ATTAC España http://www.attac.es Justicia económica global Thu, 30 Mar 2017 07:00:30 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.7.1 No Dijsselbloem! Nosotros les hemos subsidiado http://www.attac.es/2017/03/30/no-dijsselbloem-nosotros-les-hemos-subsidiado/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=no-dijsselbloem-nosotros-les-hemos-subsidiado http://www.attac.es/2017/03/30/no-dijsselbloem-nosotros-les-hemos-subsidiado/#comments Thu, 30 Mar 2017 07:00:30 +0000 http://www.attac.es/?p=46289 Juan LabordaVox Pópuli

Me contengo, no quiero lanzar exabruptos, pero debo reconocer que a veces es difícil. Todo ello viene a colación de las declaraciones de un tipo cuyo electorado le acaba de dar un tremendo puntapié en el trasero. Sí, me refiero al “socialdemócrata” Jeroen Dijsselbloem. Sus palabras emanan racismo, complejo de inferioridad -algunos aún tienen pesadillas con el duque de Alba-, y profunda ignorancia. Básicamente son mentira. Lo más lamentable es que nuestros gobiernos, adoptando una posición de sumisión, tanto el de Zapatero como el de Rajoy, hicieron, y continúan haciendo, dejación de responsabilidad; y no defendieron, ni defienden a fecha de hoy, a sus conciudadanos. Ya saben, los patriotas de hojalata.

El Euro ha sido una coartada para proteger y favorecer a unas oligarquías europeas extractivas, incluidas las nuestras. Detrás del euro se ha producido el mayor proceso de acumulación de riqueza en pocas manos de la historia moderna europea. Y la realidad es la contraria a lo que nos quieren hacer creer. Somos nosotros, los europeos del sur, quienes les hemos sacado las castañas del fuego a los alemanes y holandeses, produciéndose un trasvase de renta del sur hacia el centro, especialmente en épocas de crisis.

Por un lado, a través de un tipo de cambio que ni por casualidad tendrían Holanda, y, mucho menos Alemania, si no existiera la Unión Monetaria. Sus monedas se revalorizarían alrededor de un 30% respecto al nivel actual del euro. Pero cuando vienen mal dadas, como en el 2008, somos nosotros quienes debemos de asumir las pérdidas de las apuestas al casino de su banca. Y ahora, cuando de nuevo vengan mal dadas, y, concretamente se aprecie el euro, en un contexto de más inflación y mayores tipos de interés, pasarán olímpicamente de sus efectos sobre nuestra balanza comercial y, sobretodo, sobre la imposibilidad de devolver nuestra deuda externa. Querrán seguir recibiendo lo suyo, cuando ya no es posible. Nos querrán dar de nuevo una patada en el trasero, salvo que de una vez por todas digamos basta, ¡game over!

El euro como coartada

El tipo en cuestión, afirmó, me imagino que bajo el efecto de ciertos efluvios tóxicos, que “en la crisis del euro, los países del Norte han mostrado su solidaridad. Pero quien exige ayuda también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda…”. ¡No, Jeroen Dijsselbloem!, el euro desde sus orígenes está mal diseñado y ha supuesto un trasvase masivo de rentas del sur al centro de Europa, sin ninguna compensación a cambio, salvo unos fondos europeos que sirvieron de coartada para desmantelar nuestro tejido productivo, perder la propiedad de nuestra industria y engordar ciertas cuentas corrientes. Pero además hay dos fechas recientes para no olvidar. 2002, donde hubo un rescate a Alemania por parte del sur de Europa. 2010, cuando se nos obligó a recoger en nuestra Constitución que, por encima de las prioridades y necesidades de los españoles, lo primero de todo es pagar nuestras deudas, aunque fuera responsabilidad de nuestros acreedores el no haber hecho un correcto análisis de riesgos.

La Unión Monetaria Europea (UME) es un sistema defectuoso desde sus orígenes. Se hizo caso omiso de los informes precedentes (Werner, 1970; MacDougall, 1977) donde se avisaba de la necesidad de una instancia fiscal federal y de los peligros de dejar todo en manos de una Banco Central, como una parte no constituyente del gobierno, y de establecer, en este contexto, unos tipos de cambio fijos entre los estados miembros. Y de aquellos barros estos lodos. Pero vayamos por partes.

Alemania jugó con sus socios europeos antes de la creación de la Unión Monetaria (a través de la manipulación del tipo de cambio) y siguió haciéndolo después de la introducción del euro. Una vez establecida la Unión Monetaria, Alemania, al darse cuenta de que ya no podía manipular el tipo de cambio, se esforzó por mejorar su competitividad mediante una devaluación interna controlada. Mientras que atornillaba a los trabajadores alemanes, también colocaba a sus socios en una posición difícil. Alemania violó el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2003, forzando un cambio de normas, y luego ha estado violando sistemáticamente, desde 2011, los límites de excedente externo, quedando absolutamente impune. Por el contrario no para de exigir austeridad y devaluación salarial al resto de países, empobreciéndolos de manera sistemática, cuando si estuvieran fuera del euro el mecanismo de ajuste menos traumático sería una depreciación de sus divisas.

Ingratitud y cobardía

Pero además, los “ordoliberales” son ingratos. Tal como demostró el economista jefe de Nomura, Richard Koo, en una nota bajo el sugerente título “The entire crisis in Europe started with a big ECB bailout of Germany”, el denominado “problema de competitividad” de los países del sur de Europa fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE, tras el pinchazo de la burbuja tecnológica a principios de los 2000. Ésta tenía como objetivo último estimular la economía con el fin de que Alemania no tuviera que expandir su crecimiento vía política fiscal. Sin embargo el impacto sobre la demanda interna de Alemania fue nulo, al encontrarse en recesión de balances. Por el contrario aceleró e infló hasta límites insospechados las burbujas en la periferia, especialmente la inmobiliaria, lo que impulsó las importaciones alemanas, rescatando al país teutón de los miedos provocados por el estallido de la burbuja tecnológica, de la que apenas se beneficiaron los países europeos del sur. Y de todos esos barros, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, la crisis sistémica, la cobardía de nuestros políticos y el empobrecimiento masivo del españolito medio.

La balanza comercial en los siguientes años

Y, a partir de ahora, ¿qué? Algunos economistas se han preocupado por el déficit comercial de enero de este año. Aunque no es un buen dato, si descontamos el efecto del saldo energético la situación no es tan dramática, ya que el déficit del saldo no energético fue inferior al de enero de 2016. El tipo de cambio efectivo real para la economía española ha ido cayendo en los últimos años, es decir, ha mejorado nuestra competitividad, como consecuencia de la depreciación del euro (olvídense de la devaluación salarial cuyo efecto en nuestro sector exterior es muy limitado) y su impacto en nuestro sector exterior ha sido muy positivo, y ya no digamos en países como Alemania cuyos superávits por cuenta corriente son indecentes.

Pero la situación en los Estados Unidos es la contraria, es decir, si deducimos el saldo energético el deterioro de la balanza comercial estadounidense se acelera hasta alcanzar niveles de 2006-2007, teniendo un impacto muy negativo en la industria yankee. Como corolario el euro se va apreciar sí o sí. Se dará exactamente la situación contraria a la que hemos tenido los últimos años. Se apreciará el Euro en un contexto de más inflación y tipos de interés más altos, de manera que, con unas tasas de expansión de la inversión privada muy bajas, nuestro sector exterior nos generará problemas por todos los lados, tanto en la balanza comercial como en la financiación de nuestra deuda exterior. Entonces, ¿qué nos dirán los “solidarios” alemanes y holandeses? ¡Piensen lo mejor y prepárense para lo peor!

]]>
http://www.attac.es/2017/03/30/no-dijsselbloem-nosotros-les-hemos-subsidiado/feed/ 0
La falsedad de la falsa conciencia http://www.attac.es/2017/03/30/la-falsedad-de-la-falsa-conciencia/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-falsedad-de-la-falsa-conciencia http://www.attac.es/2017/03/30/la-falsedad-de-la-falsa-conciencia/#comments Thu, 30 Mar 2017 05:00:52 +0000 http://www.attac.es/?p=46285 Immanuel WallersteinLa Jornada

La gente no siempre se comporta del modo que nosotros pensamos que se debería comportar. Con frecuencia percibimos a otros conduciéndose en formas que pensamos que son contrarias a su propio interés. Lo que hacen nos parece loco o tonto. Entonces, acusamos a estas personas de falsa conciencia.

El término mismo fue acuñado por Friedrich Engels a finales del siglo XIX para explicar por qué los trabajadores (o al menos algunos de ellos) no apoyaban a los partidos obreros en las urnas o no apoyaban las huelgas que convocaba algún sindicato. La respuesta para Engels estaba en que por alguna razón los trabajadores percibían mal su propio interés, lo que los hacía sufrir de una falsa conciencia.

El remedio era doble: Aquellos que tenían el nivel aprobado de conciencia de clase debían intentar educar a aquellos cuya conciencia de clase era deficiente. Al mismo tiempo debían emprender, lo más posible, las acciones políticas dictadas por individuos y organizaciones que sí son conscientes de su clase.

Este modo de remedio tenía dos ventajas: primero, justificaba la legitimación de cualquier acción que persiguieran las organizaciones con conciencia de clase. Segundo, les permitía condescender con aquellos que fueran acusados de falsa conciencia.

El concepto de falsa conciencia (aunque el término no se use hoy) y el remedio que sugiere tienen un paralelo en el análisis que actualmente elaboran los profesionales bien educados acerca de las personas con menos educación. Grandes cantidades de trabajadores han estado respaldando a Donald Trump y a las llamadas organizaciones de extrema derecha (como lo han hecho grupos semejantes en otros países que respaldan a figuras semejantes a Trump). Muchos oponentes de Trump, bien educados, perciben este respaldo de las personas más pobres como su imposibilidad irracional de percibir que su respaldo a Trump no va en su propio interés.

El remedio es también paralelo: buscan educar a los equivocados simpatizantes de Trump. También continúan intentando imponer su propia solución a los problemas políticos contemporáneos, ignorando el débil nivel de respaldo de los niveles más bajos de la población. Su apenas velado desdén hacia estos equivocados estratos más pobres les conforta en sus propias acciones. Por lo menos ellos no tienen una falsa conciencia. Ellos sí entienden cuál es el verdadero programa de Trump y entienden que no es de interés para nadie, salvo para una pequeña minoría de la población, el uno por ciento. Paul Krugman expresa regularmente este punto de vista en su columna del New York Times. Esto es lo que Hillary Clinton quería decir cuando hizo esa torpe declaración acerca de que la mitad de los simpatizantes de Trump provenía de la canasta de los deplorables.

Cuando se analiza el mundo real, a nadie le ayuda suponer que los otros no actúan en su propio interés. Es mucho más útil intentar discernir cómo miran por sí mismos, su propio interés, esos otros. ¿Por qué los obreros votan por los partidos de derecha (aun de extrema derecha)? ¿Por qué aquellos cuyos estándares de vida han ido cayendo o quienes viven en las áreas rurales con infraestructura pobre respaldan a un hombre y un programa basado en bajarle los impuestos a los ricos y reducir las redes de seguridad para sí mismos?

Si uno lee las declaraciones que hacen en Internet o en las respuestas a preguntas de los reporteros de noticias, la respuesta parece clara aunque compleja. Saben que les ha ido mal en términos de ingresos y beneficios en los regímenes conducidos por los presidentes más tradicionalmente de establishment durante los pasados 20 años. Y aseveran que no ven razón alguna para asumir que continuando con las políticas previas mejorará su situación. Piensan que no carece de razón asumir que les puede ir mejor con un candidato que promete gobernar de modo totalmente diferente. ¿Es esto tan poco plausible?

Creen que las promesas escasamente redistributivas de los regímenes previos no les han ayudado. Cuando escuchan que estos mismos regímenes alardean (y exageran vastamente) del progreso social que han logrado ayudando a las minorías a mejor integrarse a los programas gubernamentales o a los derechos sociales es fácil entender que asocian redistribución y minorías, y concluyen que son los otros los que avanzan a costa de ellos. Desde mi punto de vista, y desde el punto de vista de la mayoría de los oponentes a Trump, tal conclusión es una muy incorrecta. ¿Pero acaso es mejor creer que el régimen de Hillary Clinton les habría servido más?

Por encima de todo, Trump los escuchó, o por lo menos pretendió que los escuchaba. Clinton los desdeñó. No estoy discutiendo aquí la clase de programa social que la izquierda debería ofrecer ahora, o que debería haber ofrecido durante las elecciones pasadas. Simplemente estoy sugiriendo que el lenguaje de la falsa conciencia es un modo de ocultarnos a nosotros mismos que todo mundo sigue su propio interés, incluidos los deplorables. No tenemos derecho a ser condescendientes. Necesitamos entender. Entender los motivos de los otros no significa que legitimemos sus motivos o aun negociemos con ellos. Significa que debemos buscar una transformación social realistamente, sin culpar a los otros por no respaldarnos argumentando que eso lo hacen porque cometen errores de juicio.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

]]>
http://www.attac.es/2017/03/30/la-falsedad-de-la-falsa-conciencia/feed/ 0
Panorama internacional: Mucho para pocos http://www.attac.es/2017/03/29/panorama-internacional-mucho-para-pocos/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=panorama-internacional-mucho-para-pocos http://www.attac.es/2017/03/29/panorama-internacional-mucho-para-pocos/#comments Wed, 29 Mar 2017 07:00:41 +0000 http://www.attac.es/?p=46273

Jorge Elías – Gazeta (Argentina)

Dólares más, dólares menos, el patrimonio del hombre más rico del planeta, Bill Gates, equivale al 0,5 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) de los Estados Unidos. Su fortuna, estimada en 86.400 millones de dólares por la revista Forbes, supera en forma individual el PBI de 125 países. Entre ellos, once de América latina. De ser un país, el creador de Microsoft, con inversiones en Canadian National Railway, la red ferroviaria más extensa de Canadá, y Ecolab Inc., empresa que presta servicios de agua, higiene y energía, ocuparía el lugar número 67 en el mundo.

Los multimillonarios como Gates eran 62 en 2015. Cabían en un autobús de dos pisos. En 2016 entraban en un carrito de golf. En 2017 quizá vayan en una moto. El crecimiento económico global beneficia con creces a los más ricos en desmedro de los más pobres. Ocho personas (ocho hombres, en realidad) concentran igual riqueza que 3.600 millones, la mitad más pobre de la población mundial, según la organización no gubernamental Oxfam. El grupo se ha reducido en forma considerable en los últimos años. En 2010 eran 388. En 2011, 177. En 2012, 159. En 2013, 92. En 2014, 80. Y así sucesivamente hasta los ocho magníficos de 2017.

La tendencia es correcta, pero el informe “Una economía para el 99%”, basado en un estudio sobre la riqueza global de Credit Suisse, contiene “errores metodológicos que llevan a exagerar los resultados”, observa Xavier Sala-i-Martín, catedrático de economía de la Universidad de Columbia y asesor del World Economic Forum. Sala-i-Martín coincide en las críticas contra “el exceso de influencia política de algunas empresas multinacionales (el capitalismo de amiguetes), los agujeros legales que permiten que las grandes corporaciones eludan impuestos, las puertas giratorias y la corrupción”. Discrepa de los cálculos.

Si un ciudadano norteamericano posee 10.000 dólares y un colombiano posee tres millones de pesos, el primero, al tipo de cambio actual, es diez veces más rico que el otro. Pero los precios en Colombia son más bajos que en los Estados Unidos. El norteamericano podría adquirir con todo su dinero 1.250 Big Macs, mientras que al colombiano apenas le alcanzaría para 210.

Eso significa que el norteamericano es seis veces más rico que el colombiano, no diez. Para ser diez veces menos rico que el norteamericano, el colombiano debería cambiar sus tres millones de pesos por 1.000 dólares en un banco de su país y gastarlos en los Estados Unidos.

De todos modos, admite Sala-i-Martín, el sistema permite a los supermillonarios seguir siéndolo. “We are the 99%” o “Somos el 99%” era el lema de Occupy Wall Street, el movimiento que irrumpió en Nueva York en 2011, poco después de la aparición de los indignados en España. En 2016, el año más caluroso del que se tiene constancia a raíz del calentamiento global, la alta temperatura del malhumor global se canalizó en el Brexit y en Donald Trump, síntomas de un mundo cada vez más polarizado y disgustado.

Algunos datos del informe de Oxfam, al margen de las dudas sobre el rigor matemático expuestas por Sala-i-Martín, no dejan de ser preocupantes:

• Los ingresos del 10 por ciento más pobre de la población mundial han aumentado menos de tres dólares por año entre 1988 y 2011, mientras que los del uno por ciento más rico se han incrementado 182 veces.

• En 2015, las diez mayores compañías del mundo superaron en facturación los ingresos públicos de 180 países

• El uso de paraísos fiscales causa pérdidas anuales de unos 100.000 millones de dólares a los países en desarrollo.

• El director general de cualquier empresa incluida en el índice bursátil FTSE 100 (los 100 principales valores de la Bolsa de Londres) gana en un año lo mismo que 10.000 trabajadores de las fábricas textiles de Bangladesh en el mismo período.

• En Vietnam, el hombre más rico gana en un día más que la persona más pobre en 10 años.

¿Qué podemos rescatar? Que estamos más sanos que nunca, que la expectativa de vida aumenta y que, a pesar de las visiones retrógradas sobre un pasado mejor, la mortalidad infantil se ha reducido y la alfabetización se ha incrementado hasta en África, habitualmente acuciada por el desamparo y la postergación. No es poco, más allá de la progresiva desigualdad. La riqueza de Gates representa un 16 por ciento de la economía argentina, un 25 de la colombiana o un 90 por ciento de la ecuatoriana. Un argentino con un ingreso mensual de 20.000 pesos debería trabajar sin parar ni tener gastos ni pagar impuestos unos 417.968 años para alcanzarlo, según la odiosa Calculadora Bill Gates, diseñada para medir esa utopía.

En Estados Unidos, apunta el economista francés Thomas Piketty, autor del libro “El capital en el siglo XXI”, los ingresos de la mitad más pobre de la población se han congelado en los últimos 30 años, mientras que los del uno por ciento más rico han aumentado un 300 por ciento. “La concentración extrema de riqueza crea la concentración extrema de poder”, me dice la coordinadora de la campaña de Oxfam contra la desigualdad en América latina y el Caribe, Rosa Cañete, desde la República Dominicana. Trump no figura entre los ocho magníficos, pero, cual modelo de muchos e ilusión de pocos, responde a esa premisa: concentra riqueza y, ahora, poder.

* Director del portal de información y análisis internacional El Ínterin y columnista en la Televisión Pública Argentina

]]>
http://www.attac.es/2017/03/29/panorama-internacional-mucho-para-pocos/feed/ 0
La sentencia de la discordia. Todo contra la estiba http://www.attac.es/2017/03/29/la-sentencia-de-la-discordia-todo-contra-la-estiba/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-sentencia-de-la-discordia-todo-contra-la-estiba http://www.attac.es/2017/03/29/la-sentencia-de-la-discordia-todo-contra-la-estiba/#comments Wed, 29 Mar 2017 05:00:43 +0000 http://www.attac.es/?p=46291 Carlos Martínez – Consejo Científico de ATTAC España

Desde que se aprueba la sentencia de 11 de Diciembre de 2014 las sociedades de estiba las SAGEP herederas en parte de los servicios públicos de estiba que gestionaba la OTP, pero ahora con accionistas empresariales y gestión de los estibadores, el trabajo portuario tal y como lo conocemos está en peligro. Pero según el texto de la citada sentencia el empleo también.

Seamos claros y por tanto muy breves:

1 La sentencia del TJUE no favorece a los estibadores portuarios. De hecho la UE nunca ha apoyado los derechos laborales de ninguna persona trabajadora de Europa, al contrario, los desregula.

2 Una sentencia no puede acotar la lucha de clases y la lucha sindical. Las luchas sindicales de la clase obrera entre otras muchas cosas incluso más importantes, han sido para cambiar leyes y usos que perjudican a las clases trabajadoras. Esto es así hace más de 150 años.

3 La sentencia de la discordia está hecha para que las empresas privadas estibadoras gestionen el empleo. Para defender el principio de libertad de contratación, es decir nada de registros ni subrogaciones. Defender a capa y espada que las multinacionales y empresas extranjeras se puedan establecer a estibar en los puertos españoles.

4 Se condena al Reino de España, por no acabar con la libertad de establecimiento y de contratación.

Nosotros como socialistas de clase y miembros de un partido obrero, no podemos engañar ni embarcar al colectivo estibador en falsas esperanzas y menos en traidoras imposiciones de negociar en base a una sentencia que les perjudica. Los sindicatos de la estiba y en especial la Coordinadora están haciendo serios esfuerzos por demostrar sensatez y sentido común. Pero ni J.P. Morgan ni el Gobierno de España están en esas. Por tanto honradamente, hay que pensar ya en utilizar otras vías.

Las leyes están para cambiarse y de hecho se cambian. Se hace cambiando mayorías políticas, pero también y sobre todo mediante la presión democrática es decir las movilizaciones y las huelgas. Veamos sino como se han conseguido cuestiones como el aborto o los derechos de los negros en los EE.UU.
Llamamos a la solidaridad de la clase obrera en su conjunto con los estibadores, pues su lucha es contra el trabajo precario y la precarización. Gobierno y la Comisión Europea de la UE lo que defienden es el establecimiento de las ETT en los puertos y todas sabemos lo que son y significan las nefastas ETT, es decir precariado y hurtar parte del salario, del magro salario que sus trabajadoras reciben.
La lucha de estibadoras y estibadores, la vamos a ganar. Pero para ello pensamos que la mejor forma de apoyar es informar y decir la verdad. Sobran apoyos que en realidad lo que desean es favorecer a las multinacionales del sector, que por cierto, ellas son las que ganan dinero, no otras y otros, por lo que pedimos a las clases trabajadoras y populares que no crean las patrañas y mentiras que se cuentan.

 

Carlos Martínez ex trabajador portuario

Co-primer secretario de Alternativa Socialista y SOCIALISTAS

Socialismo o Barbarie

]]>
http://www.attac.es/2017/03/29/la-sentencia-de-la-discordia-todo-contra-la-estiba/feed/ 0
La nueva Europa teleonómica http://www.attac.es/2017/03/28/la-nueva-europa-teleonomica/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-nueva-europa-teleonomica http://www.attac.es/2017/03/28/la-nueva-europa-teleonomica/#comments Tue, 28 Mar 2017 07:00:49 +0000 http://www.attac.es/?p=46275 Germán Gorraiz López – ATTAC Navarra-Nafarroa

El Brexit y el triunfo de Trump escenificaron el finiquito del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial a la vieja Europa. Así, Europa estaría sufriendo una aguda crisis identitaria agravada por el triunfo del Brexit y por el “proceso de balcanización europeo” ideado por EEUU para mediante selectivos atentados terroristas y la crisis de los refugiados, provocar la aparición de fuerzas centrífugas que aceleren la desmembración de la actual Unión Europea.

Salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (Brexit)

En el Reino Unido convergían una mayor exposición a los activos tóxicos (hipotecas subprime), a los activos inmobiliarios y una libra revalorizada que había estancado sus exportaciones, por lo que el Banco de Inglaterra se vio obligado a realizar sucesivas bajadas de tipos de interés, implementar medidas cuantitativas (Quantitative Easing) para incrementar la base monetaria y depreciar repetidamente su moneda para estimular sus exportaciones . Sin embargo, tras retornar al poder los conservadores liderados por David Cameron y fieles a su política euroescéptica (nula voluntad británica de embarcarse en un proyecto en decadencia en el que la soberanía británica estaría supeditada a los mandatos de Bruselas), incluyeron en su programa electoral del 2.015 la convocatoria de un referéndum sobre la salida de la UE para el 2016, con lo que Cameron tranquilizó a las bases más radicales de su partido al tiempo que arrebató la bandera al partido en alza de los euro-escépticos( UKIP) en la creencia de un cómodo triunfo y de la continuación de Reino Unido en la Unión Europea en condiciones similares a Suiza. Sin embargo, la irrupción de fuerzas centrífugas lideradas por el ex-alcalde de Londres, Boris Johnson consiguió la victoria inesperada de los partidarios del Brexit que consideran que el Reino Unido no necesita de Europa ya que podría convertirse en la Singapur de Occidente desde su atalaya financiera de la City londinense al tiempo que metrópolis del comercio de Ultramar al pilotar la nave capitana de una renacida Commonwealt, siguiendo la filosofía de Winston Churchill : “Estamos en Europa, pero no en ella”, con lo que tras el triunfo del Brexit, podríamos asistir al renacimiento de la Commonwealt y a un nuevo conflicto de las Malvinas.

El khaos griego

Las reformas estructurales y fiscales que ha impuesto la Troika a países como Irlanda, Grecia, Portugal, España, Italia, Chipre, Malta y Eslovenia para modernizar la Administración pública y la sanidad, mejorar el mercado laboral y adaptar la presión fiscal a las circunstancias son principios genéricos que se han traducido en sucesivas subidas de impuestos, reducción de funcionarios, supresión de organismos públicos, recortes salariales y máxima flexibilidad en el mercado laboral aunado con una sensible pérdida de jirones del primigenio Carta Social Europea (CSE) o Carta de Turín de 1.961. Así,en la cadena Fox News, Peter Morici, economista y profesor de la Universidad de Maryland, dijo que “ la necesidad de una unión fiscal en la zona euro y de que el BCE adopte un papel similar al llevado a cabo por la Reserva Federal de EEUU, no llegarán a tiempo para salvar a los países periféricos y consideró la posibilidad de que “dichos países abandonen el euro para poder así imprimir su propio dinero y resolver sus problemas como lo hizo Estados Unidos a raíz de la crisis financiera”.

En el caso griego, la troika que comprenden la UE, el FMI y el BCE llevan tiempo presionando a Grecia con un riguroso programa de privatizaciones debido a su desorbitante Deuda Pública (de 320.000 millones de euros) y ha obligado a implementar reformas estructurales y fiscales para modernizar la Administración pública y la sanidad, mejorar el mercado laboral y adaptar la presión fiscal a las circunstancias (rebajar el IVA situado en la actualidad en el 23%,) se han traducido en subidas de impuestos, reducción de funcionarios, supresión de organismos públicos, recortes de salarios y pensiones de jubilación, flexibilidad en el mercado laboral y brutal pérdida de puestos de trabajo (más de un millón desde el inicio de la crisis). Además, se estima que la deuda pública del país heleno ascenderá hasta el 200 % del producto interior bruto (PIB) en el 2016, existiendo el temor de que podría pasar del default (incumplir sus pagos) a la salida de la Eurozona (medida drástica que contaría con las bendiciones de su principal acreedor, Alemania) , por lo que “cada vez más empresas europeas y estadounidenses se preparan para lo que antes era impensable”, según The New York Times.

¿Finiquito a la actual Unión Europea?

La hipotética exclusión de Grecia de la Eurozona supondría el finiquito de la Eurozona pues el resto de países periféricos (Portugal, España, Irlanda, Malta y Chipre), seguirá inexorablemente el movimiento centrífugo de Grecia y deberán retornar a sus monedas nacionales, sufrir la subsiguiente depreciación de las mismas y la regresión a niveles de renta propias de la década de los 70 , con el consiguiente efecto demoledor en los mercados bursátiles.

Así, asistiremos a la reconversión de la actual Eurozona en la Europa de los Nueve ( Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Italia, Dinamarca, Suecia, Luxemburgo y Austria), quedando el resto de países europeos periféricos (Portugal, España, Irlanda, Grecia, Eslovenia, Malta y Chipre), gravitando en sus anillos orbitales y viéndose obligados a retornar a sus monedas nacionales , sufrir la subsiguiente depreciación de las mismas, regresión a niveles de renta propias de la década de los 70 e inicio del éxodo al medio rural de una población urbana afectada por la asfixia económica, embargo de viviendas e ingreso en las listas del paro, con la consiguiente revitalización de extensas zonas rurales y rejuvenecimiento de su población.

Además, el retroceso de las exportaciones debido la contracción del consumo interno de la UE por la recesión económica, ( los intercambios comerciales entre los Estados miembros de la UE alcanzan el 60% del volumen total de su comercio ) y las sucesivas devaluaciones de las divisas de China y países emergentes encarece los productos europeos y reduce su competitividad frente a los países del resto del mundo,(con especial incidencia en países tradicionalmente exportadores como Finlandia) podría provocar que dicho país abandone la Eurozona y proceda a la constitución de una Federación Escandinava (integrada por Noruega, Finlandia,Letonia, Estonia y Lituania) que pivotaría en la ambivalencia comercial ruso-europea.

El resto de países del centro y este de Europa, (integrantes de la llamada Europa emergente), sufrirán con especial crudeza los efectos de la tormenta económica al no contar con el paraguas protector del euro y se verán obligados a depreciar sucesivamente sus monedas , aumentar espectacularmente su Deudas externa y sufrir alarmantes problemas de liquidez y asimismo, deberán retornar a economías autárquicas tras sufrir masivas migraciones interiores, al descartar la CE la modificación de las reglas para la adopción del euro en la Unión Europea y así poder acelerar la adhesión de los Estados miembros del centro y este de Europa y deberán proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares para sacudirse la rusodependencia energética.

¿Hacia la Europa de los Pueblos?

Las fuerzas centrífugas presentes en el escenario europeo habrían provocado el auge de movimientos independentistas del que Escocia sería paradigma de dicho movimiento y alumno aventajado tras el referéndum celebrado para decidir sobre la permanencia o no de dicha nación en Gran Bretaña. El profesor James Mitchell, responsable de la escuela de Gobierno y Política Pública de la Universidad de Strathclyde (Glasgow, Escocia), explica que las razones de un pueblo para querer su independencia “radican en el fracaso de sus respectivos Estados, pues las naciones subestatales se sienten ninguneadas”.pero según la actual doctrina imperante en Bruselas, “un Estado resultante de un movimiento secesionista perdería su condición de miembro de pleno derecho de la zona euro y habría de comenzar el proceso de readmisión”, lo que en la práctica imposibilita la secesión. Caso de producirse el Brexit, asistiríamos a una progresiva disolución de la actual UE como ente político, momento que será aprovechado por las actuales naciones sub-estatales europeas (Escocia, Flandes, Bretaña, Alsacia, Córcega, Cataluña, País Vasco, Galicia, Padania,Tirol del Sur, Irlanda del Norte, Cornualles e Isla de Man) para conseguir la desconexión de sus antiguas metrópolis y provocar la aparición de un nuevo mapa geopolítico europeo en el horizonte del 2.020.

]]>
http://www.attac.es/2017/03/28/la-nueva-europa-teleonomica/feed/ 0
Los grandes bancos europeos ganan 25.000 millones en paraísos fiscales http://www.attac.es/2017/03/28/los-grandes-bancos-europeos-ganan-25-000-millones-en-paraisos-fiscales/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=los-grandes-bancos-europeos-ganan-25-000-millones-en-paraisos-fiscales http://www.attac.es/2017/03/28/los-grandes-bancos-europeos-ganan-25-000-millones-en-paraisos-fiscales/#comments Tue, 28 Mar 2017 05:00:45 +0000 http://www.attac.es/?p=46277 redaccion@lamarea.com

Los 20 principales bancos europeos, entre los que se encuentran Santander y BBVA, registran el 26% de sus beneficios en paraísos fiscales, que les reporta 25.000 millones de euros aproximadamente y representan solo el 12% de su facturación y el 7% de su personal, según un informe de Oxfam Intermón y la Fair Finance Guide International, que sostienen que lo hacen para evitar el pago de los impuestos, para facilitar a sus clientes la elusión de estos o sortear ciertas regulaciones o requisitos legales.

Entre las principales conclusiones, la investigación destaca los siguientes datos: las empresas subsidiarias ubicadas en paraísos fiscales resultan el doble de lucrativas para los bancos que las ubicadas en otros lugares. Así, por cada 100 euros de actividad, los bancos obtienen un rendimiento de 42 euros en los paraísos fiscales, en comparación con los 19 euros que obtienen de media en otras ubicaciones.

Además, un empleado o empleada de banco en un paraíso fiscal genera un beneficio medio de 171.000 euros anuales, cuatro veces más que un empleado o empleada medio, que tan solo genera 45.000 euros anuales de media. En 2015, los bancos europeos obtuvieron al menos 628 millones de euros en beneficios en paraísos fiscales en los que no contaban con ningún empleado o empleada, indica el informe. Como ejemplo, el banco francés BNP Paribas obtuvo un beneficio de 134 millones de euros libres de impuestos en las Islas Caimán, donde carecen de personal.

La organización afirma que algunas entidades han reportado beneficios en paraísos fiscales a pesar de reportar pérdidas en otros países: en 2015, el banco alemán Deutsche Bank registró escasos beneficios o incluso pérdidas en sus principales mercados mientras obtuvo 2.000 millones en paraísos fiscales. Los preferidos son Luxemburgo e Irlanda, que concentran el 29% de los beneficios de 2015. Ese mismo año, las 20 principales entidades bancarias europeas obtuvieron un beneficio de 4.900 millones en Luxemburgo, más de lo que obtuvieron en Reino Unido, Suecia y Alemania juntos.

“La nueva normativa de transparencia de la Unión Europea nos permite hacernos una pequeña idea de  la ingeniería fiscal de los principales bancos europeos, y el panorama no es agradable. Los Gobiernos deben cambiar las normativas para evitar que los bancos y otras grandes empresas utilicen los paraísos fiscales para evadir y eludir el pago de impuestos o para ayudar a sus clientes a hacerlo”, afirma Miguel Alba, responsable de sector privado de Oxfam Intermón. Según el documento, los bancos no pagaron impuestos por los 383 millones de euros de beneficio que obtuvieron en siete paraísos fiscales en 2015. En Irlanda, las entidades bancarias europeas tributan a un tipo efectivo de no más del 6% (la mitad del tipo legal). Tres bancos –Barclays, RBS y Crédit Agricole– no pagan más de un 2%.

A costa de la pobreza

Intermón Oxfam denuncia, además, lo que supone esta práctica: “Roban a muchos países fondos que precisan para combatir la pobreza y la desigualdad, siendo los países más pobres los más perjudicados. Cada año, la evasión y elusión fiscal por parte de las grandes multinacionales priva a los países pobres de más de 100.000 millones de dólares en ingresos fiscales, dinero suficiente para financiar servicios educativos para los 124 millones de niños y niñas sin escolarizar o atención sanitaria que podría evitar la muerte de al menos seis millones de niños y niñas”.

La organización, que valora la nueva normativa europea sobre la elaboración de informes país por país, considera sin embargo que la nueva propuesta de la Comisión Europea, dirigida a otros sectores e industrias, tiene importantes carencias como las siguientes: se limita a empresas con una facturación igual o superior a los 750 millones de euros, un requisito que excluiría hasta el 90% de las multinacionales, y no exige a las empresas que informen de sus actividades en todos los países en los que operan, incluidos los países en desarrollo.

“La normativa de transparencia de la Unión Europea está abriendo al escrutinio público el opaco mundo de la fiscalidad de las grandes empresas. Ahora, es necesario ampliarla para garantizar que todas las grandes corporaciones publiquen informes financieros por cada país en el que operan. Esto facilitará a todos los países, incluidos los más pobres, determinar si las empresas pagan los impuestos que les corresponden o no”, concluye Alba.

]]>
http://www.attac.es/2017/03/28/los-grandes-bancos-europeos-ganan-25-000-millones-en-paraisos-fiscales/feed/ 0
Asamblea ordinaria anual de ATTAC España http://www.attac.es/2017/03/27/asamblea-ordinaria-anual-de-attac-espana/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=asamblea-ordinaria-anual-de-attac-espana http://www.attac.es/2017/03/27/asamblea-ordinaria-anual-de-attac-espana/#comments Mon, 27 Mar 2017 08:24:11 +0000 http://www.attac.es/?p=46267  

ATTAC España se ha reunido este fin de semana en asamblea ordinaria anual para establecer las líneas estratégicas de trabajo a medio y largo plazo que desarrollen su objetivo básico como movimiento social que es desarmar los mercados financieros a fin de recuperar los espacios democráticos hurtados a los ciudadanos

En los debates mantenidos, se ha ido concretando su estrategia en una serie de objetivos operativos que podríamos resumir en los siguientes:

(*) Coadyuvar a frenar el descontrol y la desregulación de los movimientos financieros  mediante la regulación de los movimientos de capital a través de la Imposición a las transacciones financieras (ITF), la eliminación de los paraísos  fiscales y la prohibición de las operaciones especulativas sobre las materias primas y los alimentos

(*) Insistir en la defensa de lo público frente a las privatizaciones mediante el establecimiento de una fiscalidad que asegure una redistribución justa de la riqueza y garantice a la ciudadanía el acceso a los bienes y servicios públicos y la búsqueda de una estructura financiera beneficiosa para la sociedad en la que la banca pública juegue un papel esencial.

(*) Contribuir a terminar con la esclavitud de la deuda mediante el abandono del recurso insistente al endeudamiento, tanto de naturaleza pública como privada, y planteamientos que sepan contemplar las diversas situaciones personales en lo referente la deuda privada, especialmente para la limitación de desahucios y la neutralización de la pobreza energética.

(*) Rechazar los acuerdos neoliberales que amenazan los derechos de los ciudadanos, la democracia y la sostenibilidad del planeta, en concreto los acuerdos y tratados de comercio internacional TTIP, CETA, TISA etc.)

(*) Avanzar en la búsqueda de un escenario de oportunidades y seguridad para las personas mediante los Ingresos básicos universales (Renta básica universal) y la eliminación de la pobreza en todas sus formas (incluida la energética)

(*) Contribuir a la búsqueda de un modelo económico alternativo capaz de frenar el cambio climático y la amenaza a la vida sobre el planeta.

La Asamblea procedió también a la renovación de responsabilidades de ATTAC España, siendo elegidas Cuca Hernández, Coordinadora, y María Fernanda Gadea, Vice coordinadora, Alberto Górriz Secretario y Ricardo García Zaldívar, Tesorero.

Madrid, 26 de marzo de 2017

Ver video de la asamblea

]]>
http://www.attac.es/2017/03/27/asamblea-ordinaria-anual-de-attac-espana/feed/ 0
De la Dictadura genocida a la concentración y miserabilización actual http://www.attac.es/2017/03/27/de-la-dictadura-genocida-a-la-concentracion-y-miserabilizacion-actual/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=de-la-dictadura-genocida-a-la-concentracion-y-miserabilizacion-actual http://www.attac.es/2017/03/27/de-la-dictadura-genocida-a-la-concentracion-y-miserabilizacion-actual/#comments Mon, 27 Mar 2017 07:01:31 +0000 http://www.attac.es/?p=46258 Julio C. Gambina – Consejo Científico de ATTAC España

A 41 años del golpe genocida del 24 de marzo de 1976 hay que hacer memoria y recuperar los objetivos entonces propuestos por las clases dominantes para considerar cuanto lograron y como los profundizan en nuestra cotidianeidad.

Con el terror de Estado se ejerció la “necesaria” violencia para reestructurar la economía, el estado y la sociedad, por eso, la cultura del miedo, represión explícita mediante, para obtener una férrea disciplina social. Por eso no debe sorprender la argumentación ideológica en el presente contra la movilización social en defensa de los derechos de los de abajo. Es la cultura represora de la dominación que defiende el derecho a circular junto a los de propiedad, contra los de las/os trabajadoras/res, sus salarios y las condiciones de empleo.

Hay matices en 41 años, sí, no es lo mismo la dictadura que los gobiernos constitucionales, no necesariamente “democráticos”; pero existen algunas regularidades institucionales que atraviesan todo el periodo.

La más importante es la ofensiva del capital sobre el trabajo y la flexibilización y precariedad laboral constituye una constante en el periodo. El tercio de irregularidad en el empleo es menos que la máxima hacia 2001/02, pero refleja la voracidad de la impunidad empresarial que deteriora derechos y condiciones de vida de las/os trabajadoras/es.

Producto de la ofensiva capitalista cambió la relación cotidiana entre trabajadoras/es y sus empleadoras/es, con la clara intencionalidad de restringir la capacidad de protesta y organización sindical, que no es mayor producto del empecinamiento de una cultura social y sindical en la Argentina, con tradición histórica en diferentes identidades político ideológicas anti capitalistas.

Los instrumentos de la ofensiva capitalista fueron variados, no solo para transformar la relación laboral, sino el tipo y función del Estado, por eso las privatizaciones y el incentivo a la iniciativa privada. Una lógica que hoy se reitera con la pretensión de normalizar la educación privada, mientras que en la escuela pública se “cae” por no haber alternativa para los más empobrecidos.

Con la mercantilización capitalista se organiza la cotidianeidad, en la salud y la educación, en la vivienda, la cultura, la seguridad o la justicia; pero a no olvidar que ese propósito formulado en tiempos dictatoriales se materializó con gobiernos constitucionales y persiste.

La deuda pública es un mecanismo en origen que se potenció en tiempos y turnos constitucionales, con una incambiada “ley de entidades financieras” que rige desde 1977 y cuyo objetivo de concentrar la banca se concretó con creces, más su extranjerización.

No puede pensarse en el modelo productivo actual, readecuado en estas décadas desde el propósito explicitado por el Plan de Martínez de Hoz en abril de 1976, cuyo eje rector tuvo impulso bajo la orientación de Cavallo con presidentes peronistas y radicales.

Los objetivos de la dictadura no solo se materializaron bajo condición de golpe de Estado, sino también con legislación aprobada por el Parlamento, sean las leyes de la impunidad o la ley antiterrorista, antecedente de cualquier protocolo de represión contemporáneo.

Este trayecto es el que permite explicar el 33% de pobreza y la concentración en pocos multimillonarios del petróleo, la construcción o las finanzas. Remito a Alejandro Bulgheroni, Eduardo Eurnekian, Alberto Roemmers, Gregorio Pérez Companc, Jorge Horacio Brito, Eduardo Costantini, o Marcos Galperin. Argentina replica lo que pasa en el mundo, con 8 fortunas individuales que tienen la misma riqueza que el 50% de la población mundial.

Resulta de interés recuperar la memoria, sí, pero también considerar las continuidades esenciales en tiempos constitucionales para hacer funcional a la Argentina al orden capitalista mundial, ahora desafiado en el marco de la crisis a su propio reordenamiento. Este se manifiesta en las críticas a la globalización capitalista desde sus propias clases dominantes, caso del BREXIT o el triunfo de Trump, o la expansión visible de las derechas mundiales que se ofrecen para reformar en su beneficio el capitalismo actual.

Son reformas para relanzar la lógica de la ganancia, de la acumulación y la dominación. Por eso hay que pensar en términos alternativos, lo que supone la crítica a los procesos de cambios que se procesaron o procesan en nuestra región y discutir la necesaria transición desde el orden actual hacia formas sociales de organización de la producción y la cotidianeidad colocando por delante los derechos humanos y los de la naturaleza.

La gigantesca manifestación de recuperación del acontecimiento que supuso el genocidio puede servir para construir subjetividad y propuestas programáticas para una crítica del pasado y el presente, junto al debate sobre el futuro cercano de emancipación social.

Buenos Aires, 23 de marzo de 2017

 

Miembro del Consejo Académico de ATTAC-Argentina

Publicado por

]]>
http://www.attac.es/2017/03/27/de-la-dictadura-genocida-a-la-concentracion-y-miserabilizacion-actual/feed/ 0
Las desigualdades sociales matan http://www.attac.es/2017/03/27/las-desigualdades-sociales-matan/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=las-desigualdades-sociales-matan http://www.attac.es/2017/03/27/las-desigualdades-sociales-matan/#comments Mon, 27 Mar 2017 05:02:43 +0000 http://www.attac.es/?p=46253 Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo analiza el enorme coste humano que conlleva la aplicación de las políticas neoliberales, que han generado un enorme crecimiento de las desigualdades sociales que se ha visto reflejado también en un descenso muy significativo del bienestar social, calidad de vida y salud de la población. El artículo también señala las fortalezas y debilidades que se han aplicado en el intento de reducir tales desigualdades, subrayando que un elemento clave para su reducción es la recuperación de la categoría de clase social como elemento de intervención (además del género y la raza).

Las desigualdades sociales han experimentado un crecimiento enorme en el periodo histórico (desde los años ochenta del siglo pasado) en el que el neoliberalismo ha sido el pensamiento dominante en el mundo capitalista, liberado de cualquier freno como resultado de la derrota del otro polo en la Guerra Fría, la Unión Soviética. En este último país, la derrota significó un coste humano enorme sin precedentes en tiempos de paz. La transición desde lo que se llamaba “socialismo real” al capitalismo, y las enormes desigualdades creadas en tal proceso, costaron más muertos que los que han causado las Guerras Calientes de Irak y Siria puestas juntas. Solo en el periodo 1990-95, el incremento en el número de muertes en lo que había sido la Unión Soviética fue de casi dos millones de personas. Y durante toda la década de los años noventa fue de cuatro millones, algo que fue consecuencia, repito, del enorme crecimiento de las desigualdades causadas por la transición, como se ha documentado extensamente en la literatura científica (ver Shkolnikov, V. M., y Cornia, G. A., Population Crisis and Rising Mortality in Transitional Russia, en The mortality crisis in transitional economies, Oxford University Press, 2000). Mientras la esperanza de vida (años que una persona vive) de las personas con elevadas rentas y niveles de estudios superiores continuaba aumentando en lo que había sido la Unión Soviética, la mortalidad entre las clases populares en aquel país sufrió un elevadísimo incremento como resultado de las políticas públicas de masiva privatización de los mayores medios de producción y de la destrucción de la protección social, que incrementaron espectacularmente las desigualdades sociales. Esta realidad apenas ha sido reflejada en los mayores medios de información del mundo occidental. No hay duda de que si hubiera ocurrido en un país en el que la transición hubiera sido del “capitalismo real” al socialismo, tales hechos hubieran sido la noticia del siglo. Lo fue en dirección contraria, y apenas fue noticia en los mayores medios de información.

Pero el enorme coste humano del neoliberalismo aparece también dentro del propio capitalismo, como consecuencia de la imposición de las políticas neoliberales. En EEUU las políticas de tal sensibilidad neoliberal, aplicadas por la mayoría de los gobiernos federales en EEUU a partir del presidido por el Sr. Ronald Reagan, también han tenido un elevado coste humano. La esperanza de vida de la clase trabajadora blanca (tanto para hombres como para mujeres) ha ido descendiendo. Y, como consecuencia, la esperanza de vida promedio de toda la población se ha estancado y ha dejado de crecer.

La gran mayoría de las políticas antidiscriminatorias no han mejorado el bienestar de las clases populares, pues tales políticas no estaban orientadas a ellas

Es interesante señalar que esta situación detallada en los párrafos anteriores se ha producido en EEUU a la vez que las políticas antidiscriminatorias federales, que intentan corregir las desigualdades por raza y por género, se han establecido y desarrollado, lo cual parecería ser paradójico, ya que, a la vez que se intenta favorecer a los grupos discriminados en la sociedad (y por lo tanto más vulnerables), la calidad de vida, bienestar y salud de las clases populares se habría ido deteriorando, como lo prueban las cifras de esperanza de vida que he citado anteriormente. Esta paradoja se aclara, sin embargo, si uno se da cuenta que en el diseño y aplicación de estas políticas antidiscriminatorias no se tuvo en cuenta la categoría de clase social, centrándose solo en raza y género. Como consecuencia de ello, los grupos sociales que se han beneficiado más de tales políticas antidiscriminatorias han sido los pertenecientes a las clases de renta alta y media alta. La estructura de poder ha cambiado y diversificado su color y su género (hay más afroamericanos y latino, y más mujeres, en las instituciones representativas de EEUU y en las instituciones de poder decisorio en la sociedad civil), sin que ello haya beneficiado sustancialmente a las clases populares (incluidos los grupos discriminados, la mayoría de los cuales pertenecen a tales clases populares).

Las implicaciones de esta realidad son enormes, pues la plutocracia que manda en el país (la casta política y el entramado existente entre los poderes financieros y económicos por un lado, y las instituciones políticas y mediáticas, por el otro) puede ser diversa y variada en cuanto a color y género, y sin embargo, no mejorar el bienestar de las clases populares; solo en el caso de que las políticas públicas incluyan en su diseño y desarrollo el intento de cambiar las relaciones de clase, además de género y raza, habrá un mejoramiento del bienestar de las clases populares.

Las limitaciones de las políticas antidiscriminatorias

Lo dicho en el apartado anterior debería llevarnos a ver la desigualdad como un concepto multidimensional, analizando las desigualdades en base a la ubicación de la persona en la estructura social, consecuencia de una discriminación hacia el grupo al cual el individuo pertenece; por ejemplo, que una persona negra o una mujer sufra mayor desigualdad por el hecho de que él o ella pertenezcan a tal grupo discriminado. La mayoría de políticas antidiscriminatorias tienen como objetivo disminuir la distancia social, y están encaminadas a integrar al sujeto discriminado en el orden existente. Las políticas públicas de la candidata demócrata Hillary Clinton iban en esta dirección. Pero el hecho de que en su campaña no empleara un discurso ni promoviera políticas públicas que se centraran en la clase social como sujeto de intervención, explica que la mayoría de mujeres de las clases populares no votaran su candidatura, haciéndolo en su lugar por los candidatos Sanders y Trump, que enfatizaron el discurso de clase social, además de raza y género, aun cuando la utilización de estas dos categorías (raza y género) fue diametralmente diferente y opuesta entre estos dos candidatos. Trump recurrió a un discurso, además de clasista (presentándose como defensor de los trabajadores olvidados), racista y misógino, mientras que Sanders fue, además de un defensor de la clase trabajadora, defensor de las mujeres y de las minorías. Las encuestas mostraban que el único candidato del Partido Demócrata que podría haber vencido al candidato Trump era el socialista Sanders.

Explotación como generador de desigualdad

La segunda dimensión de la desigualdad es, además de la discriminación, la explotación, concepto raramente discutido o presentado en los medios por poner en evidencia al orden establecido, y del que, comprensible y predeciblemente, los beneficiarios de tal orden no quieren ni oír hablar. Es interesante ver que, ahora, cuando el tema de las desigualdades parece estar de moda (incluso Davos, centro del pensamiento reaccionario neoliberal, decidió centrarse en este tema), la palabra explotación no aparezca por ninguna parte. Y ello a pesar de que es sumamente fácil de detectar. El agente A explota al agente B cuando A vive mejor a costa de que B viva peor (A y B pueden ser clase social, género, raza, nación, o lo que fuera).

Cuando un empresario paga a su empleado o trabajador un salario menor en valor monetario al valor que el trabajador ha aportado al producto o servicio, lo está explotando. Y cuando una pareja, en la que ambos trabajan, llega a casa y uno de ellos se sienta a ver la televisión, mientras que el otro va a la cocina a preparar la cena, el primero explota también al segundo. La explotación es una de las realidades más fáciles de detectar, y sobre la cual se habla (y escribe) menos. Y ahí, la intervención no es la integración en el sistema, sino el cambio del sistema explotador. Y de ahí que el Estado sea mucho más reacio a intervenir en esta dirección de las desigualdades generadas por la discriminación de clase que en las otras formas de discriminación, pues la explotación de clase es el centro del “capitalismo real”.

Lo mismo está ocurriendo en Catalunya y en el resto de España

Una situación semejante está ocurriendo también en Catalunya y en el resto de España. En realidad, tanto una como la otra sufren un retraso político y cultural considerable (resultado de haber sufrido cuarenta años de una dictadura ultraderechista, que científicamente debería ser definida como fascista) en comparación con la mayoría de países europeos, lo que se traduce en el retraso en el surgimiento de movimientos progresistas como el movimiento de liberación de la mujer. Solo ahora está surgiendo un movimiento feminista de gran importancia que, sin lugar a dudas, tendrá un efecto positivo para toda la sociedad. Pero el debilitamiento de los partidos históricamente enraizados en la clase trabajadora explica que la respuesta de las estructuras de poder económico, financiero, político y mediático frente a estos movimientos feministas haya estado más orientada hacia su integración en el sistema de poder que no hacia el fin de la explotación de género y de clase.

Como resultado de ello, nos encontramos, de nuevo, con la situación paradójica que a la vez que hay más mujeres (predominantemente de clase social de renta alta o mediana-alta) en las instituciones, hay un gran crecimiento de las desigualdades por clase social como resultado de la aplicación e imposición de las políticas neoliberales, siendo Catalunya y España el lugar donde han sido impuestas con mayor ahínco y dureza dentro de la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países más ricos de la Unión Europea. A modo de ejemplo, en Catalunya se vio un descenso en el aumento de la tasa de crecimiento de la esperanza de vida con el estallido de la Gran Recesión, algo que sucedió a partir de 2007. En realidad, la tasa de mortalidad en Catalunya creció un 10%, pasando de 7,98 a 8,77 defunciones por cada 1.000 habitantes entre 2010 y 2015 (cuando había descendido en años anteriores). Una situación semejante ha ocurrido en el promedio de España, tanto en el descenso de la tasa de crecimiento de la esperanza de vida como en el aumento de la tasa de mortalidad.

Estos cambios han ocurrido a la vez que aumentaban las desigualdades de mortalidad entre ciudades (de distintos niveles económicos) y entre barrios (también de niveles económicos diferentes) dentro de las mismas ciudades. En Catalunya, la diferencia de esperanza de vida de ciudades de elevada renta como Sant Cugat del Vallès era de ocho años más que en ciudades obreras del cinturón de Barcelona como El Prat de Llobregat o Sant Adrià de Besòs. Y dentro de Barcelona, los barrios con rentas superiores como Pedralbes registraron durante el periodo 2009-2013 una esperanza de vida de 11 años más que el barrio obrero de Torre Baró, que tiene la esperanza de vida más baja de Barcelona.

Y es ahí donde los partidos progresistas deberían tomar como bandera la reducción de las desigualdades sociales, enfatizando las desigualdades por clase social, además de las desigualdades por género y raza. Y ahí hay todavía mucho camino por recorrer. Pero hay que reconocer y aplaudir aquellas autoridades políticas, como las nuevas izquierdas que gobiernan los mayores centros urbanos de España, que están haciendo pasos en esta dirección. Y esto no es un comentario partidista, sino científico. Vean las políticas públicas que se están llevando a cabo y lo verán. En contra de lo que se está diciendo, la dicotomía izquierda versus derecha continúa siendo muy válida cuando se analizan las políticas públicas desarrolladas por las distintas sensibilidades políticas existentes en el país. En Europa se ve claramente que, a mayor poder político de las izquierdas (el norte de Europa), las políticas son más redistributivas que en aquellos países donde las izquierdas son más débiles, como en el sur de Europa. Y las desigualdades sociales son mucho menores en el norte que no en el sur. Así de claro.

Publicado en Público.es

vnavarro.org

]]>
http://www.attac.es/2017/03/27/las-desigualdades-sociales-matan/feed/ 0
Evidentemente están al servicio del 0,1 % http://www.attac.es/2017/03/26/evidentemente-estan-al-servicio-del-01/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=evidentemente-estan-al-servicio-del-01 http://www.attac.es/2017/03/26/evidentemente-estan-al-servicio-del-01/#comments Sun, 26 Mar 2017 07:00:52 +0000 http://www.attac.es/?p=46147 Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

En los últimos tiempos se han investigado en el Reino de España créditos sospechosos, ilegales y excesivas remuneraciones, opaca comercialización de productos bancarios, inexplicables cesiones de crédito, maniobras para alterar el precio de acciones… La crisis de la banca y todo lo que la rodea llega a los juzgados. Afecta por ahora a 274 banqueros y consejeros de las antiguas cajas de ahorros y bancos que han sido acusados.

Sucede cuando se hace público que el Tribunal de Cuentas calcula el coste para el Estado por salvar a los bancos españoles en 60.718 millones de euros. Casi un chiste, pues aún suenan las palabras de Mariano Rajoy asegurando que el recate bancario no costaría ni un euro a la ciudadanía. Mariano faltó a la verdad, porque ha costado todo ese dinero que el Estado no recuperará. Y otros 122.000 millones más de recursos comprometidos, garantías, avales… Para salvar a la banca, no a la gente.

Esos miles de millones de euros graciosamente entregados hacen de la banca española la cuarta entidad financiera que más fondos ha recibido directamente desde que estalló la crisis en Europa. Solo superada por banca de Reino Unido, Alemania e Irlanda.

Pero podría ser más dinero aún pues, como el propio organismo público informa, podría resultar que el coste del rescate fuera de más de 75.000 millones. Porque no se han considerado todas las ayudas públicas a la banca, como la generosa financiación del Banco Central Europeo (BCE), ni los créditos fiscales ofrecidos por el ministerio de Economía, ni el aval a depósitos bancarios…

Como recién han publicado algunos periódicos, por diversos conceptos (que no son entrega directa de dinero), el Gobierno español ha movido más de 350.000 millones de euros en ocho años para mantener los bancos a flote. Y los medios lo recuerdan precisamente cuando aparece una noticia que esclarece aún más de que lado están quienes gobiernan la Unión Europea. El BCE, tras gastar cientos de miles de millones de euros en rescatar a la banca europea, ahora compra bonos de deuda de las mayores empresas a bajo interés.

El Tratado de Maastrich prohíbe que el BCE compre deuda directamente a los Estados y, cuando más generoso ha sido con la deuda pública, ha comprado deuda estatal sí, pero a través de bancos privados en el llamado mercado secundario. El Estado paga intereses más altos por la deuda que coloca y los bancos hacen un buen negocio. Y ahora el BCE compra bonos de deuda de corporaciones multinacionales. Ha empezado con Telefónica, la aseguradora italiana Generali y la francesa Engie. Según el BCE, la compra de deuda emitida por corporaciones es para empujar la recuperación de la eurozona. El BCE pretende que, dando dinero a las corporaciones, esa compra repercuta en los préstamos bancarios. En plata, el BCE pretende reactivar la concesión de créditos a empresas y familias que continúa adormecida a pesar de todos los rescates y ayudas. Pero no aprenden y siguen, olvidadas las empresas no tan grandes.

Algunos analistas apuntan que el BCE dedicara 600.000 millones de euros durante varios años a comprar deuda de grandes corporaciones. Una vez más el BCE y la UE pretende reactivar la economía no con ayudas directas a las empresas medianas y pequeñas, que son muchas y en España, por ejemplo, proporcionan el 75% de empleo. Tampoco ayudas a la gente, que es la que aumentaría la demanda interna con otra situación económica. Esa contumaz ayuda indirecta recuerda que el Nobel de economía, Joseph Stiglitz, aseguró que si el gobierno federal de EEUU y la Reserva Federal hubieran entregado dinero a quienes tenían deudas hipotecarias para poder pagarlas, no hubiera sido necesaria la billonaria cantidad para que bancos y aseguradoras financieras no se hundieran. Ni se hubieran envenenado millones de títulos con hipotecas incobrables, porque éstas se hubieran abonado y no hubiera habido esta crisis.

En la vieja Unión Europea, de 2008 a 2015, los Estados miembros han gastado 747.000 millones de euros en rescates y ayudas al sector financiero, y han comprometido más de un billón de euros en garantías de pasivos. Con tales cifras, a final del año pasado la ciudadanía europea había perdido más de 210.000 millones de euros, que no se recuperarán. Y ahora el BCE decide dedicar 600.000 millones de euros a asegurar los beneficios de grandes corporaciones.

¿Cuándo le tocará a la gente?

¡Por razones!

]]>
http://www.attac.es/2017/03/26/evidentemente-estan-al-servicio-del-01/feed/ 0