Detrás de las pensiones, detrás del trabajo. Sobre el libro de Bernard Friot, “Le travail, enjeu des retraites”.

4 junio 2019 | Categorías: General | |

Jean-Marie Harribey *  Les possibles num 20, Consejo Científico de ATTAC Francia

Cada uno de los libros de Bernard Friot es una oportunidad para reflexionar sobre cuestiones cruciales para entender la situación en la que el capitalismo contemporáneo hunde a los trabajadores. He estado debatiendo con él durante más de 20 años. Nuestros caminos se han cruzado porque hemos intentado, cada uno por su cuenta y como muchos otros, analizar el lugar de trabajo y los derechos sociales en un sistema en crisis. Por mi parte, al principio como parte de una reflexión sobre la sostenibilidad social y ecológica, y luego precisamente a causa de la crisis capitalista, formulé una concepción del trabajo productivo en la esfera monetaria no mercantil, en contra de la visión liberal pero también en contra de la visión marxista tradicional. Por su parte, Bernard Friot, basándose en su conocimiento de la historia social, ha reformulado el significado general de las cotizaciones a la seguridad social para hacer de ellas la piedra angular de una transformación comunista de la sociedad.

 

Resumen Ejecutivo

 

1. La jubilación

2. Validación social

3. Salario vitalicio

4. La contribución social

5. La moneda

6. El uso de los conceptos marxianos

7. La rudeza de la discusión

 

La discusión se centró en el tema de las pensiones, en línea con las numerosas “reformas” del sistema de pensiones llevadas a cabo por los sucesivos gobiernos, contra las cuales los movimientos sociales se han roto los dientes.

 

Los libros de Bernard Friot (BF), así como los encuentros durante los seminarios, fueron la oportunidad de iniciar y profundizar aún más la discusión. Su último libro Le travail, enjeu des retraites (La Dispute, 2019) recoge la mayor parte de su obra anterior, pero lleva su lógica a un nivel superior. No tendría ningún comentario nuevo que hacer en comparación con los que había hecho anteriormente[1] si este reciente libro no comenzara con una introducción muy larga de 55 páginas (más de un cuarto del libro), titulada “Invitación a un viaje”, en la que BF marca su diferencia con las críticas que se le han hecho, al mismo tiempo que denuncia la “complicidad” de quienes (nosotros) nombra como “opositores” de los “reformadores” neoliberales, opositores que considera responsables del fracaso de los movimientos sociales frente a las sucesivas reformas del sistema de pensiones. [2]

 

Como no puedo repetir las observaciones hechas muchas veces de una manera nueva, sólo intentaré hacer un inventario de los puntos de desacuerdo como una revisión.

 

1. La jubilación

 

Comencemos con eso, ya que la naturaleza del retiro fue el detonante de la discusión. La tesis de BF es que los jubilados “trabajan”, que producen riqueza y por lo tanto -y este es el punto clave- el valor de la pensión que reciben: “El dinero distribuido a los jubilados no corresponde a una parte de la riqueza creada por los trabajadores, sino a la riqueza creada por los propios jubilados. » (p. 175). De ello se deduce que, según él, no hay transferencia de valor del activo al inactivo, y que hablar de transferencia social y solidaridad intergeneracional es casarse y reforzar, aún según él, las tesis del oponente. Por extensión del razonamiento, ya que rechaza “la existencia de adultos improductivos” (p. 213), BF argumenta que los padres (y también, al parecer, los “jóvenes”, p. 195) producen el valor de los subsidios familiares que reciben, y que los desempleados producen el valor de su subsidio de desempleo. No hay pruebas que apoyen estas afirmaciones. Constituyen una propuesta cuya premisa es: un derecho (a una pensión, un salario, un subsidio…) crea el valor monetario que satisface ese derecho. BF se defiende escribiendo: “Preguntar a los jubilados qué hacen para decidir si están trabajando o no es una pregunta loca y ciega. Alienado porque naturaliza la práctica capitalista del trabajo al despolitizar la base de todo el trabajo; ciego a lo que afortunadamente ha sido construido por la conquista de los salarios para la cualificación personal en términos de la distancia entre la medición de la actividad y la cualificación. » (p. 32-33). Y rechaza sin vacilar dos preguntas. Uno (p. 32), un poco irónico, fue preguntado por Michel Husson: “¿Qué produzco como valor cuando paso mi día de retiro escuchando Les Chaussettes noires? “La otra, que le he preguntado varias veces: ¿qué produce el anciano que está postrado y sin autonomía, y qué produce el joven desde el día en que cumple dieciocho años, simplemente porque tiene dieciocho años y se le concede a priori un primer nivel de cualificación? Repite la pregunta “¿qué trabajo hacen los jubilados frágiles, los jubilados postrados en cama a los que seguimos pagando una pensión? “(p. 173) y responde: “Cuando la calificación personal se convierte en un fundamento de la ciudadanía, una pregunta así, marcada hoy por el sentido común, hará estremecer a la gente. Asignar una calificación significa afirmar la irrevocabilidad de la ciudadanía, una ciudadanía que se enriquece con el atributo universal de una calificación: ¿se elimina el derecho al voto de los moribundos? » (p. 173). Estamos bien en la concesión de un derecho, y es inmenso, pero es un derecho, no una producción.

 

Pero, más allá de estos casos concretos, que tienen un gran interés en permitir la aplicación del criterio de falsificación y, por tanto, la invalidación de la tesis de BF, es necesario examinar qué es lo que BF pone detrás de la jubilación del jubilado: esta última entra en la felicidad, la “felicidad” (p. 83) de ser liberado de la esclavitud al capital, y por lo tanto produce un valor que no está sujeto a la lógica del beneficio. La distinción fundadora de la economía política y su crítica de Marx entre valor de uso y valor desapareció entonces en BF. Sin embargo, esta distinción es la base de la crítica a las materias primas y de la acumulación de capital. No es de extrañar que la teoría neoclásica dominante en economía la haya evacuado totalmente, reduciendo la riqueza (todos los valores de uso) a valor, que a su vez se reduce, según el dogma neoclásico, al valor monetario de mercado.

 

2. Validación social

 

Está claro que BF entendió muy bien que lo que subyace a una teoría del trabajo productivo es la necesidad de validación social. Desde los años 90, he desarrollado la idea de que hay dos maneras de validar el trabajo en el capitalismo concreto[3]. La primera es el hecho de que el mercado asegura el famoso “salto peligroso de la mercancía”[4], según la metáfora de Marx, siendo la venta de la mercancía una prueba insegura de antemano. Y completé esto demostrando que la validación social permite pasar del trabajo al valor monetario[5]. El segundo método de validación, impuesto por el equilibrio social de poder en la sociedad, es la decisión política de hacer producir servicios no mercantiles pero que se evalúan en términos monetarios. Aunque BF ha asumido la idea de que los trabajadores de la esfera monetaria no mercantil son productores de valor, rechaza la razón que di para ello.

 

Sobre el mercado, BF me responde: “Estamos, pues, en medio de un fetichismo al hablar, como hace Jean-Marie Harribey, de “validación social por el mercado”…. ya que precisamente la violencia social de la validación capitalista se esconde tras la supuesta validación por parte de los compradores” (p. 35). Si tuviera que defender la tesis de la validación por parte de los compradores individuales, sería un error. Apoyo la idea de que el mercado no es la suma de compradores, sino que es una institución social y que, además, BF confunde el mercado con el capitalismo y que, por lo tanto, puede tirar por la borda la metáfora del “salto peligroso” de la mercancía. Se necesita un salto peligroso para transformar el valor añadido en dinero en efectivo. Por consiguiente, se produce una interpretación errónea adicional de BF: “el trabajo validado para producir en la agroindustria no es validado por los compradores finales de alimentos, sin poder sobre los productos, sino por los propietarios, directa o indirectamente, de los medios de producción y distribución que decidirán sobre la producción de alimentos en todos los niveles de la cadena de acuerdo con el aumento de su capital. » (p. 35). BF confunde las opciones de producción, que son realmente tomadas por los propietarios del capital, con la validación de estas opciones, que no entienden, porque ningún capitalista y ninguna sede del capital puede asegurar a priori el éxito del “salto peligroso”. La validación del trabajo dedicado a la producción de bienes no tiene lugar ex ante en relación con la inversión, la contratación y la producción, sino ex post.

 

En cuanto a la validación del trabajo en el ámbito monetario no mercantil, BF me acusa de “fetichismo hacia el Estado” (p. 36). Y se opone “al trabajo de los funcionarios que organizan la transferencia del transporte de mercancías por ferrocarril a las carreteras o la adjudicación de concesiones de autopistas” (p. 36). Pero la cuestión no es si el Estado está haciendo lo correcto privatizando carreteras y aeropuertos. Estas privatizaciones son un azote. El tema es saber por qué mecanismo social el trabajo de los profesores en las escuelas es productivo y de valor, así como el de las enfermeras y otros cuidadores en los hospitales o el de los bibliotecarios en las bibliotecas públicas. Mi respuesta es: este mecanismo social es la decisión política, tanto a nivel nacional como local, de enseñar a los niños a leer, a cuidar a los enfermos, etc. Por lo tanto, la validación, por diferencia con las mercancías, se produce aquí ex ante. Por cierto, no depende de si el profesor está aprendiendo a leer bien o si los cuidadores están cuidando bien. Esta validación política tampoco depende de “la lógica de la rentabilidad capitalista” (p. 36) ya que, precisamente, el BF no deja de decir, con razón, que los funcionarios escapan a esta lógica. Además, los ejemplos que toma de corte de césped por un individuo en su casa o por un funcionario municipal o un empleado de Veolia (p. 33-34) deberían sugerir que se trata de tres casos diferentes. La cortadora de césped dominical produce para sí misma (es decir, sin validación social) un valor de uso simple; el funcionario municipal que mantiene los espacios verdes colectivos produce un valor económico para la comunidad; el empleado de Veolia produce un valor económico para la capital. Los dos últimos casos resultarán en la integración del valor en el PIB, no en el primero. [6]

 

Entonces, ¿la crítica de BF hacia mí no derriba una puerta abierta? “Las categorías fetichistas de mercado y poder público que Jean-Marie Harribey utiliza para definir la validación social son tanto más peligrosas cuanto que las utiliza para demostrar que, puesto que la actividad de los pensionistas no está validada por el mercado ni por el poder público, no funcionan. ¡CQFD! En realidad, la validación social del trabajo depende de las contradicciones de la práctica del valor económico, no es una cuestión de mercado o de poder público, sino de lucha de clases, y el valor debe ser calificado: capitalista o comunista. » (p. 36). En primer lugar, no identifico la validación social con el mercado o la autoridad pública, lo que no tendría sentido. Yo defino la validación social, como Marx, por el proceso de abstracción realizado en el mercado, el proceso que hace que se ejecute el “salto peligroso”. Y he repetido muy a menudo que el proceso de validación social por decisión política permite un salto seguro desde el trabajo que produce servicios no mercantiles. En segundo lugar, es sorprendente que BF niegue el papel del mercado, refiriéndose a Marx, quien ha dicho constantemente que el mercado era el paso obligatorio de los bienes: “La igualdad de las obras que difieren totalmente entre sí sólo puede consistir en una abstracción de su desigualdad real, en la reducción a su carácter común del gasto de la fuerza humana, del trabajo humano en general, y es sólo el intercambio el que opera esta reducción al poner en pie de igualdad los productos de las obras más diversas. » [7]

 

Tercero, si hay una tensión permanente para trazar la línea entre las esferas comercial y no comercial, es porque refleja el momento de la lucha de clases. Pero describir el valor del binario capitalista o comunista tal vez no sea muy dialéctico.

 

Al desafiar mi tesis de la dualidad de la validación social en el capitalismo contemporáneo y la de la solidaridad intergeneracional, la BF las llama “ideas reaccionarias y fetichistas” (p. 27 y 35), pero no tiene ninguna tesis alternativa, excepto la de la calificación, que veremos que plantea más preguntas de las que resuelve.

 

3. Salario vitalicio

 

Hay que reconocer a Bernard Friot y al asalariado de la Red que él dirige para haber inventado una expresión que sólo puede atraer simpatía. ¿Quién, dentro del movimiento social en su conjunto, podría oponerse a la idea de “continuar” recibiendo una pensión hasta el nivel del salario anterior, con la excepción de los salarios muy altos, que son más una cuestión de cobrar pensiones que de salarios? El problema surge cuando queremos establecer la relación entre el trabajo productivo, las cualificaciones y los salarios.

 

Bernard Friot utiliza alternativamente dos tesis que, además de su debilidad teórica individual, son incompatibles entre sí. Ya se ha dicho que el día en que el joven apaga sus dieciocho velas y recibe un salario, el pago de ese salario no puede significar en sí mismo que se vuelva productivo del valor que recibe. ¿Se trataría de sancionar la calificación que ya tiene (puede leer y escribir e incluso resolver una ecuación de segundo grado)? Esto es posible, pero no resultaría en una producción. Veamos el caso general del empleado activo para tratar de ver la situación claramente. En muchas ocasiones, BF explica que es la cualificación profesional de la persona la que determina que es productiva de valor económico, el hecho de que esté en “actividad” o en jubilación no cambia nada en el caso. Pero, ¿qué atribuye esta calificación, qué la instituyó, qué la atestigua? ¡Ese es el salario! Entonces entramos en un razonamiento circular: la calificación y calificación de los institutos salariales es la construcción (“abstracción”, p. 39) sobre la que se construye o “descansa” el salario (p. 113), sobre la que aprendemos que es una “institución anticapitalista” (p. 39), una página más que el recordatorio de que “la remuneración capitalista (¡no el salario!, JMH), como muestra Marx, es el precio de la fuerza de trabajo” (p. 38). 8] Del mismo modo, los salarios “reconocen” el trabajo (p. 195), pero como todo es a priori trabajo según él, ¿hay necesidad de “reconocimiento”? Y encontramos las pensiones: “Lo mismo sucede con los jubilados: si se les paga con un salario continuo, es porque trabajan” (p. 172, subrayado por mí, JMH). El “es que ellos” indica un nexo causal: así, según BF, es el pago del salario lo que constituye la validación social del trabajo del empleado, y la pensión valida el trabajo de los jubilados. 9] Sin embargo, la idea de la necesaria validación social que se encuentra en la obra de Marx (el “salto peligroso”) se refiere al trabajo concreto que ha producido objetos, para que se conviertan en mercancías vendidas. Validación es el otro nombre para la abstracción de trabajo. Pero los jubilados no tienen que tener el fruto de su actividad validada socialmente, y no lo es porque su actividad es libre por definición; en consecuencia, es una fuente de riqueza para ellos y para la comunidad, pero no es valiosa.

 

Se observa que BF contradice en el último pasaje citado lo que había escrito unas pocas líneas antes: “Estadísticamente, los pensionistas están clasificados como inactivos. Pero esta posición contradice la importancia y la naturaleza del lugar que los pensionistas han ocupado en las sociedades. “(p. 170, subrayado por mí, JMH). Luego dejamos el campo conceptual del trabajo por el de la contingencia histórica, mientras que se nos dijo que el concepto de trabajo de los jubilados no estaba definido por las actividades que realizaban o las cosas que hacían.

 

Se podría pensar que la calificación, en el sentido literal, es para la FB de carácter cualitativo. Supongamos por un momento que es una expresión de la calidad de la persona, desprendida de la posición que ocupa, como sostiene. Pero, ¿cómo puede ser la calificación una unidad de medida de la riqueza creada por los individuos (p. 178 y 179, ver también p. 33)? ¿Pasaría de un estatus cualitativo a uno cuantitativo? ¿Y cómo “muestran las pensiones la fertilidad de una creación monetaria que anticipa el producto del trabajo evaluando las cualificaciones personales y no las mercancías” (p. 179)? Estamos confundidos: fueron los salarios los que evaluaron las calificaciones, ahora es la creación de dinero, y aún más sorprendente: “Las pensiones anticipan el valor atribuido a esta riqueza no comercial[producida por los pensionistas], pero el dinero que representan es creado por los bancos comerciales con ocasión del precio anticipado de las materias primas solamente. » (p. 175). Echemos un vistazo a la situación: los bancos anticipan los precios, las pensiones anticipan la riqueza, y las pensiones son un salario continuo que evalúa por sí mismo la cualificación del jubilado, la cualificación que mide el salario y la pensión. Estamos perdidos: ¿representan las pensiones lo que los jubilados han creado o anticipan lo que crearán?

 

El giro de BF debilita su teorización y, como es lógico, se ve obligado a confirmar que el estatus político del productor que ve está vinculado a la institución de tres derechos: un derecho a una carrera “salarial” a partir de los 18 años, un derecho a participar en la decisión de lo que se produce gracias a la propiedad consuetudinaria, un derecho a gestionar los fondos de contribución económica[10]. Por lo tanto, parece que la tesis de BF está enteramente en el registro normativo, que nunca he tratado y todavía no juzgo, pero no en el registro positivo.

 

 

4. La contribución social

 

Durante mucho tiempo he defendido la ampliación de la base de las cotizaciones a la seguridad social, que ahora se limita a la remuneración bruta, pero que podría ampliarse, si no a todo el valor añadido neto, al menos al valor añadido neto menos la inversión neta. El argumento principal es el siguiente: hay que elegir entre un cambio en los precios relativos que beneficie a los sectores más intensivos en capital (cuando la tasa de contribución se incrementa sobre una base invariable) y un cambio en los precios relativos que beneficie a los sectores menos intensivos en capital (cuando la base se expande)[11]. ¿Qué dice BF sobre esto? Cosas contradictorias. “Su[salario vitalicio] se paga mediante un plan de pensiones unificado financiado por una única contribución interprofesional basada en el valor añadido. “(p. 57, subrayado por mí, JMH, ver también p. 158)[12]. Continúa desarrollando el mismo argumento que he resumido anteriormente: “Pasar de la base del’coste salarial’ a la base del’valor añadido’ es importante por dos razones. Por una parte, las considerables diferencias en el peso de la masa salarial en el valor añadido según las empresas implican que la socialización del valor de las cotizaciones pesa más sobre las empresas laborales [...] Por otra parte, una contribución basada en la masa salarial acentúa aún más la tendencia hacia la eliminación relativa de la mano de obra viva característica de la productividad capitalista. » (p. 59-60). Por consiguiente, niega por completo lo anterior: “Abogar, en ausencia de un aumento del tipo de cotización, por gravar los productos financieros, por cambiar la base de cotización o por ajustar su tipo para animar a los empresarios a comportarse de manera virtuosa en el empleo es consentir tácitamente el argumento de que las cotizaciones a la seguridad social son enemigas del empleo[...] y debilitar el vínculo con la cualificación de la financiación de la seguridad social parcialmente gravada, puesto que su base dejaría de ser la única masa salarial”[1]. Significa identificar la protección con un ingreso y no con un salario. “(p. 142, ver también p. 163).

 

¿Qué podemos decir frente a esta inversión? En primer lugar, la base actual es el único salario bruto, es decir, excluyendo las cotizaciones patronales, lo que ya es significativo para el significado ideológico de la división semántica entre las llamadas cotizaciones de los empleados y las de los demás, como si no fueran los trabajadores los que lo pagaran todo, ya que ellos lo producen todo. 13] En segundo lugar, la ampliación de la base de cotización no equivale a gravarla si se aplica el mismo tipo de cotización a toda la base que decidiríamos ampliar, es decir, en la fase primaria de la formación de la renta. Por lo tanto, no hay automatismo entre la institución de un sistema de seguridad social y su método de financiación. En cada etapa de la producción y de la distribución del valor añadido, está en juego el equilibrio de poder.

 

También en el tema de las cotizaciones sociales, es curioso que BF retome la idea de que las cotizaciones a la seguridad social pagadas por los funcionarios son sólo “un mero juego de escritura que no alimenta ningún dinero en efectivo” (p. 30, ver también p. 209). Si así fuera, no habría otra conclusión que la de decir que los empleados privados pagan por sí solos las cotizaciones de los funcionarios jubilados y, mientras tanto, los salarios de los funcionarios en activo, ya que todos estos elementos están incluidos, según BF, en el precio de los bienes. Esto no es un buen presagio para entender que los funcionarios públicos que enseñan o se preocupan son valiosos! [14]

 

5. La moneda

 

Este es un punto que podría ser decisivo para sacar conclusiones de todo este debate. Suponiendo que las pensiones de jubilación no representan una transferencia de valor de los activos a los jubilados, ¿cómo debe interpretarse el pago de las cotizaciones que se utilizan inmediatamente para pagar las pensiones? BF imagina una distinción entre flujos de valores y flujos de moneda. No hay ningún valor que vaya de los trabajadores a los jubilados, pero hay un flujo de dinero. ¡Eso es demasiado fuerte! Pero no tiene sentido. En un intento de mantenerlo todo unido, BF argumenta que el precio de las mercancías incluye las cotizaciones a la seguridad social y los impuestos que “financiarán” lo que producen los jubilados, los cuidadores, los profesores y todos los funcionarios públicos. En otras palabras, se está destruyendo a sí misma lo que cree que apoya en otras partes, es decir, que la producción no comercial se añade a la producción comercial. O bien el PIB no de mercado se incluye en el PIB de mercado o bien se añade uno al otro, pero no podemos tener ambos discursos al mismo tiempo. 15] Digo “lo que él cree que apoya” porque, en realidad, no entiende la tesis del trabajo productivo en la esfera monetaria no mercantil. En efecto, me atribuye esto: “Jean-Marie Harribey ha demostrado claramente que los impuestos que financian los salarios de los funcionarios se aplican ciertamente a los ingresos generados durante su empleo, pero que corresponden al valor atribuido al trabajo de los funcionarios, que se añade al valor atribuido al trabajo de otros trabajadores: aquí también estos supuestos impuestos[obligatorios] son suplementos[obligatorios]” (p. 177, énfasis añadido por mí, JMH). Aparte del hecho de que he nombrado los famosos impuestos como suplementos obligatorios, todo está mal en lo que informa BF.

 

En primer lugar, los impuestos y las cotizaciones sociales no se recaudan únicamente sobre los ingresos generados en la producción capitalista (sobre lo que BF denomina “puestos de trabajo”), sino que se recaudan sobre todos los ingresos, es decir, sobre el producto interno neto total y no sólo sobre el producto interno neto del mercado.

 

En segundo lugar, el valor no se “atribuye”, en el sentido de “adjudicar”, a los funcionarios públicos y a todo el servicio público. Creo que este valor es el que han creado. No estamos aquí en términos de distribución del ingreso, estamos aquí en términos de producción. Lo que hay que distinguir es la operación de producción por parte de los cuidadores y la operación de redistribución cuando un paciente llega al hospital. De lo contrario, existe el riesgo de creer que la cotización al seguro de enfermedad paga el trabajo del cuidador y del paciente. Sin embargo, BF no escucha lo que le dije en 2018 en mi informe sobre el libro Vaincre Macron[16] : “Los cuidadores en los hospitales y los profesores no son remunerados por la redistribución, su salario es de naturaleza primaria, es decir, generado por su trabajo; por otro lado, el servicio recibido por los pacientes o el servicio prestado a los alumnos y estudiantes está cubierto por el registro de redistribución. »

 

En tercer lugar, y esto demuestra hasta qué punto BF echa de menos la emisión monetaria, los impuestos y las contribuciones no “financian” la producción monetaria no de mercado (y, por lo tanto, los salarios de los funcionarios), sino que la pagan colectivamente. Aquí se hace la ingeniosa distinción de Keynes entre la financiación ex ante de la producción y el pago ex post. Esta distinción también permite establecer un puente entre Marx y Keynes y deshacerse de la creencia neoclásica (que se remonta a Jean-Baptiste Say), asumida en su forma actual por BF: “toda la inversión se financia con la producción actual” (p. 158). Esta afirmación puede ser cierta a nivel de empresa y, por lo tanto, microeconómica, pero es falsa a nivel macroeconómico: cualquier acumulación, cualquier desarrollo económico, ya sea capitalista o socialista o ecológico, no cambia nada, requiere una inversión macroeconómica neta y, por lo tanto, una creación de dinero. Como Marx había entendido muy bien, si no formulado, Marx, la “realización” de la producción y el plusvalor (es decir, la transformación de bienes en moneda) presupone un suplemento de moneda en comparación con lo que los capitalistas en su conjunto inyectaron para financiar su producción ex ante[17]. La razón es puramente lógica: los capitalistas en su conjunto no podrían recuperar una cantidad A’ mayor que A que la que han propuesto si el crédito bancario (es decir, la creación de dinero, independientemente de que sea hecho por bancos privados o públicos) no anticipara la formación del plusvalor. Esto es devastador para todas las variantes de la idea de un pre-fondo, que sería necesario para la inversión, y que han estado funcionando durante más de dos siglos.

 

No estoy en condiciones de decir lo que BF piensa de la investigación contemporánea heterodoxa contemporánea realizada en un marco marxista o poskeynesiano sobre el dinero, en relación con la financiación del sistema productivo y, en consecuencia, con la organización del trabajo, pero sigue sin tenerla en cuenta. 18] De ahí una teorización con una base en última instancia, involuntariamente muy ortodoxa, sobre la contribución económica para “financiar” la inversión neta que no tiene sentido a nivel macroeconómico.

 

Contrariamente a lo que afirma regularmente BF, la producción de bienes no crea dinero: “Por supuesto, es la producción de bienes la que genera la moneda de las pensiones, como cualquier otra moneda”[19] y también “como el dinero sólo se crea con ocasión del precio atribuido a los bienes de las empresas capitalistas (a través de las expectativas de este precio por los bancos que prestan a estas empresas)” (p. 178)[20]. Sin embargo, el dinero -pero no el valor- es necesariamente creado por las instituciones bancarias (independientemente de que sean privadas o públicas, o de que cobren una tasa de interés o no). Esta creación se realiza para lanzar un proceso de producción, por lo que no resulta de él. El dinero no se crea “por la mediación de la mercancía” (p. 85, subrayado por mí, JMH) sino para poder realizar el valor monetario de la mercancía. Por lo tanto, es un error de hecho decir: “el dinero sólo se crea con ocasión del precio atribuido a los bienes de las empresas capitalistas” (p. 178). Este error conduce a otro error implícito: el de no ver que anticiparse a las crecientes necesidades sociales requeriría la creación de dinero para satisfacerlas. Los redactores y redactores de los tratados europeos que prohíben la financiación monetaria de las inversiones públicas por el banco central lo han entendido bien.

 

BF sostiene que, en la posguerra, las cotizaciones a la seguridad social financiaron la construcción de infraestructuras sanitarias (p. 37). Pero, para apoyar esta afirmación, hay que tener en cuenta que es el período en el que el Tesoro utiliza los anticipos del banco central para financiar, desde el punto de vista macroeconómico, la (re)construcción. La abolición del crédito y su sustitución por subvenciones no reembolsables de los fondos de inversión sería una ilusión. En efecto, si a principios de año las empresas reciben subvenciones para invertir y producir, y si a finales de año pagan contribuciones económicas, éstas equivalen a reembolsos, posiblemente superiores a las subvenciones recibidas gracias a la generación de riqueza adicional, que sería una forma de interés. Las palabras cambiaron, pero la realidad siguió siendo la misma.

 

6. El uso de los conceptos marxianos

 

En muchas ocasiones, Bernard Friot afirma ser de Marx y tiene la intención de dar plena medida a sus conceptos para construir una sociedad comunista. Todo el mundo sabe que los escritos de Marx están abiertos a múltiples y a veces contradictorias interpretaciones. Y BF tiene todo el derecho a entregar los suyos propios. Sin embargo, hay al menos algunas anclas sólidas en Marx y no podemos decir todo y lo contrario de todo sobre él. Aquí abordaré dos cuestiones conceptuales que son problemáticas en la tesis de BF.

 

En la crítica a causa de la economía política que está emprendiendo, después de que sus predecesores Smith y Ricardo forjaron un bosquejo de la teoría del valor, Marx se aleja de la teoría del valor ricardiana basada en el trabajo incrustado (tesis sustancialista) para introducir dos nuevos conceptos. En primer lugar, distingue entre trabajo y fuerza de trabajo[21], es su primer golpe de genio. De ello se deduce que hablar del valor del trabajo no tiene sentido, y que el valor de la mano de obra es menor que el valor que produce (la diferencia es el valor añadido). Hasta entonces, las cosas son sencillas y no insulto a BF ignorándolas. Entonces Marx tiene un segundo golpe de genio: ¿qué pasa en la realización del “flip-flop”? Ocurre que el mercado, en su versión capitalista, eliminará las características concretas de todo el trabajo realizado en el marco de una división del trabajo cada vez más avanzada, haciéndolo así indistinto, es decir, independientemente de sus características individuales, de las que a todos los capitalistas no les importa un bledo, siempre que el valor monetario de los bienes esté dentro de su escarcello. Pero aún queda un enigma por resolver: ¿a través de qué mecanismo se produce esta abstracción? El tercer golpe de genialidad: el requisito de un estándar de rentabilidad y el movimiento de capital tienden a establecer un estándar de tasa de ganancia promedio aplicado al capital con una estructura diferente entre capital constante y variable. 22] Este es el mecanismo de la llamada abstracción de la obra. ¿Dónde y cuándo tiene lugar esta abstracción? En el mercado. En otras palabras, BF se equivoca al ubicar el trabajo abstracto cuando los trabajadores realizan un trabajo concreto en nombre del capital. “Esta falta de control del trabajo[por parte del trabajador] se aplica a ambas dimensiones de este último: el trabajo concreto, el valor de uso que produce, las condiciones de su ejercicio; y el trabajo abstracto, la producción de valor económico y, por lo tanto, la elección de las inversiones, los lugares de producción, los proveedores y los clientes, la creación y supresión de empleo, los salarios. » (p. 13). Los trabajos realizados son siempre concretos, pierden este carácter no en el acto de producción, por una especie de voluntad deliberada a priori del capital, sino que lo pierden durante el paso, el salto, entre la cadena de producción y la de circulación del capital. Ciertamente, la sanción del mercado tendrá consecuencias a cambio de una nueva asignación de capital, de una nueva organización del trabajo (¡concreta!), a la espera de…. la siguiente abstracción, pero estos dos momentos no pueden ser confundidos, bajo pena de disolver el concepto de obra abstracta o de revertirlo completamente: “Es la obra abstracta la que determina el trabajo concreto colocándolo en la lógica del valor” (p. 42, subrayado por mí, JMH). Permítanme que vuelva a referirme al informe que hice de Vaincre Macron en 2018, en el que escribía: “El capitalismo implica trabajo abstracto, pero lo contrario no es cierto”. Y tienes que tomar el verbo “involucrar” en un sentido lógico.

 

Todo el razonamiento de BF sobre lo que llama la “dictadura del valor del trabajo” (por ejemplo, pág. 169) es confuso. En primer lugar, pero esto es un detalle, sólo el guión en valor-trabajo permite distinguir sin ambigüedades entre la teoría económica del valor-trabajo y la noción filosófica de valor-trabajo, y BF nunca lo expresa (por ejemplo, p. 78). Pero, sobre todo, el BF actuó como si la idea de que la producción emanaba del trabajo pudiera atribuirse al capital y a sus ideólogos. Ciertamente, entendemos lo que significa BF: los capitalistas saben que siempre deben exigir más de la fuerza laboral para acumular capital. Pero esta no es la dictadura del valor del trabajo, es la dictadura del beneficio. Y BF se equivoca de nuevo al afirmar: “Recuerdo que la mercancía es un producto del trabajo realizado bajo el yugo del valor de la mano de obra” (p. 194, nota 5). El yugo es el requisito del beneficio que canaliza el valor del trabajo hacia el capital. Si nos equivocamos en este punto, ¿qué quedaría para que un modo de producción libre de la lógica del beneficio construyera un sistema de precios coherente, integrando todos los costes, individuales y sociales? El tiempo de trabajo socialmente necesario no sólo puede ser un instrumento de medición en el capitalismo. Esta cuestión tan compleja es totalmente ignorada o incluso negada por BF. Sin valor laboral (en el sentido de Marx, integrando la validación social, y no en el sentido de Ricardo), BF sólo tiene la calificación que le queda, que hemos visto no puede ser una unidad de medida. La paradoja, si no la contradicción, es que, para el FB, el valor puede no ser exclusivamente capitalista, mientras que niega el valor del trabajo más allá del capitalismo. ¿Qué sería eso? Habría el valor medido por la calificación! ¡Y éste por el salario! Realmente volvimos al razonamiento circular de Adam Smith[23].

 

Mientras que Marx dedicó mucho tiempo al principio de El Capital a distinguir entre las relaciones de mercado y las relaciones capitalistas, siendo este último un caso histórico particular, BF afirma una definición de mercancía en contradicción con Marx: “Una mercancía no es un objeto producido para la venta, como una definición común que confunde la transacción monetaria y la mercancía quiere: un campesino que vende sus tomates al mercado no vende mercancía, como tampoco lo hace un médico convencional del sector 1 que cobra por su consulta. “Todo es falso en esta cita: 1) por definición, una mercancía se produce para la venta; 2) una transacción monetaria y una mercancía no pueden ser confundidas porque la mercancía es el objeto de la bolsa y la transacción es esa bolsa; 3) el tomate vendido por el agricultor de BF es una mercancía, pero la producción que él hizo tuvo lugar en el contexto de simples relaciones de mercado y no en el contexto de relaciones sociales capitalistas con el trabajo asalariado.

 

7. La rudeza de la discusión

 

Como dije al principio de este texto, Bernard Friot, en su larga introducción, hace una fuerte crítica a los “opositores” de los “reformadores” liberales. En el primer plano de estos “opositores”, una especie de trío infernal de idiotas útiles, con, por orden de responsabilidad, el desastre social ante las reformas: Harribey (difundo una idea “reaccionaria”, p. 27), Khalfa y Husson. Somos culpables, entre otras cosas, de estar a favor de reducir el tiempo de trabajo, de argumentar supuestamente a nivel de la distribución de la renta y no al nivel requerido, el de producir esta renta (aquí, sonrío….). Lo curioso del caso es que, en su respuesta a Khalfa[24], BF dice: “No es mi propósito desarmar las movilizaciones (¿con qué milagro idealista?), es la ausencia de una evaluación, práctica e intelectual, del fracaso de incluso considerables movilizaciones en contra de la reforma de las pensiones, y de la incapacidad de movilizarse en contra de los ataques contra el servicio público y la destrucción de la gestión democrática y el financiamiento salarial del régimen general, lo que está preparando desilusiones aún mayores. Estas desilusiones están a nuestra puerta, la angustia militante es grande. Es hora de que se evalúe el fracaso masivo y a largo plazo. Lo hice modificando mi programa de investigación. “Si las palabras de BF no se desarman por las movilizaciones y, por el contrario, pueden ayudarlas, ¿cómo podrían las de los tres idiotas útiles de arriba por otro milagro idealista? [25]

 

En mi revisión del libro anterior de BF Vaincre Macron, sugerí que era improbable que Ambroise Croizat se hubiera imaginado fundar un nuevo modo de producción de valor mediante la creación del sistema general de seguridad social, cuando declaró en la tribuna de la Asamblea Nacional el 8 de agosto de 1946: “El problema es garantizar a todos los elementos de la población que en todas las circunstancias disfrutarán de ingresos suficientes para asegurar la subsistencia de su familia”[26]. BF me responde: “¿Cuál es el argumento de mis oponentes? Ese croizat no se expresaba en términos revolucionarios. Y así, como no lo dijo, no lo hizo. Transmitimos la ilusión de que hay que buscar en el discurso de un actor la realidad de lo que está haciendo. Pero sobre todo, el “no dicho, no hecho” es una falsa afirmación idealista, a menos que asumamos que son las ideas las que guían al mundo. » (p. 20). Ah, bien hecho Bernard Friot, tienes razón. Pero, ¿qué es lo que no aplica sus sabias palabras en todo momento: cómo podrían los idiotas útiles de arriba influir en el movimiento social de una manera tan mala para llevarlo al fracaso y cómo sus propias palabras correctivas desempeñarían un papel salvador?

 

Lo anterior no es una anécdota porque revela que, fundamentalmente, la FB cree en el efecto performativo de una “buena” interpretación de la contribución social para sacar el tan deseado comunismo de “ya allí”. Y esto es lo que me llevó, revisión tras revisión de los libros de BF, a señalar que mezcló tesis normativas y positivas, pasando de una a otra sin ninguna precaución metodológica, dando lugar a un embrollo epistemológico.

 

Por supuesto, no estoy calificado para emitir un certificado de epistemología. Además, contra todo pronóstico, en vista de sus primeros intercambios con él, BF encontró un aliado en Frédéric Lordon, quien en su último libro[27] le concede una patente de innovación teórica. Y por una buena razón, Lordon, que ya no tiene ninguna teoría del valor, de la explotación y del beneficio, ya que se dedicó a las reflexiones espinozistas, se aferra a la primera rama disponible cuando se abandonó la ley del valor y corremos el riesgo de caer en una teoría subjetiva de los deseos. Lo que Lordon, aunque un fan en teoría, no quiere ver, es que el camino seguido por BF, que quiere pasar de la crítica de los ingresos diferidos a la producción del pensionista a la continuación del salario, es un callejón sin salida, no, repito, normalmente, sino lógicamente. En efecto, la cotización no puede “reforzar al mismo tiempo el reconocimiento de la cualificación de los cotizantes y de sus destinatarios, los pensionistas, los cuidadores, los desempleados, los padres”, como afirma BF (p. 141).

 

Para salir de este callejón sin salida, BF se ve obligada a aceptar una crítica de las perjudiciales reformas del sistema de pensiones, que se comparte mucho más allá de su estrecho círculo. En efecto, no tiene el monopolio de denunciar el monopolio de la monopolización de las ganancias de productividad a través de los beneficios mediante la congelación de la tasa de cotización (p. 90), ni el dilema (p. 155) ante el cual el capital coloca a los trabajadores imponiéndoles fondos de pensiones o la participación accionaria de los empleados, que sólo pueden desarrollarse a expensas de los salarios, el empleo y las pensiones colectivas. Y, que yo sepa, no fue BF quien inventó la idea de que las pensiones se pagan con los ingresos actuales. [28]

 

En cuanto al término “renta”, BF persiste en utilizarlo sólo para referirse a la renta no salarial. BF es libre de dar las definiciones que desee, salvo que, para discutir en una lengua, es necesario al menos ponerse de acuerdo sobre el significado de las palabras cuando se dan por unanimidad, excepto por Bernard Friot: “renta” es el término genérico para designar salarios, beneficios o pensiones globalmente. Al hacer de los “ingresos” necesariamente un “ingreso diferido”, impide cualquier discusión y, además, forja un pleonasmo, ya que, en su opinión, los “ingresos” sólo pueden ser “diferidos”. Luego colocó a sus oponentes en el campo liberal, ya que, en su opinión, estaban equivocados al apoyar la idea de la solidaridad intergeneracional. Y nunca cuestiona el hecho de que no existe una implicación lógica entre la idea de una transferencia social inmediata de cotizantes a pensionistas y la idea de que la pensión sería la recuperación de las cotizaciones pasadas. En la teoría de los salarios diferidos, existe la negación de la b.a-ba de la economía política, a saber, que los ingresos (es decir, los ingresos) son un flujo y que las pensiones no son un gravamen sobre un stock previamente congelado; en la teoría de los salarios socializados, la idea principal es que el flujo de valor generado por los trabajadores activos se divide actualmente en salarios directos, beneficios y transferencias sociales.

 

También en términos semánticos, BF se centra en distinguir entre trabajo y empleo (por ejemplo, pág. 184). Los ideólogos liberales y los defensores de los ingresos de subsistencia a menudo hacen lo mismo. Creo que he demostrado que si queremos evitar falsos ensayos o malas interpretaciones y si queremos estar conectados con los métodos de procesamiento estadístico, debemos tener en cuenta que el empleo es el marco socio-institucional y jurídico en el que se lleva a cabo el trabajo. Por lo tanto, se refiere tanto al trabajo por cuenta ajena como al trabajo por cuenta propia. En otras palabras, trabajo y empleo son dos caras de la misma moneda. [30]

 

La cuestión de la solidaridad intergeneracional permite abordar la cuestión de la ecología a la que BF se ha convertido. Bien, y es mejor tarde que nunca. La necesidad absoluta de combinar hoy la sostenibilidad social y ecológica muestra que el problema de la solidaridad social intergeneracional fue resuelto por la lucha de clases inventando la Seguridad Social y la llamada pensión de reparto[31], y que también es necesario resolver un problema de solidaridad intergeneracional sobre la cuestión ecológica. La profesión de fe de BF en favor de la ecología se expresa a menudo en su libro (especialmente en las páginas 27, 57, 166, 166, 213, 215). Pero, ¿por qué afirmar que “practicado en el modo comunista, el trabajo es infinito” (p. 52)? ¿Por qué expresar tan a menudo su renuencia a reducir el tiempo de trabajo, si no su hostilidad (p. 23, 49)? Seguimos asombrados por la afirmación perentoria de BF de que “nadie asume realmente ningún aumento de productividad en el futuro” (p. 166). Si, precisamente, e incluso los economistas liberales están entrando en pánico ante la extraordinaria ralentización de estas ganancias, que ha sido probada en todo el mundo, hasta el punto de que se preguntan si el capitalismo no ha entrado en un “estancamiento secular”[32]. Esto no significa que el descenso de la tasa de beneficios sea “permanente”, como afirma falsamente BF (p. 82). Y es arriesgado, y en todo caso contradictorio con una preocupación ecológica, volver a decir en 2019: “todas las proyecciones prevén una duplicación del PIB en los próximos cuarenta o cincuenta años, con una tasa de crecimiento anual del 1,7%, modesta aunque sea superior a la tasa de crecimiento actual, particularmente baja” (p. 167, nota 9).

 

En cuanto a la negación de la evolución de la estructura demográfica de la población, con el pretexto de que correspondería a “un choque demográfico[que no sería] un hecho, es una construcción fantástica” (p. 163), no nos deja algo sorprendidos. BF está organizando un simulacro de juicio iniciando una batalla contra la relación de dependencia demográfica que sólo iguala a las personas que trabajan y a las personas inactivas jubiladas (pág. 164). Sin embargo, en realidad, también se utiliza habitualmente la relación de dependencia económica, que vincula a los activos con todas las personas inactivas.

 

Uno se pregunta qué significa BF cuando escribe: “Recordemos que la riqueza es la cantidad de bienes y servicios útiles producidos; excede con creces el valor del PIB, que sólo cuenta la riqueza a la que se atribuye un valor. Por lo tanto, el PIB puede crecer sin una producción adicional de riqueza, asignando un valor a la riqueza que antes no tenía. Este es uno de los canales importantes para el crecimiento del PIB. “(pág. 169, nota 11, véanse también las páginas 61 y 152, nota 2). Por un lado, la riqueza no es lo que dice BF, porque también supera los bienes y servicios útiles producidos con la parte que sigue siendo inestimable[33]. Por otro lado, si BF lee el informe de la Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi, verá la recomendación de añadir al PIB el producto del trabajo doméstico, el llamado valor del tiempo libre y el ocio, o el valor de la leche materna, etc., con el fin de aumentar el PIB en un 80%[34] !

 

Entonces, ¿cuál es el resultado de una discusión? En primer lugar, un arrepentimiento. Que la convergencia sobre la necesidad de redefinir el trabajo productivo ha desaparecido. Porque si bien, en mi opinión, está justificado teorizar el trabajo productivo de valor para la comunidad que se suma al trabajo productivo de valor para el capital, sin restar el primero al segundo, la extensión de esta distinción a las actividades que producen libremente valores de uso simples conduce a un impasse lógico. Esta aporía consiste en considerar que la producción monetaria no de mercado se incluye en la producción de mercado, después de haber afirmado que es adicional a ella. En esta aporía, la mala interpretación se superpone al concepto de trabajo abstracto, que nunca es el resultado de un cálculo capitalista, sino el de la división social del trabajo.

 

Más allá de estos defectos lógicos, hay un defecto metodológico, señalado durante mucho tiempo, en las tesis defendidas por Bernard Friot: el que consiste en mezclar el registro normativo (querer el comunismo) y el registro positivo (¿qué es el valor?)[35]. En términos simples, esto significa tomar sus deseos para la realidad. Sabemos lo difícil que es mantener la posición de Max Weber de neutralidad axiológica en las ciencias sociales. Sin embargo, la mezcla de géneros es demasiado evidente en la obra de Bernard Friot. Por lo tanto, se corre el riesgo de que se cierren las trampas lógicas y metodológicas de la tesis del llamado trabajo productivo de los pensionistas. La intuición de Bernard Friot, a saber, que detrás de las pensiones está la cuestión del trabajo, es correcta. Muchos de nosotros compartimos esta intuición y por eso, a pesar de un desacuerdo irreductible con las consecuencias que él saca de ella, sigo debatiendo cordialmente con él. A pesar de las diferencias teóricas y estratégicas, no estamos en lados opuestos, y no se me ocurriría que pudiera hacer el juego a los reformistas liberales de pensiones, ya que acusa caritativamente a sus amigos críticos.

 

Notas

1] J.-M. Harribey, “No es el salario lo que paga la contribución social, es el empleado. ¡Mutance!  “1 de junio de 2003. “¿Los jubilados crean el valor monetario que perciben? “Revue française de socio-économie, n° 6, segundo semestre de 2010, p. 149-156. “Du travail et du salaire en temps de crise, À propos du livre de Bernard Friot, “L’enjeu du salaire”, Contretemps, abril de 2012. “Trabajo colectivo, valor e ingresos: la disociación imposible”, Les Possibles, n° 11, otoño de 2016. “Para los empleados mal nacidos, el valor espera sólo 18 años, LireVaincre Macronde Bernard Friot”, Contretemps, 15 de enero de 2018.

B. Friot, “¿Es el trabajo un trabajo o una cualificación personal? ¿La actividad de los jubilados es “útil” o “trabajo”? Debate con Jean-Marie Harribey”, Revue française de socio-économie, n° 6, segundo semestre de 2010, p. 157-166.

2] Además de mis propios artículos, contribuyó a la discusión crítica de las tesis de Bernard Friot:

S. Treillet, “Du salaire socialisé au salaire continué, Ruptures et continités, Contretemps, n° 7″, 3er trimestre de 2010.

P. Khalfa, “Fragile theorizations with hazardous political implications, About Bernard Friot’s theses”, Les Possibles, n° 11, otoño de 2016. Artículo al que B. Friot respondió: “1946 cambia el salario, y por lo tanto la obra”, Les Possibles, n° 11, otoño de 2016.

M. Husson, “Bernard Friot ou la stratégie de l’incantation, À propos deVaincre Macron de Bernard Friot”, Contretemps, 17 de enero de 2018.

3] La síntesis de esta elaboración se encuentra en J.-M. Harribey, la richesse, la valeur et l’inestimable, Fondements d’une critique socio-écologique de l’économie capitaliste, París, Les Liens qui libèrent, 2013.

[4] K. Marx, Le Capital, Livre I, 1867, en Œuvres, París, Gallimard, La Pléiade, tomo I, 1965, p. 645.

5] J.-M. Harribey, “La validation sociale, point de passage du travail à la valeur monétaire”, Coloquio “Monnaie, dette et souveraineté”, Universidad de Amiens, 11-12 de diciembre de 2017. “De trabajo a dinero, Ensayo sobre la perspectiva social del valor, Examen crítico de la visión autorreferencial del valor y del dinero”, Économie et institutions, n° 27, 2017.

6] Si quisiéramos ser completos, tendríamos que añadir un cuarto caso: el del artesano que produce un valor económico para sí mismo. Véase la tipología que propuse en Wealth, Value and the Priceless, op. cit, pp. 68-73.

[7] K. Marx, Le Capital, Libro I, op. cit. p. 607, subrayado en negrita por mi JMH.

8] Más adelante, BF argumentará que la tesis de que los salarios son el precio de la fuerza de trabajo es “compartida por los reformadores (insinuaciones liberales) y sus oponentes” (p. 202), mientras que esta tesis es la más importante de las tesis luchadas por la ideología económica. La confusión entre las teorías económicas es total. ¿Por qué BF hace estas acrobacias? Porque, según él, el “trabajador” está empleado por el capital mientras que el “empleado” ya está en camino a la emancipación comunista….

9] BF todavía lo dice así: “si a ellos[los pensionistas] se les paga con salarios continuos, son los empleados los que’trabajan’” (pág. 172).

[10] B. Friot, “1946 cambia el salario, y por lo tanto el trabajo”, op. cit.

11] Para más detalles técnicos, véase :

J.-M. Harribey, “Turning the debate on the financing of social security into a political debate”, 30 de junio de 2004. “La financiación de la protección social: ¿malentendidos o desacuerdos? “27 de junio de 2007. “Social protection for a quality development approach”, junio de 2007. “En torno a la protección social, ¿de qué estamos hablando: salario, contribución, valor añadido, ingresos, impuestos, financiación, pago, socialización….? “Les Possibles, n° 1, otoño 2013. “Sur le financement de la Sécurité sociale, croisement de regards”, Fundación Copérnico, 28 de marzo de 2014, publicado el 2 de mayo de 2014. “The Meaning of Social Contribution”, 17 de agosto de 2014. “¿Qué contribución social para la protección social? “9 de febrero de 2019.

Colectivo en Attac, “Debate sobre la financiación de la protección social”, junio de 2007.

12] Puede ser que, en esta última cita, BF utilice “valor añadido” para la idea de la fuente. Pero, en tal caso, es importante distinguir entre el origen de una exacción, que siempre es el valor añadido neto, y la base de cálculo de la exacción.

13] Hay que decir que la división semántica entre cotizaciones sociales del empleado y del empleador debe sumir a los administradores del INSEE en un abismo de perplejidad, ya que definen la remuneración del empleado, incluyendo las “cotizaciones pagadas por el empleador”, y una definición diferente de la masa salarial que los excluye.

14] BF comete un error de error sobre la doble distinción entre monetario/mercado y no monetario/no monetario. La SNCF vende el servicio de transporte, que es, por tanto, comercial, contrariamente a lo que sugiere BF (p. 188). Y es el producto del trabajo de los cuidadores el que no es de mercado y no su trabajo (pág. 195) porque su fuerza laboral es comercializable.

15] Estudié las tesis elaboradas por BF y difundidas por la Red Salarial sobre las cuentas nacionales en “¿Qué dice la Red Salarial? “21 de febrero de 2017.

16] “Para los empleados mal nacidos, el valor sólo espera 18 años, Lire Vaincre Macron, op. cit.

17] Con ocasión del 200º aniversario de Marx, escribí un breve texto que presenta este problema: “Karl Marx, Charles Dumont y Édith Piaf: “nada de nada” o la realización monetaria de la producción capitalista”, Les Possibles, n° 17, verano de 2018 y en mi blog Alternatives économiques.

18] Sobre el post-keynesianismo, véase É. Berr, V. Monvoisin y J.-F. Ponsot (eds.), L’économie post-keynésienne, Histoire, théories et politiques, París, Seuil, 2018. Informe en J.-M. Harribey, “L’économie post-keynésienne en bonne voie…”, Contretemps, 21 de noviembre de 2018.

[19] B. Friot, “1946 cambia el salario, y por lo tanto el trabajo”, op. cit. Este punto es viejo en BF.

20] ¿Debemos recordar que en un balance consolidado del sistema bancario, siempre hay créditos en el lado del activo del balance: créditos sobre el Estado, créditos sobre la economía (insinuación privada) y créditos netos sobre países extranjeros?

[21] B. ¿Es riguroso Friot cuando escribe: “Las formas cada vez más abstractas de la dictadura del tiempo de trabajo permitirán, por tanto, equiparar a todas las fuerzas de trabajo? » (p. 79) ? No, precisamente, la mano de obra es puesta en competencia y sometida a la no equivalencia. Véase la tesis de A. Emmanuel en L’échange inégal, Essai sur les antagonismes dans les rapports internationaux, París, François Maspero, 1969.

22] No me detengo aquí en la discusión que se viene desarrollando desde hace un siglo y medio sobre la igualación de la tasa de ganancia y la llamada transformación de valores en precios al productor. Me limito a una reflexión sobre el trabajo abstracto.

23] El razonamiento circular de Smith era medir el valor del trigo por el salario y el salario por el valor del trigo que necesita el trabajador.

[24] B. Friot, “1946 cambia el salario, y por lo tanto el trabajo”, op. cit.

25] Recuerdo para que conste que fue este pequeño trío, con algunos otros igual de infernal, el que se movilizó en múltiples comités locales en 2003, y que había lanzado el famoso llamamiento Attac-Copernic en 2010. Dos momentos en los que estuvimos cerca de la victoria. ¿Cómo es que el discurso sobre el salario vitalicio de BF no nos ayudó a ganarlo?

26] Comité de Historia de la Seguridad Social, Association pour l’étude de l’histoire de la Sécurité sociale, “40 ans de Sécurité sociale”, Bulletin de liaison 14, enero de 1986, p. 94.

[27] F. Lordon, La condition anarchique, Affects et institutions de la valeur, París, Seuil, 2018, p. 91-96. Lordon atribuye a Friot el haber descubierto que “la calidad del valor económico es una cuestión política” (Lordon, p. 92)”. Nos pellizcamos a nosotros mismos. Para una revisión crítica del libro de Lordon, véase V. Soubise, “Une théorie de la valeur économique fondée sur la “condition anarchique”? Frédéric Lordon, entre la impotencia tautológica y el sustancialismo de los afectos”, por publicar. Yo mismo había criticado la tesis de Lordon en “Marx y Spinoza, la boda del año? Nota de lectura de Frédéric Lordon, Capitalisme, désir et servitude, Marx et Spinoza “, La Revue de la régulation, n° 9, primavera 2011, reimpresa principalmente en La richesse, la valeur et l’inestimable, op. cit.

28] Podríamos multiplicar este tipo de ejemplos que atestiguan el hecho de compartir ciertas críticas. Por ejemplo, la denuncia de la frecuente confusión sobre la tasa de desempleo juvenil (p. 134).

29] A menos que yo no esté atento, sólo una vez BF utiliza la palabra “renta” en su significado actual (p. 105), lo que contradice la terminología que siempre utiliza en otros lugares.

30] Ver J.-M. Harribey, “No hay trabajo productivo más allá del empleo”, Politis, nº 1440, 9 de febrero de 2017. Propuse un diagrama para aclarar el embrollo de las nociones de trabajo, empleo y actividad. Puede encontrarse de una forma en Les Économistes apperrés y La Fondation Copernic (coord. J.-M. Harribey y C. Marty), Faut-il un revenu universel, París, Éd. de l’Atelier, 2017, p. 61; y de otra forma en la “Note sur le revenu d’existence universel” de Attac, febrero de 2017.

31] A menudo he señalado que el término “pensiones por reparto” es inadecuado porque cualquier sistema distribuye valor añadido. Parece que el sistema de capitalización sería capaz de generar una riqueza distinta a la del trabajo productivo.

32] Para una presentación del problema, véase

J.-M. Harribey, “La crise est celle du capitalisme”, Les Possibles, n° 9, primavera de 2016.

M. Husson, “El estancamiento secular o el crecimiento digital? “Analyses et Documents économiques, n° 122, junio de 2016; “Économie politique. Penser et mesurer la stagnation seculaire”, À l’encontre, 19 de marzo de 2018.

Attac, Par ici la sortie, Cette crise qui n’en finit pas, París, Les Liens qui libèrent, 2017.

33] Ver J.-M. Harribey, La richesse, la valeur et l’inestimable, op. cit. y Les feuilles mortes du capitalisme, Chroniques de fin de cycle, Lormont, Le Bord de l’eau, 2014.

34] J. Stiglitz, A. Sen, J.-P. Fitoussi, Report of the Commission on the Measurement of Economic Performance and Social Progress, París, O. Jacob, 2009. Véase mi crítica, “Richesse : de la mesure à la démesure, examen critique du rapport Stiglitz”, Revue du MAUSS, n° 35, 1er semestre 2010, p. 63-82.

35] Subrayo que el registro normativo es perfectamente admisible si se plantea como tal. Además, otros que no sean B. Friot hace propuestas en el período actual para salir de las garras del capitalismo. Por ejemplo, en una orientación similar, B. Borrits, “De l’entreprise vers le commun”, Les Possibles, n° 17, Été 2018, artículo de presentación de su libro Au-delà de la propriété, pour une économie des communs, París, La Découverte, 2018; para reseñas de este libro: T. Coutrot, “La propriété : la dépasser ou la déecer? “Les Possibles, n° 17, verano de 2018; J.-M. Harribey, ” Dépasser toute propriété, un débat repris par Benoît Borrits “, Les Possibles, n° 17, verano de 2018.

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Protege tu agua

Síguenos

Sigue nuestro feed Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter telegram

Economía para la ciudadanía

Libros recomendados:

A la calle sin miedo

 


 

Pensiones

Campañas

Blogosfera ATTAC

Consejo científico

Vicenç Navarro
Vicenç Navarro
  • No post
  • Juan Torres Lopez
    Ganas de EscribirJuan Torres Lopez
    Juan H. Vigueras
    La Europa Opaca de las FinanzasJuan H. Vigueras
    Alberto Garzon
    Pijus EconomicusAlberto Garzon
  • No post
  • Gustavo Duch
    PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminarGustavo Duch
    Julio C. Gambina
    Notas y artículos de análisis sobre la actualidad político-económica.Julio C. Gambina
    Carmen Castro
    Constructora de otros dos mundosCarmen Castro
    Maria Pazos
    Feminismo IgualdadMaria Pazos

    Comité de apoyo

    Rosa Maria Artal
    El periscopioRosa Maria Artal

    Otros blogueros

    Antonio Fuertes
    Res pública globalAntonio Fuertes
    Carlos Sanchez Mato
    Economía para críticos e indignados Carlos Sanchez Mato
    Carlos Martinez
    Portuario en ExcedenciaCarlos Martinez
  • No post
  • Chema Tante
    La casa de mi tíaChema Tante

    Aquí hablamos de...

    Archivo