Cazando ratones

20 enero 2011 | Categorías: Opinión | |

José A. Pérez TapiasGranada Hoy

Sorpresas nos da la historia. ¿Quién iba a decir que China operaría en la economía globalizada como gran banquero del mundo? La larga marcha, en dirección inimaginable para Mao Zedong, la que por el comunismo avanza hacia el capitalismo, alcanza metas espectaculares. Poner a China en el segundo puesto de la economía mundial es asunto más que serio; hacer de su capacidad financiera tabla de salvación de países desarrollados a los que capitaliza con adquisición de su deuda soberana es cuestión absolutamente novedosa. Suponen alteraciones fuertes de los parámetros internacionales.

Recientemente ha visitado España Li Keqiang, viceprimer ministro del gran país asiático –reemergente, mejor que emergente, como matiza Javier Solana, dado que el gigante que representa toda una civilización fue gran potencia antes de la expansión de Occidente-. Recibido con todos los honores, el mandatario chino ha correspondido a la amabilidad de sus anfitriones. No está nada mal el anuncio de inversiones chinas en nuestro país por más de 5.000 millones de euros y aún está mejor, si cabe, el compromiso de adquisición de deuda pública española por 6.000 millones.

El gesto es muy indicativo, pero todavía más acompañado por declaraciones de confianza en nuestra economía. En medio de tantas apreturas, ¿cómo no agradecer tal inyección económica y tal apoyo político? ¿Y cómo no felicitar al gobierno por ese logro diplomático, aunque al día siguiente de nuevo padeciéramos el acoso de los mercados al hilo de los apuros de Portugal con su deuda, de la que a su vez la banca española es acreedora?

A la vista ha quedado que temas escabrosos no estaban en el guión. Cuando el viceprimer ministro de la República Popular China elogia los ajustes de España, ¿quién le mienta el déficit de su país en derechos laborales? ¿O quién le habla de derechos humanos y de los encarcelados por defenderlos, como Liu Xiaobo, Nobel de la Paz 2010? Bill Clinton reconoció hace unos días que de esas cosas no se habla con el banquero de uno.

Por lo demás, Li Keqiang, como tantos otros, es discípulo de Deng Xiaoping, quien contó a Felipe González aquello de “gato negro, gato blanco, lo importante es que cace ratones”. Era el mismo que complementaba esa versión oriental del fin de las ideologías con la teoría de que los derechos humanos son un invento de Occidente (sobre cuya aplicación en otras latitudes no había que empeñarse).

No pensaba lo mismo Zhao Ziyang, antiguo primer ministro caído en desgracia por su posición contra la represión de Tiananmen. Sus memorias –Prisionero del Estado- hacen pensar que, ante quienes cazan ratones, vendría bien recitar aquel poema del gallo rojo y el gallo negro –inolvidables versos de Chicho Sánchez Ferlosio-, sabiendo lo que los colores significan.

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Protege tu agua

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro
    Maria Pazos
    Feminismo IgualdadMaria Pazos

    Comité de apoyo

    Rosa Maria Artal
    El periscopioRosa Maria Artal

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo