El FMI llama a las puertas de la sociedad civil

10 marzo 2010 | Categorías: Organismos Internacionales | |

Miguel Otero – Comisión Justicia Fiscal Global ATTAC España

Desde hace más de diez años, sobre todo desde la terrible crisis financiera del Sudeste Asiático de 1997-98, innumerables activistas, sindicalistas, expertos, académicos y pensadores de todo el mundo hemos venido pidiendo dos cosas para intentar resolver de alguna manera el problema de las constantes crisis financieras: 1) Democratizar el Fondo Monetario Internacional y los mercados financieros y 2) Establecer un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) para reducir la especulación y al mismo tiempo generar recursos para políticas sociales. Durante el frenesí de la desregulación financiera y el libre mercado salvaje de la primera parte de la primera década del Siglo XXI, los economistas establecidos y los dirigentes políticos no nos hicieron caso. Nuestras dos metas se veían como utopías de izquierda. La política nunca debería sobreponerse a los mercados, que son de por sí siempre eficientes, y tasar el flujo de capitales iría en contra de la globalización, sinónimo de progreso.

Bueno, pues ahora con la crisis actual, y después de que los Estados hayan tenido que vaciar sus arcas para salvar de la bancarrota a esos mercados “tan eficientes” porque si no estaríamos en otra Gran Depresión, parece que el agua viene a su cauce. Los economistas del FMI nos obviaron durante una década, pero irónicamente ahora han llamado a nuestra puerta para conocer nuestras ideas y propuestas en relación a una posible tasa sobre las transacciones financieras. Nosotros, en un principio, hemos recibido la invitación con reticencias. El paradigma socio-económico imperante en esa institución durante las últimas décadas ha estado siempre muy alejado de nuestras posturas. De todas maneras, no nos puede parecer mal que líderes de la talla de Nicolas Sarkozy, Angela Merkel y Gordon Brown hablen de la posibilidad de introducir un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) y hasta aplaudimos que el G20 haya comisionado un estudio al FMI para encontrar maneras “de cómo el sector financiero puede contribuir a pagar los daños públicos derivados de salvar el sistema bancario”.

Con esta actitud positiva, aunque sin perder nuestra cautela y reservación y sabiendo muy claramente donde están nuestras metas, nos hemos sentado enfrente de los expertos del FMI y hemos empezado a discutir las diferentes opciones que hay para cumplir con el mandato del G20. Los economistas del FMI nos preguntaron: ¿Cuáles son las ventajas del ITF enfrente a otras opciones como la denominada Tasa Obama, sobre las ganancias de la banca, o el Fondo de Emergencia propuesto por el sector bancario? Nuestra respuesta fue clara. Estas dos opciones no evitan la especulación financiera. No reducen la volatilidad y, por lo tanto, los riesgos en el sistema. El ITF, sin embargo, consigue los dos objetivos. Por un lado, una tasa pequeña del 0.1% sobre todas las transacciones financieras en productos de renta variable generaría una gran cantidad de fondos públicos y, a mayores, el ITF también frenaría la especulación financiera porque ese tipo de actividad cortoplacista sería gravada constantemente. Eso, al fin y al cabo, haría que muchos inversores se inclinasen por actividades más a largo plazo.

Los expertos del FMI contestaron que en general veían el ITF como una buena idea pero su mayor preocupación era que la tasa iba a recortar el crédito a las empresas. Es decir, que reducir el volumen de actividad financiera podría repercutir seriamente en la economía real. Sus estudios dicen que un ITF podía reducir el crédito en los mercados de capitales. Nuestra respuesta fue clara. En primer lugar no vemos totalmente negativo que se reduzca el volumen de inversión en los mercados de capitales. La financiación empresarial a través de esa vía es arriesgada de por sí, por la volatilidad de los mercados. Que haya más empresas que reciban sus créditos a través de la banca tradicional porque con el ITF haya más personas que quieran poner su dinero en un depósito bancario y no en la bolsa, nos parece algo positivo.

En segundo lugar, cuestionamos seriamente que el ITF vaya reducir el crédito en los mercados de capitales. Un estudio reciente del Parlamento Europeo calcula que actualmente el volumen de la actividad financiera es 70 veces mayor que el de la actividad  de la economía real. El mayor volumen de actividad se produce en el campo de los derivados financieros, especialmente en los Credit Default Swaps (CDS), que en castellano de traduciría por “permutas de impagos crediticios”. Unos instrumentos que, en principio, deberían servir para asegurarse frente a determinadas inversiones arriesgadas, pero que hoy en día sirven más que nada para especular. El problema en este caso es que hay demasiados compradores de “pólizas de seguro” que no tienen nada que asegurar porque (sorpresa, sorpresa) no poseen nada del valor subyacente supuestamente asegurado. Resumiendo, que el sector de los derivados financieros supera la astronómica cifra de los 2000 billones (con b) de euros, según cálculos del estudio citado. Con lo cual la mayor parte de la actividad no es para asegurar (una acción muy legítima para cualquier inversor), sino para especular. El ITF, precisamente, gravaría esa especulación cortoplacista y haría que mucha de esa inversión saliese de ese mercado totalmente desregulado y fuera de control y volvería a los mercados de capitales, es decir, a la compra de acciones, aumentando el crédito de las empresas y no reduciéndolo.

La respuesta de los expertos del FMI fue la siguiente: “Ah bien, entonces ustedes quieren reducir el volumen del sector financiero. Bueno, sí, a lo mejor reduciría la volatilidad en los mercados financieros. Puede que tengan razón, pero tienen que tener en cuenta que nuestro mandato, recibido del G20, se centra en que el sector financiero ayude a reparar los daños de la actual crisis, que la banca contribuya a rellenar las arcas de los Estados. Nuestro mandato no es reducir la actividad financiera.” O sea, que al final la propuesta del ITF es simplemente una cortina de humo. Los expertos del FMI están atados de pies y manos porque no tienen el coraje suficiente de enfrentarse al Gobierno de los Estados Unidos, que ha rechazado el ITF en varias ocasiones y tiene poder de veto en el FMI, y decirle que la solución está en reducir el sector financiero por el bien común de la sociedad.

En fin, que parece que la voluntad política todavía no está madura. El G20, liderado por Estados Unidos y la UE, todavía no se da cuenta que si queremos evitar futuras crisis hay que acabar con la especulación y la volatilidad en los mercados. Quién sabe, a lo mejor cuando la actividad especulativa de los fondos de alto riesgo pase de la deuda de Grecia, un país pequeño que no está en el G20, y llegue a países más importantes, nuestros líderes se darán cuenta que el ITF es una buena opción. Es lamentable que hasta que llegue ese día tenga que sufrir tanta gente. La próxima reunión del G20 en junio en Canadá podría ser una buena oportunidad para establecer el mandato político necesario. Nosotros así lo creemos y hemos iniciado una campaña internacional con otras asociaciones de la sociedad civil para recoger firmas en este sentido: www.makefinancework.org. Nuestra esperanza es que los líderes actúen antes de que se produzca la próxima crisis financiera. Con este objetivo, y los dos mencionados al principio, vamos a seguir trabajando con el FMI, a pesar de nuestras diferencias.

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.
Etiquetas: , , .

Protege tu agua

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro
    Maria Pazos
    Feminismo IgualdadMaria Pazos

    Comité de apoyo

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo