Todo el dinero que existe nació en un préstamo bancario

30 octubre 2013 | Categorías: Mercados Financieros | |

Eduardo Garzón – Consejo Científico de ATTAC España

A muchas personas les cuesta creerlo, pero es verdad: todo el dinero que vemos fluyendo por nuestras economías desarrolladas tuvo su origen en un préstamo. Miremos a nuestro alrededor, pensemos en cualquier cantidad de dinero, e intentemos imaginar el camino que realizó ese dinero desde que nació hasta que llegó a nuestras manos. No importa cuán largo y sinuoso haya sido el recorrido; su nacimiento siempre tiene lugar en la concesión de un préstamo bancario. El dinero puede haber pasado de mano en mano hasta millones de veces, e incluso puede que haya vuelto al bolsillo de uno de sus antiguos dueños más de una vez, pero si logramos deshacer el trayecto en su totalidad, comprobaremos que el dinero nació en el momento en el que un banco autorizó un préstamo a una empresa, familia o administración pública. No hay otra; siempre ocurre así.

Centrémonos, por ejemplo, en una moneda de euro que tiene actualmente un panadero imaginario en su bolsillo. Esa moneda de euro la recibió cuando uno de sus clientes fue a comprar el pan en su establecimiento. Este cliente trabaja en una empresa automovilística, y esa moneda de euro la recibió cuando cobró la nómina por su trabajo. A su vez, la empresa de automóviles consiguió esa moneda de euro cuando realizó la venta de uno de sus vehículos. El comprador de ese coche pagó con dinero que había tomado prestado en un banco. Y aquí acaba la ruta. Esa moneda de euro nació en ese préstamo.

Otro ejemplo, la moneda de euro que tiene una empleada en una farmacia la recibió a través del cobro de su salario mensual. Esa moneda acabó en la caja del establecimiento porque un obrero jubilado compró allí sus medicamentos. El jubilado obtiene sus ingresos gracias a la pensión de jubilación. Esta pensión se paga con dinero de la administración, que tuvo que pedir un préstamo a un banco privado para materializar el pago.

El último ejemplo: un médico de un hospital público recibió una moneda de euro gracias al salario por su trabajo. Este salario lo pagó la administración pública correspondiente con el dinero recaudado por impuestos. Esa moneda de euro provino del pago de impuestos de sociedades de una empresa vendedora de muebles, que a su vez obtuvo esa moneda de euro mediante un préstamo que materializó con un banco. De nuevo llegamos al punto de partida: el crédito bancario.

Todo esto, que parece extraño y contraintuitivo, se puede verificar sin ningún problema cuando uno comprende cómo funciona la creación de dinero en nuestras economías modernas. Hoy día, y desde hace bastante tiempo, el dinero o es creado por los bancos privados cuando realizan préstamos, o es canalizado por estas mismas entidades financieras (a través de préstamos) cuando es creado por el banco central correspondiente. Sea como fuere, el dinero es puesto en circulación a través de préstamos bancarios. No hay otra posibilidad.

Recordemos que el banco central, que es quien crea el dinero legal,  hoy día no tiene forma de transferir dinero directamente a los agentes económicos. ¿Cómo lo va a hacer? Imaginemos que el banco central crea e imprime dinero. ¿Ahora qué? Si no tiene infraestructuras adecuadas (sucursales mediante las cuales puede contactar con los agentes económicos) ni le es permitido (por ley) canalizar ese dinero a través de algún mecanismo del sector público, es imposible que ese dinero pueda llegar directamente (y mucho menos de forma gratuita) a manos de empresas, familias o administraciones públicas. No; en la actualidad el diseño institucional prohíbe e impide que se pueda crear dinero y entregarse directamente a los agentes económicos (claro que obviamente no tendría por qué ser así; esto no es más que una decisión política). Lo único que se puede hacer, por lo tanto, es entregar ese dinero creado a los bancos privados para que a su vez lo presten a los agentes económicos correspondientes. Como estas entidades sí tienen sucursales y medios para llegar al ciudadano, podrán realizar esta labor.

Como consecuencia de este particular diseño del sistema monetario, todo el dinero que existe hoy día en circulación nació en un préstamo bancario. Un préstamo que, no debemos olvidar, viene aparejado a unos intereses que tienen que pagarse regularmente y que suponen las ganancias de las entidades bancarias. En otras palabras, el actual diseño institucional sitúa en el centro del sistema financiero a las entidades privadas de crédito para que necesariamente la creación de dinero pase por ellas y deje en sus cajas suculentos beneficios. Negocio redondo y seguro. Un privilegio que ningún otro tipo de empresa privada o colectivo disfruta en nuestras economías modernas.

Artículo publicado en La Marea.
http://eduardogarzon.net/

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Protege tu agua

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Esther Vivas
    Esther Vivas

    Comité de apoyo

    Rosa Maria Artal
    El periscopioRosa Maria Artal
    Federico Mayor Zaragoza
    La fuerza de la palabraFederico Mayor Zaragoza

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo