La resaca del endeudamiento masivo

23 febrero 2010 | Categorías: Mercados Financieros | |

Albino PradaLa Voz de Galicia

Familias, empresas y Estado son tres demandantes de créditos. En la última y prolongada fase de crecimiento económico las deudas acumuladas alimentaron el auge de la demanda y de la producción.

Así en la principal economía y motor económico mundial, Estados Unidos, se habría pasado de una deuda (agregada de familias, empresas y Estado) del 150% del PIB en los años setenta a alcanzar la cota del 350% a día de hoy. De deber una vez y media la riqueza anual generada, a hacerlo tres veces y media.

Casi un 200% son allí deudas de las empresas, otro 100% las deudas de las familias (préstamos hipotecarios y para el consumo) y algo más del 50% deuda pública. Si tomásemos esos datos como referencia para evaluar la actual situación española, uno no se explica muy bien la aparente solvencia y tranquilidad que perciben los mercados sobre aquella economía frente a las dudas y riesgos con que se observa el caso español.

Para empezar, la deuda privada acumulada en España (de familias y empresas) asciende a un 200% del PIB, de manera que mientras que en la economía norteamericana más que triplica su PIB, en la española lo duplica.

Un diferencial nada despreciable que debiera favorecer -como de momento ha sucedido- un menor impacto de morosos y de grandes bancarrotas entre nosotros. Aunque tal volumen (solamente la deuda hipotecaria alcanza en España el 63% del PIB) amenaza con pérdidas hasta ahora ocultas, con riesgos en los reembolsos de fondos inmobiliarios y justifica la reciente obligación por parte del Banco de España de duplicar ciertas provisiones a bancos y cajas.

Endeudamiento privado masivo (de empresas y familias) con el que en España imitamos el modelo americano; claro que sin ser la primera economía mundial, sin tener una divisa de referencia internacional o, incluso ahora, sin poder usar la máquina de hacer billetes. Factores que nos hacen especialmente vulnerables a los juegos especulativos de los acreedores.

Pero, en ese contexto, aún mayor es la sorpresa que produce calificar una deuda pública en España de apenas el 55% del PIB como con riesgo de impago. Cuando en Estados Unidos llevan en torno al 50% desde hace diez años (y acaban de aprobar el presupuesto más deficitario de su historia) sin penalizarlo en los mercados .

Deuda pública, la nuestra, que ha ido creciendo a un ritmo acelerado debido a la factura de la recesión (pagos a parados o ayudas a sectores críticos). Es decir, para paliar las goteras de un colapso generado por unos mercados que alimentaron una burbuja cinco veces mayor de deuda privada.

Los que cebaron todo aquello exigen frenar ahora una deuda pública que paga sus platos rotos. Los que vivían -y viven- sin preocupación de ser prestamistas (acreedores, aseguradores, evaluadores, analistas, etcétera) por un 200% o 300% del PIB, ahora ven graves riesgos de impago en una deuda pública del 55%.

¡Como para creer en HSBC, Moddy’s, el Fondo Monetario Internacional o la Reserva Federal! Ya saben su entrañable consejo: haz lo que decimos, no lo que hacemos.

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.
Etiquetas: , .

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas


Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro

    Comité de apoyo

    Rosa Maria Artal
    El periscopioRosa Maria Artal
    Federico Mayor Zaragoza
    La fuerza de la palabraFederico Mayor Zaragoza

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo