Rapa Nui, moais y recortes sociales

25 abril 2012 | Categorías: Opinión | |

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón

Hace unos 1.600 años, una tribu polinesia descubrió y colonizó la isla de Pascua, a 3.700 kilómetros de Chile, sobre la que Kevin Reynolds hizo una película en 1994 titulada Rapa Nui, en la que cuenta unos hechos históricos discutibles, pero con un tema central bastante seguro: la destrucción de los inmensos y ricos bosques de la isla por parte de sus habitantes.

Al parecer, tal deforestación pudo ser consecuencia de la construcción de enormes estatuas de piedra (moáis) de hasta ochenta y cinco toneladas y once metros de altura, que llevaron a los aborígenes a emplear una cantidad ingente de árboles como rodillos para el transporte de las piedras y como palancas para su levantamiento. Los habitantes de la isla de Pascua creían ser los únicos habitantes del mundo y estar en el centro del universo (de hecho, llamaban a la isla Te pito o te henua, que significa “el ombligo del mundo”) y seguramente se sentían orgullosos de su obra: unas mil estatuas ciclópeas, de las que aún podemos admirar hoy más de seiscientas.

Árbol a árbol, talando sin cesar sus bosques, fueron quedándose sin fauna, sin flora y sin recursos. Con tal destrucción les llegó la hambruna, dada la erosión del suelo y la falta de madera, de tal forma que de 100.000 habitantes apenas llegaban después a 7.000. En Rapa Nui no quedaron bosques, animales y apenas seres humanos, pero sobre todo desapareció la identidad de un pueblo: la historia tiene de vez en cuando silenciosos agujeros negros que engullen todo lo que encuentran (en este caso, el pueblo y la cultura del pueblo de la isla de Pascua).

En otro orden de cosas, actualmente se está produciendo en nuestro país un fenómeno análogo: en aras de la reducción de la deuda y del déficit por orden de los dioses del mercado, se ofrece a la población como única salida recortar uno a uno, gota a gota, árbol a árbol, servicios básicos en educación, sanidad y otros ámbitos sociales, necesarios para hacer realidad unos derechos fundamentales, constitutivos del estado del bienestar. Como botones de muestra, reducción o congelación del sueldo y horario del profesorado, ratio alumnos/aula, personal de atención a la diversidad, refuerzo de la red privada de enseñanza en detrimento de la pública, amnistía fiscal, copagos en farmacia y atención sanitaria, rescates bancarios con el dinero de todos, congelación de pensiones o subida de las mismas por debajo del coste de la vida, precarización del contrato laboral, reducción drástica salarial y de los derechos laborales…

Una sociedad puede colapsar también por puro embrutecimiento, por simple alienación de sí misma. En la Ley de Murphy se aconseja que si se está dentro de un agujero, se deje de cavar. Por lo mismo, si un país está en crisis, económica o de cualquier otro tipo, no hay que ir segando la hierba bajo los pies, talando árboles, perpetrando recortes. La deuda pública española representa solo el 23% de la deuda nacional, el resto corresponde al endeudamiento privado, principalmente de las grandes empresas y entidades financieras. Sin embargo, el peso de las medidas gubernamentales para atajar la crisis recae fundamentalmente sobre la ciudadanía trabajadora y asalariada, así como en los millones de desempleados, disparándose la diferencia entre una minoría muy rica y los estratos sociales más crecientemente depauperados. También eso conduce al colapso de un pueblo, al marasmo de su gente.

Dice el presidente del Gobierno español y del Partido Popular, Mariano Rajoy, que “el crecimiento económico y la creación de trabajo” exigen muchos sacrificios, pero el pueblo no atisba el menor brote verde de crecimiento y de trabajo. Rajoy pide un acto de fe: el barco está en grave peligro de hundirse, pero a medio o largo plazo todo quedará solucionado. Es decir, espera que el pueblo se crea que vivirá pronto en un paraíso de exuberante vegetación y riqueza, pero que de momento debe aguantar que cada mañana vengan con la sierra mecánica a talar más árboles.

Según el historiador británico Arnold J. Toynbee, la quiebra de una civilización es producto principalmente del quebranto de lo que denomina “minoría creativa”, la cual posee una visión de una nueva sociedad, adecuada para hacer frente a las necesidades y los desafíos existentes, y que va degenerando en una “minoría dominante”, que fuerza a obedecer a la mayoría sin merecer ni justificar esa obediencia.

Pocos dudarán ya de que las soberanías nacionales están siendo suplantadas por una minoría dominante, por una oligocracia económica, financiera y especuladora, que, como en Rapa Nui, se cree el ombligo del mundo, pero en realidad depreda y saquea el mundo con violencia y destrozo. ¿Seremos capaces de destruir sus fábricas de máquinas aserradoras y hacer frente a quienes están talando nuestros bosques antes de que llegue la deforestación final?

Artículo publicado en El Periódico de Aragón.
lautopiaesposible.blogspot.com

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.
Etiquetas: , , .

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas


Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro

    Comité de apoyo

    Rosa Maria Artal
    El periscopioRosa Maria Artal
    Federico Mayor Zaragoza
    La fuerza de la palabraFederico Mayor Zaragoza

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo