000 https://www.attac.es/?p=47520 Editorial de La Jornada ( México )

Con la frivolidad y la carencia de cualquier noción diplomática que le son características, Donald Trump interrumpió brevemente sus vacaciones de verano para amenazar de nueva cuenta a Venezuela con la posibilidad de tomar acciones militares contra el gobierno de Nicolás Maduro. Desde su campo de golf de Nueva Jersey, el magnate afirmó que tiene muchas opciones para Venezuela y que su país tiene tropas en todo el mundo, en lugares que están muy muy lejos. Venezuela no está muy lejos.

Los amagos del mandatario republicano significan una rápida escalada de las agresiones contra la nación sudamericana, ya exacerbadas por una serie de sanciones políticas y económicas impuestas de manera unilateral por Estados Unidos después de que el Estado bolivariano culminara con éxito la instalación de su Asamblea Constituyente.

Ante el cinismo de las amenazas y la manifiesta voluntad de violentar la legalidad internacional para imponer un régimen a modo en uno de los últimos bastiones de la ola soberanista que durante la década pasada puso freno a los designios de Washington en la región, resulta insostenible la especie de que está en juego una preocupación por la crisis que atraviesa la población venezolana y, en cambio, queda al descubierto la pretensión de apoderarse de los ingentes recursos naturales de la nación sudamericana –que, no debe olvidarse, está asentada sobre las mayores reservas de petróleo del mundo.

Por otra parte, no puede perderse de vista que la bravata del ex presentador de televisión se produce en medio del cerco judicial en que se encuentra su administración debido a los cada vez más inocultables acercamientos entre sus colaboradores más cercanos –incluidos su yerno y su hijo mayor– con agentes rusos que buscaban influir en las elecciones de noviembre pasado que llevaron a Trump a la Casa Blanca. No puede pasarse por alto que los desplantes contra otros países han sido una táctica recurrente del mandatario para distraer a la opinión pública local de las investigaciones paralelas que el Departamento de Justicia y ambas cámaras del Congreso conducen por la posible colusión para alterar el curso de los comicios, así como por los intentos del gobierno para obstruir las propias pesquisas.

Pero se trate de un auténtico aviso de intervención por parte de Trump o de la enésima bravuconada para liberar las presiones que asfixian a su mandato, lo cierto es que debe ponerse fin a la normalización de las amenazas de Estados Unidos y sus aliados contra naciones soberanas y a la inaceptable tesis de que los cambios de gobierno pueden imponerse desde el exterior. El respeto a la autodeterminación del pueblo venezolano es el punto de partida irrenunciable a cualquier salida a la crisis económica y política que enfrenta el país petrolero.

]]>
https://www.attac.es/2017/08/15/trump-amenazas-inaceptables/feed/ 0
Contra la dominación https://www.attac.es/2017/08/14/contra-la-dominacion/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=contra-la-dominacion https://www.attac.es/2017/08/14/contra-la-dominacion/#comments Mon, 14 Aug 2017 05:00:51 +0000 https://www.attac.es/?p=47515 Boaventura de Sousa Santos – Público.es

La dominación social, política y cultural siempre es el resultado de una distribución desigual del poder en cuyos términos quien no tiene poder o tiene menos poder ve sus expectativas de vida limitadas o destruidas por quien tiene más poder. Esta limitación o destrucción se manifiesta de diferentes maneras: desde la discriminación hasta la exclusión, desde la marginación hasta la liquidación física, psíquica o cultural, desde la demonización hasta la invisibilización. Todas estas formas pueden reducirse a una sola: la opresión. Cuanto más desigual es la distribución del poder, mayor es la opresión. Las sociedades con formas duraderas de poder desigual son sociedades divididas entre opresores y oprimidos. La contradicción entre estas dos categorías no es lógica, sino más bien dialéctica, ya que ambas forman parte de la misma unidad contradictoria.

Los factores que están en la base de la dominación varían de época a época. En la época moderna, digamos, desde el siglo XVI, los tres factores principales han sido: el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado. El primero es originario de la modernidad occidental, mientras que los otros dos existían antes pero fueron reconfigurados por el capitalismo. La dominación capitalista se basa en la explotación del trabajo asalariado por medio de relaciones entre seres humanos formalmente iguales. La dominación colonial se basa en la relación jerárquica entre grupos humanos por una razón supuestamente natural, ya sea la raza, la casta, la religión o la etnia. La dominación patriarcal implica otro tipo de relación de poder pero igualmente basada en la inferioridad natural de un sexo o de una orientación sexual.

Las relaciones entre los tres modos de dominación han variado a lo largo del tiempo y del espacio, pero el hecho de que la dominación moderna se asiente en los tres es una constante. Al contrario de lo que vulgarmente se piensa, la independencia política de las antiguas colonias europeas no significó el fin del colonialismo, significó la sustitución de un tipo de colonialismo (el colonialismo de ocupación territorial efectiva por una potencia extranjera) por otros tipos (colonialismo interno, neocolonialismo, imperialismo, racismo, xenofobia, etc.).

Vivimos en sociedades capitalistas, colonialistas y patriarcales. Para tener éxito, la resistencia contra la dominación moderna tiene que basarse en luchas simultáneamente anticapitalistas, anticoloniales y antipatriarcales. Todas las luchas tienen que tener como objetivo los tres factores de dominación, y no solo uno, aunque las coyunturas puedan aconsejar que incidan más en un factor que en otro.

El siglo XX fue de los siglos más violentos de la historia, pero también se caracterizó por muchas conquistas positivas: desde los derechos sociales y económicos de los trabajadores hasta la liberación e independencia de las colonias, desde los movimientos de los derechos colectivos de las poblaciones afrodescendientes en las Américas y de los pueblos indígenas hasta las luchas de las mujeres contra la discriminación sexual. Sin embargo, a pesar de los éxitos, los resultados no son brillantes. En las primeras décadas del siglo XXI atravesamos incluso un período de reflujo generalizado de muchas de las conquistas de esas luchas. El capitalismo concentra la riqueza más que nunca y agrava la desigualdad entre países y dentro de ellos; el racismo, el neocolonialismo y las guerras imperiales asumen formas particularmente excluyentes y violentas; el sexismo, a pesar de todos los éxitos de los movimientos feministas, sigue ejerciendo violencia contra las mujeres con una persistencia inquebrantable.

Un diagnóstico correcto es condición necesaria para salir de esta aparente estasis histórica. Sugiero varios componentes principales del diagnóstico. El primero reside en que, mientras que la dominación moderna articula siempre capitalismo con colonialismo y patriarcado, las organizaciones y movimientos que vienen luchando contra ella siempre han estado divididas, cada una privilegiando uno de los modos de dominación y descuidando, o incluso ignorando, el resto, y cada una defendiendo que su lucha y su forma de lucha es más importante. No sorprende, así, que muchos partidos socialistas y comunistas, que lucharon (cuando lucharon) contra la dominación capitalista, hayan sido durante mucho tiempo colonialistas, racistas y sexistas. Del mismo modo, no sorprende que movimientos nacionalistas, anticoloniales y antirracistas hayan sido capitalistas, procapitalistas y sexistas, y que movimientos feministas hayan sido conniventes con el racismo, el colonialismo y el capitalismo. De este hecho histórico resulta claro que los avances serán escasos si la dominación continúa unida y la oposición desunida.

El segundo componente tiene que ver con el modo en que se organizaron las resistencias anticapitalistas, anticolonialistas y antipatriarcales. Trabajadores, campesinos, mujeres, personas esclavizadas, pueblos colonizados, pueblos indígenas, pueblos afrodescendientes, poblaciones discriminadas por la discapacidad o por la condición u orientación sexual recurrieron a muchas formas de lucha, unas violentas, otras pacíficas, unas institucionales, otras extrainstitucionales. A lo largo del siglo pasado, esas múltiples formas se fueron condensando en partidos políticos, movimientos de liberación y movimientos sociales, y, salvo algunas excepciones, fueron dando preferencia a la lucha institucional y no violenta. El régimen político que se impuso como la mejor respuesta a estas opciones fue la democracia de origen liberal, la democracia actualmente existente. Ocurre que la potencialidad de este tipo de democracia para responder a las aspiraciones de las poblaciones oprimidas siempre fue muy limitada y las limitaciones se fueron agravando en tiempos más recientes. El modelo que más desarrolló esa potencialidad fue la socialdemocracia europea, y su mejor momento (conseguido, en buena medida, a costa del colonialismo y el neocolonialismo, o sea, de las relaciones económicas desiguales con las colonias y las excolonias), está hoy bajo ataque, no solo en Europa, sino también en todos los países que buscaron imitar su espíritu moderadamente redistributivo para reducir las enormes desigualdades sociales (Argentina, Brasil, Venezuela).

En todas partes, la democracia de baja intensidad está siendo cercada por fuerzas antidemocráticas y, en algunos países, va transitando hacia dictaduras atípicas, muchas veces basadas en la destrucción de la separación de poderes (desde Brasil a Polonia y Turquía) o en la manipulación de los sistemas mayoritarios (fraude electoral sistemático, como en México, sistemas electorales que no garantizan la victoria del candidato más votado, como Hillary Clinton en Estados Unidos). Sabíamos que la democracia se defiende mal de los antidemócratas pues, de otro modo, Hitler no habría ascendido al poder por vía de las elecciones. Y nótese que, si bien de modo fraudulento, su partido ostentaba la palabra “socialismo” en su nombre. Hoy, la democracia está siendo secuestrada por fuerzas económicas poderosas (bancos centrales, Fondo Monetario Internacional, agencias de calificación de crédito) no sujetas a ninguna deliberación democrática. Y las imposiciones pueden ser legales (¿y legítimas?): intereses de deuda pública, imposición de tratados de libre comercio, políticas de austeridad, rules of engagement de las multinacionales, control corporativo de los grandes medios de comunicación; e ilegales: corrupción, tráfico de influencias, abuso de poder, infiltración en las organizaciones democráticas, incitación a la violencia.

La democracia es hoy servidora de los intereses imperiales, cuando no directamente uno de sus instrumentos. Para imponerla se destruyen países enteros, sean ellos Irak, Libia, Siria o Yemen. Está bien documentada la intervención imperialista para desestabilizar procesos democráticos dotados de algún ánimo redistributivo y animados por algún posicionamiento nacionalista para protegerse del mercado internacional depredador de recursos estratégicos, sean ellos petróleo, minerales o, de modo creciente, tierra o agua. Esta desestabilización se nutre siempre de los errores, a veces graves, de los gobiernos nacionales (algunos considerados progresistas) y cuenta con la activa complicidad de las oligarquías que dominaron estos países. La descaracterización de la democracia es tal que ya se habla hoy de posdemocracia, un nuevo régimen político basado en la conversión de los conflictos políticos en conflictos mediáticos minuciosamente gestionados por técnicos de publicidad y comunicación, y últimamente apoyados por la posverdad mediática de las  fake news.

El tercer componente del diagnóstico tiene que ver precisamente con los errores de los gobiernos nacionales. ¿Por qué se equivocan con tanta frecuencia, sobre todo cuando son considerados gobiernos progresistas? Son muchos los factores: no hay alternativas anticapitalistas creíbles y las conquistas contra el colonialismo, el racismo o el sexismo parecen depender de que no interfieran con la dominación capitalista; una vez obtenido el poder de gobierno, las fuerzas progresistas se comportan como si tuviesen, además de aquel, el poder económico, social y cultural que se reproduce en la sociedad en general, y con eso deja de reconocerse la gravedad o incluso la existencia de antagonismo de clases, razas y sexos; las luchas contra el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado son siempre concebidas como si se buscara eliminar los “excesos” de estos modos de dominación, y no su fuente. De tal “autocontención”, voluntaria o impuesta, devienen dos consecuencias fatales.

La primera es tolerar o incluso promover un sistema de educación que fomenta los valores y las subjetividades que sustentan el capitalismo y las relaciones coloniales, racistas y sexistas. La segunda es negarse a imaginar (o ignorar cuando ocurren) formas alternativas de organizar la economía, concebir la democracia, organizar el Estado, practicar la dignidad humana, dignificar la naturaleza, promover formas de sentir y de ser solidarias, sustituir cantidades y gustos infinitos por la proporcionalidad, dejar de lado euforias desarrollistas en beneficio de límites justos y fruiciones comedidas, promover la diferencia y la diversidad con la misma intensidad con la que se promueve la horizontalidad. Al presentarse como fatales, estas dos consecuencias son inhumanas. Por la simple razón de que ser humano es no ser plenamente humano. Es no tener que ser para siempre lo que se es en un determinado contexto, tiempo o lugar.

Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez 

]]>
https://www.attac.es/2017/08/14/contra-la-dominacion/feed/ 0
La prohibición total de las armas nucleares https://www.attac.es/2017/08/13/la-prohibicion-total-de-las-armas-nucleares/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-prohibicion-total-de-las-armas-nucleares https://www.attac.es/2017/08/13/la-prohibicion-total-de-las-armas-nucleares/#comments Sun, 13 Aug 2017 05:00:27 +0000 https://www.attac.es/?p=47512 Alberto Piris – Comité de Apoyo de ATTAC España

En la Asamblea General de Naciones Unidas el pasado día 7 de julio, 122 países votaron a favor y adoptaron un Tratado de Prohibición de armas nucleares. En el acto de clausura de la sesión, una superviviente japonesa de la bomba atómica que en 1945 se abatió sobre Hiroshima declaró emocionadamente: “Esto es el principio del fin de las armas nucleares”.

No parece fácil que vaya a acertar en su predicción ni que llegue a ver el verdadero “fin del fin” de dichas armas. Para alcanzar el acuerdo que ha conducido a la elaboración del citado tratado hubo que celebrar tres conferencias internacionales sobre los efectos catastróficos de esas armas, preparar una “súplica humanitaria” suscrita por más de cien países y crear un grupo de trabajo en la ONU que iniciara el proceso. Ahora, para que el tratado aprobado entre en vigor y tenga fuerza internacional, deberá ser ratificado por 50 países.

Los escollos que tendrá que sortear este tratado, que una aplastante mayoría de la población mundial suscribiría en el acto, porque aspira a un mundo libre de armas nucleares, son enormes y parece muy difícil soslayarlos.

En la sesión que lo aprobó, solo intervino un socio de la Alianza Atlántica, Holanda, y lo hizo para votar en contra. Los otros lo boicotearon. La representante holandesa dijo que, aunque su delegación valoraba el “momento favorable para el desarme”, el tratado era “incompatible con el compromiso con la OTAN”. Holanda participó en la Asamblea porque el Parlamento así lo aprobó tras discutirlo, para tener en cuenta el sentir de gran parte de la población. En otros países miembros de la OTAN, como España, todo eso pasó bastante desapercibido y la “lealtad otánica” se impuso sobre cualquier escrúpulo democrático.

Es natural que la OTAN se opongo al tratado, porque éste incluye la prohibición de “desarrollar, producir, probar, utilizar o amenazar” con el uso de armas nucleares. Si como parte de la estrategia militar de la OTAN fuera preciso recurrir a ellas para defender a los socios no nucleares, los demás países firmantes del tratado -y la misma ONU- se verían obligados a considerar el hecho como una grave violación de la legalidad internacional. El tratado también prohíbe a los miembros no nucleares de la OTAN “estacionar, instalar o desplegar cualquier arma nuclear” dentro del territorio. Por tanto, mientras las armas nucleares sean básicas en la estrategia defensiva de la OTAN, ningún miembro de ésta podrá firmarlo.

La conflictiva naturaleza del Tratado de Prohibición se refleja en los votos de los países escandinavos, tan inclinados al desarme y atentos a las cuestiones humanitarias. Suecia participó en la elaboración del tratado y votó a favor; Noruega, Islandia y Dinamarca, miembros de la OTAN, se opusieron: incluso el representante danés ante la ONU participó, codo a codo con el estadounidense, en una protesta organizada ante el salón donde se negociaba el tratado.

Sea como sea, esta cuestión ya no podrá ser ignorada por los miembros de la OTAN. Las relaciones entre sus Gobiernos y sus pueblos, y entre los países firmantes del tratado y los que lo rechazan, se van a convertir en un problema importante que ningún Estado podrá soslayar. Aunque el viejo Tratado de No Proliferación Nuclear, aceptado por la inmensa mayoría de los Estados, tiene también como meta final el desarme nuclear, su tortuoso y lento avance no satisface a la opinión mundial, que apenas ve progresos dignos de mención por ese camino. De ahí que el Tratado de Prohibición haya retumbado como un aldabonazo en la conciencia universal de rechazo a las armas nucleares.

Los países no firmantes del Tratado de Prohibición se verán forzados a adoptar medidas que, al menos, satisfagan a la opinión pública en el sentido de avanzar, todo lo que esté a su alcance, por el camino del desarme nuclear. Y la OTAN tendrá que multiplicar los esfuerzos para hacer creíble su voluntad de resolver el dilema entre la seguridad de sus socios y el abandono del arma nuclear, que pide gran parte de la humanidad y que, por vez primera, pasa a formar parte de la legislación internacional.

Ya no basta con refugiarse en las imprecisiones del Tratado de No Proliferación, defendido hasta hoy con el argumento de que era “el único tratado que aspira al desarme nuclear”. Ya hoy otro, más directo y contundente, que a la larga acabará deslegitimando el uso de esas armas y que pone en manos de la sociedad civil un importante instrumento que permite soñar con el desarme nuclear total, aunque a él se opongan denodadamente los países dotados de armas nucleares y decididos a usarlas y los miembros de las alianzas donde el arma nuclear es solo un arma más.

Ya no será posible ignorar la existencia y la fuerza moral del nuevo Tratado de Prohibición de armas nucleares cuando entre en vigor. Habrá de pasar por muchas vicisitudes, sortear guerras y serios enfrentamientos, pero a la larga surtirá el efecto previsto, porque enlaza estrechamente un sentimiento mayoritario de la humanidad con la legislación internacional que ha de sostenerlo.

]]>
https://www.attac.es/2017/08/13/la-prohibicion-total-de-las-armas-nucleares/feed/ 0