De partidos y plataformas, crisis de las izquierdas

7 febrero 2019 | Categorías: ATTAC España, Internacional, Opinión | |

Carlos Martínez – Consejo Científico de ATTAC España

Hay muchas expresiones y corrientes fruto de que muchas y muchos militantes y activistas se sienten defraudados tanto del socioliberalismo como del neo-leninismo, deben hacer un esfuerzo de integración y construcción de una fuerza politica que no se avergüence de ser de izquierdas, de ser realmente socialista.

La caída del muro de Berlín y la contra-revolución conservadora iniciada por Reagan y Margaret Thatcher que trajeron el neoliberalismo provocó ya a medidos de los años ochenta del siglo pasado una profunda crisis en las izquierdas, crisis de mayores proporciones a la actual, si cabe.

El capitalismo se financiarizó en Occidente y trasladó las fabricas a Oriente y al Sur. Una nueva era por cierto de la que Marx ya advirtió, la del capitalismo financiero, como síntoma de su crisis. A esta nueva renovación capitalista y su ataque contra el estado del bienestar y los salarios, las izquierdas no supieron responder e incluso mordieron el anzuelo de la globalización neoliberal. Surgió la tercera vía y el socioliberalismo con el qué muchos líderes socialdemócratas se pasan al lado capitalista y liberal.

Los partidos comunistas sufren un duro varapalo y muchos de ellos se disuelven al no comprender lo que estaba ocurriendo y no ser capaces de articular una respuesta democrática.

Ante este descabezamiento general surgen los llamados nuevos movimientos sociales y se trata de articular la respuesta desde la sociedad civil y las y los ciudadanos. Surgen los Foros Sociales mundiales y se alumbra una nueva movilización mundial. Pero todos esos movimientos muy vigorosos renuncian a la política y a hacer política. Sin embargo elaboran y mucho, investigan y denuncian el nuevo capitalismo más salvaje todavía si cabe. Los Foros Sociales logran desmontar a finales del siglo XX el mito de la globalización capitalista idílica y ponen al descubierto lo que significa un capitalismo sin freno y sin escrúpulos. Denuncian lo que estamos sufriendo y suministran ideas, proyectos y programas a la izquierda desnortada. Son simpáticos además a muchas personas pues no les piden el voto. Pero… No van más allá. El juego del poder no lo asumen, y si los movimientos transformadores no toman el poder, las derechas políticas y económicas destruyen todo, es decir, se apoderan de todo. Ahora, como se ha denunciado en multitud de ocasiones al capitalismo le sobra la democracia.

Es también el germen de la anti-politica cuando sin embargo, muchos de ellos, y ATTAC a la cabeza, habían llamado a reapropiarse de la política por parte de la ciudadanía.

La tarea es sacar conclusiones correctas de todo aquello y sus fracasos, pero sobre todo de sus aciertos. La anti política ha resultado ser mala y en lugar de buscar y propiciar una profunda renovación de los aparatos políticos corruptos y sin ideas, para las propias “izquierdas oficiales alternativas” la solución ha sido mutar en cientos de plataformas y luego con la ficción de los “movimientos sociales” crear nuevos partidos o supuestas candidaturas unitarias en base a plataformas cuyas integrantes a su vez lo son también del partido o partidos de la convergencia o alianza de turno. Se ha tratado de sustituir lo viejo y vendido, por sucedáneos. A su vez partidos y sindicatos “viejos” no han sabido responder a los nuevos retos excepto en casos muy contados y desde luego no en el estado español, salvando por supuesto al movimiento feminista que si está en pie.

Por eso el fracaso de los nuevos aparatos, pues al final repiten el esquema de los viejos, con lo que defraudan y encima sus plataformas continúan sembrando la anti-política, lo cual tan solo beneficia a las derechas y a las multinacionales y bancos, que son los que mandan. Lo paradójico es que a pesar de que parezca de que critico a todos los movimientos ciudadanos, no lo hago, pues algunos de ellos como la PAH o las y los pensionistas y mujeres son caso aparte e imprescindibles.

Curiosamente en estos días es la lucha del colectivo del taxi es de los pocos sectores laborales, que está denunciando el nuevo capitalismo que viene, pues saben que su enemigo son poderosas multinacionales y ricos sin escrúpulos que desean acabar con sectores regulados al objeto de amasar más fortuna y evadir impuestos y tasas encima con la complicidad de instituciones políticas liberales. Por eso los medios de comunicación empresarial y derechista lo atacan tanto.

¿La solución? No engañar. No renunciar a ideas de cambio social y reparto de la riqueza. Saber y decir que hay ricos y pobres, explotadores y explotados, clase trabajadora que hoy ha evolucionado pero sigue existiendo corregida y aumentada, por cierto con menos derechos que hace cuarenta años, y que es precisamente la anti política y la destrucción paulatina del estado social, lo que está trayendo la extrema derecha y un capitalismo cada vez más violento y cruel.

Por eso la clase trabajadora necesita recuperar sus partidos y necesita el socialismo como instrumento de trasformación social y de avance desde la justicia social hacía el reparto de la riqueza.

Es cierto que hay muchas expresiones y corrientes fruto de que muchas y muchos militantes y activistas se sienten defraudados tanto del socioliberalismo como del populismo o el neo-leninismo, pero cierto también que todas estas corrientes, deben hacer un esfuerzo de integración y construcción de una fuerza politica que no se avergüence de ser de izquierdas, de ser realmente socialista, de ser parte del mundo del trabajo o del no empleo, pero con un instrumento político común. En el fondo estamos dando vueltas a la hoya para no entender o construir lo que Pablo Iglesias, Jean Jaures o Rosa Luxemburgo ya enunciaron y pusieron en práctica hace más de 120 años, que por cierto es la solución para enfrentarnos con éxito a una sociedad cada vez más injusta, desigual y violenta que el capitalismo nos construye sin oposición.

Seamos claros, hay capitalistas que desean imponer su ley del máximo beneficio y hay fuerzas políticas de la extrema derecha y la derecha que colaboran con los ricos para limitar y minimizar la ya muy devaluada democracia liberal que sufrimos y a eso hay que enfrentarse con eficacia y organización.

Carlos Martínez es politólogo y secretario general del PSlF

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Protege tu agua

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro
    Maria Pazos
    Feminismo IgualdadMaria Pazos

    Comité de apoyo

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo