ATTAC España https://www.attac.es Justicia económica global Wed, 18 Oct 2017 11:02:34 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.7.1 La Renta Básica como medida para combatir la desigualdad https://www.attac.es/2017/10/18/la-renta-basica-como-medida-para-combatir-la-desigualdad/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-renta-basica-como-medida-para-combatir-la-desigualdad https://www.attac.es/2017/10/18/la-renta-basica-como-medida-para-combatir-la-desigualdad/#comments Wed, 18 Oct 2017 05:00:11 +0000 https://www.attac.es/?p=47904  Francisco Cantero Tercero - ATTAC Madrid

En España, la pobreza y la exclusión social han aumentado de manera alarmante desde el comienzo de la crisis. En 2014, el 29,2% de la población española (13,4 millones de personas) se encontraba en situación de riesgo de pobreza o exclusión social, 2,3 millones de personas más que en 2008, superando en más de 6 puntos porcentuales la media de la UE15 (23,1% en 2013)[1].

Pero España es también el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan solo por detrás de Chipre, y casi 10 veces más que el promedio europeo. Incluso 14 veces más que en Grecia. Desde el año 2007, la brecha en el nivel de ingresos se ha disparado en los hogares españoles, rompiendo con los avances que se habían logrado desde mediados de los años 80. La crisis nos ha dejado más empobrecidos y más desiguales.

Se está produciendo una constante y sistemática vulneración del artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Sin darnos cuenta, nos hemos dejado arrebatar infinidad de derechos porque no hemos sido capaces de defender lo que era nuestro. Pero hay tres valores humanos básicos que nunca podrán desaparecer del todo: justicia, libertad y dignidad humana.

Estos han sido los principios fundamentales de todas las luchas por los derechos humanos. La extrema concentración de la riqueza burla hoy brutalmente la ley moral básica de Kant: “Los humanos como seres racionales deben obedecer el imperativo categórico de respetar los derechos de otros seres racionales”.

Si un derecho no es universal, es un privilegio de algunos. Aquí es donde entra la justicia, junto con la libertad y la dignidad humana, porque la gente privada de libertad y, por tanto, de dignidad, no puede ejercer sus derechos.

Es necesario materializar los derechos sociales, entendidos estos como aquellos que hacen posible el desarrollo de una sociedad para todas las personas: Renta Básica, vivienda, educación, salud y cuidados de mayores. Para conseguir esto, los Gobiernos deben establecer políticas económicas alternativas a las actuales, que eliminen los procesos de exclusión y el progresivo incremento de la desigualdad hoy imperantes.

Una de las medidas concretas de mayor alcance para combatir la desigualdad y la pobreza es la Renta Básica Universal siendo, además, una herramienta de transformación social por su potencial emancipatorio al desvincular la existencia material de las personas del empleo y de los derechos a él vinculados.

La Renta Básica es un ingreso pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad, incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, independientemente de que pueda tener otras posibles fuentes de renta y sin importar con quién conviva. Se entregará mensualmente, en moneda corriente a toda persona adulta y una cantidad inferior a menores de 18 años no emancipadas. Esta cantidad será el equivalente al umbral de la pobreza y por eso se considera técnicamente suficiente para garantizar el acceso a unos mínimos recursos de subsistencia.

Hablar de derecho universal significa que es para todas y cada una de las personas sin que haya algún motivo que justifique ninguna exclusión. Debe repartirse ex-ante y sin comprobación de los recursos de cada cual, y sin techo acumulando sobre ella. El hecho de que la Renta Básica se garantice ex-ante, la convierte en una medida esencialmente preventiva de la exclusión pues, a diferencia de los subsidios condicionados, no supone un techo, sino que establece nada más que un nivel básico a partir del cual las personas pueden acumular cualquier otro ingreso. Esto hace posible ahorrar los altos costos asociados con el examen de recursos que cualquier subsidio condicionado exige: con la Renta Básica se obtiene una simplificación administrativa que puede ser crucial para racionalizar las políticas sociales y la distribución de la riqueza.

 Reestructuración del sistema fiscal

La puesta en marcha de la Renta Básica está condicionada a un cambio profundo en la política fiscal, para lo que nos remitimos al estudio realizado por la Asociación Red Renta Básica y cuyos principales resultados son:

1.       Existirá un tipo único nominal del 49,5% que gravaría todos los ingresos obtenidos, a excepción de lo percibido por Renta Básica. Indudablemente este cálculo está realizado en las mismas condiciones actuales de defraudación de impuestos. Es obvio que, con una política de lucha antifraude, este tipo único podrá reducirse.

2.       La gran mayoría de la población declarante actual del IRPF y la no declarante ganaría respecto a la situación actual. Solamente las decilas superiores perderán con la reforma propuesta: perderían el 100% de declarantes con rentas situadas entre el 95% y el 100% más elevadas, el 95% de quienes están en la decila del 80% al 90%, el 76 % de la decila del 70% al 80%, el 66% de la decila del 60% al 70%, el 38% de la decila del 50% al 60% y el 9% de quienes están en la decila del 40% al 50%, en las cuatro decilas que van del 0% al 40% no hay ninguna persona declarante perdedora.

3.       Quien realmente ganaría más de forma proporcional sería quien no tuviera absolutamente nada, porque cobraría la Renta Básica y al no estar sujeta al IRPF no tendría que pagar nada fiscalmente.

4.       La reforma propuesta daría lugar a una gran redistribución de renta. El índice de Gini, que mide la desigualdad en los ingresos de la población, se situaría en el valor 0,25 (actualmente estamos en el 0,37) poniéndonos en un nivel parecido a los países escandinavos

5.       Las cantidades transferidas de quienes pierden a quienes ganan suman 35.000 millones de euros en  cómputo neto, equivalente al 3,5% del PIB, cifra razonable al estar muy por debajo del promedio de presión fiscal de la Unión Europea.

Francisco Cantero Tercero es miembro del Observatorio por una Renta Básica Universal en ATTAC Madrid

]]>
https://www.attac.es/2017/10/18/la-renta-basica-como-medida-para-combatir-la-desigualdad/feed/ 0
El Tratado Internacional de los Pueblos para el Control de las Empresas Transnacionales https://www.attac.es/2017/10/17/el-tratado-internacional-de-los-pueblos-para-el-control-de-las-empresas-transnacionales/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=el-tratado-internacional-de-los-pueblos-para-el-control-de-las-empresas-transnacionales https://www.attac.es/2017/10/17/el-tratado-internacional-de-los-pueblos-para-el-control-de-las-empresas-transnacionales/#comments Tue, 17 Oct 2017 05:00:13 +0000 https://www.attac.es/?p=47895  Juan Hernández ZubizarretaOMAL, 2017

La arquitectura de la impunidad protege las prácticas de las grandes corporaciones y confronta con la arquitectura de los derechos recogida en el Tratado Internacional de los Pueblos para el Control de las Empresas Transnacionales, propuesta abanderada por la red global de movimientos sociales desmantelando el poder corporativo. Este no es un tratado al uso, sino precisamente una nueva configuración jurídico-política de cómo enfrentar la impunidad con la que actúan las empresas transnacionales en la actualidad.

El presente trabajo analiza desde la perspectiva de la sociología jurídica [1] el Tratado Internacional de los Pueblos para el Control de las Empresas Transnacionales (en adelante Tratado de los Pueblos) [2].

Para ello, se estudia en la primera parte del informe la arquitectura de la impunidad que protege las prácticas y los derechos de las corporaciones transnacionales. Frente a esta realidad, la segunda parte se centra en el análisis del Tratado de los Pueblos como parte de las luchas desarrolladas en el seno de las redes contrahegemónicas y en el Tribunal Permanente de los Pueblos con el fin de que sean los derechos y la democracia los valores fuertes del marco jurídico global. En este sentido, se reinterpretan las categorías del Derecho Internacional, a la vez que se reconfiguran los derechos humanos, y el entronque con la justicia feminista. Por último, la tercera parte ahonda en el contenido material del Tratado de los Pueblos, con especial hincapié en los principios generales y en las propuestas concretas de regulación.

- Descargar cuaderno aquí >>


Notas

[1] García Maynez la define como la “disciplina que tiene por objeto la explicación del fenómeno jurídico, considerado como hecho social”. Tiene por objeto explicar sus caracteres, su función en la sociedad, sus relaciones y las influencias recíprocas entre esos fenómenos sociales; así como también las transformaciones del derecho, con un alcance general (Enciclopedia jurídica, 2014): http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/sociolog%C3%ADa-del-derecho/sociolog%C3%ADa-del-derecho.htm

[2] Véase el documento base del Tratado de los Pueblos en http://www.stopcorporateimpunity.org/wp-content/uploads/2015/02/PeoplesTreaty-ES-dec2014-1.pdf

Profesor de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) e investigador del Observatorio de Multinacionales en América /em>(OMAL) – Paz con Dignidad

]]>
https://www.attac.es/2017/10/17/el-tratado-internacional-de-los-pueblos-para-el-control-de-las-empresas-transnacionales/feed/ 0
Cataluña y la fractura de España https://www.attac.es/2017/10/16/cataluna-y-la-fractura-de-espana/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=cataluna-y-la-fractura-de-espana https://www.attac.es/2017/10/16/cataluna-y-la-fractura-de-espana/#comments Mon, 16 Oct 2017 05:00:15 +0000 https://www.attac.es/?p=47887 Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

El Fondo Monetario Internacional y su máquina de relaciones públicas en la prensa internacional de negocios alaban hoy la recuperación de la economía española. Presentan la tasa de crecimiento del PIB para este y los pasados dos años como prueba de que sus políticas de austeridad y responsabilidad financiera sí funcionan. Pero tantos elogios a la gestión económica del gobierno central del reino de España no pueden maquillar las cicatrices que dejó la debacle. En buena medida la quiebra política que hoy atraviesa el Estado español es producto de esa crisis del capitalismo neoliberal que insiste en seguir queriendo marcar el derrotero de España y de toda Europa.El mismo día que el presidente del gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont, anunciaba la declaración de independencia y solicitaba suspender sus efectos en aras del diálogo, en Madrid la comisión del Congreso sobre la investigación de la crisis financiera ha rechazado la iniciativa que pedía la comparecencia de los ex presidentes de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar. El portavoz del Partido Popular en la comisión ha explicado que su grupo rechazó la comparecencia de los ex presidentes del Gobierno porque ya se había citado a los responsables económicos de estos jefes del Ejecutivo. Es un hecho extraordinario que revela la quiebra política del Estado español.Esta era una decisión esperada. La comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro no sólo ha rechazado llamar a comparecer a los presidentes de Gobierno en los años aciagos del rescate bancario, sino que ha puesto a salvo también a los presidentes de los grandes bancos y constructoras evitándoles el trabajo y la pena de rendir su testimonio en el curso de las investigaciones sobre el gran rescate bancario.La maquinaria económica no es una entidad movida sin orientación política. Las decisiones sobre el rescate de los bancos españoles que hicieron la crisis financiera de 2008 no eran simples rutinas de programación para ser adoptadas por ingenieros que oprimían botones frente a un tablero de mando. Y las orientaciones fiscales que castigaron con austeridad a las autonomías y, por ende, a la población española a lo largo de estos años, tampoco fueron producto de una quimera de simples funcionarios de tercer nivel. Lo cierto es que el rescate bancario y los recortes al gasto público (que constituyen el desvío de recursos más importante y descarado que se ha visto en la historia económica de España) fueron producto de directrices establecidas en el plano más alto de la jerarquía política. Ese es el origen de la verdadera fractura de España.

Hoy los anuncios favorables sobre el desempeño de la tasa de crecimiento del PIB en España insisten en que por tercer año consecutivo la expansión alcanzará 3 por ciento. Pero olvidan mencionar que apenas este año se habrá podido alcanzar el nivel del PIB que se tenía en 2007. Es decir, una década perdida que nadie en Madrid se atreve a reconocer.

En materia de generación de empleo, el balance es todavía más desalentador. Entre 2008 y 2014 se perdieron más de 3.8 millones de empleos y hoy apenas se ha recuperado 40 por ciento de esos empleos perdidos. El balance por regiones y grupos de edad es todavía lastimoso. Es verdad que la tasa general de desempleo pasó de 28 a 17 por ciento entre 2014 y 2017. Pero si se examinan los datos con detenimiento se observa que una parte muy importante de esa reducción se debe a la contracción de la fuerza de trabajo. En efecto, entre 2012 y 2017 la fuerza de trabajo pasó de 23.5 a 22.7 millones de personas, lo que explica una tercera parte de la caída del desempleo.

No es la recuperación lo que reduce el desempleo en las autonomías, sino las secuelas de una crisis de larga duración que ha terminado por fracturar el ánimo de muchos jóvenes que han preferido dejar de buscar empleos de mala calidad. Por eso la tasa de actividad de jóvenes de entre 20 y 24 años se desplomó de 70 a 55 por ciento entre 2007 y 2017. La precariedad del empleo existente es la otra fea cara de una recuperación que sigue castigando con salarios bajos.

La lucha por la plena independencia de una República de Cataluña es su larga historia nacional. Sin duda es también consecuencia de los torpes y oportunistas acomodos de una burguesía catalana que ha jugado la carta del separatismo cuando le ha convenido y la del centralismo cuando se le ha ofrecido. Pero hoy existe un ingrediente nuevo en la compleja ecuación catalana. Se trata del peso de la crisis financiera y económica de 2008 y del autoritario capitalismo neoliberal en España y en la Unión Europea.

La incapacidad del centralismo español para entender la actual encrucijada política recuerdan aquella carta de Pierre Vilar, el gran historiador francés, a unos días después de proclamada la república en 1931: Las palabras república federal que utilizan en sus encabezados los diarios de Barcelona, me arruino de comprar diarios madrileños para encontrarlas.

Publicado en La Jornada

]]>
https://www.attac.es/2017/10/16/cataluna-y-la-fractura-de-espana/feed/ 0
Reiterando: última llamada https://www.attac.es/2017/10/15/reiterando-ultima-llamada/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=reiterando-ultima-llamada https://www.attac.es/2017/10/15/reiterando-ultima-llamada/#comments Sun, 15 Oct 2017 10:17:23 +0000 https://www.attac.es/?p=47892  Albino Prada – Comisión JUFFIGLO de ATTAC España

El manifiesto ULTIMA LLAMADA, que en su día suscribimos cientos de ciudadanos, reclamaba un giro de ciento ochenta grados para desvincular la mejora del desarrollo social y ambiental del crecimiento del PIB. Transcribo aquí un pasaje de mi ensayo EL DESPILFARRO DE LAS NACIONES(Clave Intelectual, 2017) en el que me ocupo con algún detalle de esta procelosa cuestión.

Los grandes y modernos centros comerciales son un espectáculo deslumbrante de fiesta, de exceso y de esplendor; en ellos no existe la escasez y lo superfluo se habría convertido en la aspiración legítima de las masas, la pasión vertiginosa tanto del supermercado como de los portales virtuales de ventas on-line.

Cierto que para poder participar de forma permanente en semejante festín se hace imprescindible el mecanismo del crédito (asociado a numerosas tarjetas y productos financieros). Y es así como las familias gastan lo que tienen y lo que no tienen en ocasiones festivas como bodas, bautizos o primeras comuniones. J. Stiglitz pone el dedo socarronamente en este asunto resumiendo la ingeniosa solución de sus compatriotas: «pedir prestado y consumir como si sus ingresos estuvieran aumentando … cualquier adolescente era bombardeado con ofertas de tarjetas de crédito; muchas familias contrajeron enormes deudas, y en un ciclo que se parecía a la servidumbre sangrante, acabaron trabajando solo para pagar al banco».

Consumismo y endeudamiento

Para alimentar tal multiplicación de necesidades el crédito y el correlativo aumento de las deudas de los consumidores (que es en lo que habrían mutado los antaño trabajadores) ocuparán ahora un lugar central en nuestras economías. Ya que una sociedad dispuesta a gastar miles de millones para convencer a la gente de que existen unas necesidades que no sienten, ha de dar el paso siguiente: financiar esas necesidades. E insistir continuamente en la facilidad y conveniencia de incurrir en deuda para satisfacer tales necesidades.

Un universo consumista, tanto de objetos de lujo como de productos dudosamente imprescindibles, que se ha convertido en elemento central de la estabilidad económica en el mundo del Norte. Como ya razonó B. Mandeville en el lejano año de 1729: “la prodigalidad tiene mil invenciones para impedir que la gente se esté quieta”.

Y aun así, para el Nobel de economía J. Stiglitz, la suma de lo que la gente de todo el mundo puede comprar es menor que lo que el mundo puede producir. No es escaso el trabajo sino una distribución de riquezas ajustada al hecho de que el capitalismo emplea cada vez a un número más reducido de trabajadores; lo que procede es repartir mejor el trabajo socialmente necesario y la riqueza socialmente producida.

Esa brecha entre la demanda global y la oferta global es hoy nuestro problema más dramático. Un problema de exceso (no de escasez) pues al tiempo que se infrautiliza la capacidad productiva mundial, millones de habitantes del planeta viven sin cubrir sus necesidades más elementales.

A pesar de que un tal derroche en la producción infrautiliza nuestras capacidades globales, no por ello deja de provocar un nuevo endeudamiento insostenible; del que serán sus víctimas el planeta y las futuras generaciones. Porque una parte de tal crecimiento se basa en el agotamiento de recursos naturales y en la degradación del medio ambiente; una especie de préstamo arrancado al futuro, tanto más odioso cuanto más tratan de ocultarse estas deudas. Estamos empobreciendo a las futuras generaciones, pero nuestro indicador, que es el PIB, no lo refleja.


Dos fuerzas catastróficas: norte y sur

En nuestra opinión dos fuerzas descomunales se alían y empujan hacia un resultado catastrófico global:

1) por un lado el creciente despilfarro de recursos en el Norte (donde la contención de la población se ve desbordada por la acumulación vertiginosa de capital material, tecnológico y de consumo).

2) por otro, la miseria y necesidad en el Sur, con una vertiginosa multiplicación de la población como única alternativa a la incapacidad de acceder a la tecnología y a los medios de producción que hacen posible el despilfarro en el Norte; explosión demográfica como despilfarro de personas.

Hasta el presente nos habríamos limitado a activar, muy parcialmente, las fuerzas de la cultura y el conocimiento al servicio de una minoría de la especie. Con el resultado de una sobreabundancia de bienes, medios de producción y recursos (propios o apropiados) para una minoría, mientras para los muchos continúan imperando las fuerzas biológicas de la demografía, junto a restricciones de recursos que asfixian a una parte creciente de la humanidad.

Ya a mediados del siglo pasado razonaba G. Bataille que, en estas circunstancias, la única solución posible pasa por la elevación mundial del nivel de vida. Una elevación, entiéndase bien, para la inmensa mayoría, no para todos. Solo así será posible llegar detener la demografía en el Sur.

Una gran transformación: Estado estacionario

Para ello, previamente, se hace necesaria una estrategia de donación, condonación, trasvase y difusión de la riqueza (sobre todo en educación, ciencia y tecnología) del Norte al Sur. Acompañada de una apertura unilateral de los mercados del Norte a los países más pobres.

Se trataría de generalizar una sabia sentencia esquimal, según la cual el mejor lugar para guardar lo que a uno le sobra es el estómago ajeno. La misma idea que, recientemente, plantea Michael Moore cuando se pregunta qué problema habría en que nos conocieran por ser países que comparten su increíble riqueza hasta el punto de prescindir de algunos lujos a los que estamos acostumbrados.

Son planteamientos que entroncan con aquella lúcida reflexión de Sócrates cuando se felicitaba por poder decir: ¡de cuantas cosas no tengo necesidad!. Y no serían utópicos en la medida en que un muy elevado porcentaje de la clase media-alta norteamericana ya hoy estima que viviría mejor si trabajara menos, gastara menos y tuviera más tiempo para sí misma.

Pasar a practicar, en consecuencia, un modelo de vida que parta de una seria revisión de nuestras necesidades, ajustándolas a las que son universales y básicas para todas las sociedades y culturas: alimentación, alojamiento, niveles normales de salud, supervivencia y autonomía.

Son, sin duda, buenos consejos. Aunque nada fáciles de seguir si resultasen tener razón aquellos que opinan que, en la práctica, los países ricos nunca aceptarán empobrecerse para mejorar a los países pobres. En consecuencia (Daly, H.E. 1989: 34-35): « [] el problema más importante del estado estacionario no será la producción sino la distribución. Ya no se podrá soslayar el problema de las participaciones relativas apelando al crecimiento… [por eso] … el estado estacionario demandaría menos recursos de nuestro medio, pero mucho más de nuestros recursos morales».

Fragmento del libro EL DESPILFARRO DE LAS NACIONES

Clave Intelectual, 2017

]]>
https://www.attac.es/2017/10/15/reiterando-ultima-llamada/feed/ 0
La renta básica universal se cuela en los debates del FMI https://www.attac.es/2017/10/15/la-renta-basica-universal-se-cuela-en-los-debates-del-fmi/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-renta-basica-universal-se-cuela-en-los-debates-del-fmi https://www.attac.es/2017/10/15/la-renta-basica-universal-se-cuela-en-los-debates-del-fmi/#comments Sun, 15 Oct 2017 05:00:54 +0000 https://www.attac.es/?p=47884 Marina Estévez Torreblanca - el diario.es

La necesidad de una renta básica universal (RBU), un ingreso mensual asegurado por el mero hecho de ser ciudadano, independientemente de ingresos o situación laboral, se ha colado en los debates del Fondo Monetario Internacional (FMI). Con todas las cautelas –los autores del informe aseguran que ni lo aconsejan ni lo desaconsejan– el FMI admite que este ingreso es una posibilidad que debe examinarse como respuesta a la “incertidumbre radical” que representa la creciente robotización de los empleos y la desigualdad.

El director del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo, el portugués Vítor Gaspar, ha explicado en la presentación de la última edición del informe “Monitor fiscal” que la renta básica universal “es una de las diversas ideas que se podrían examinar como respuesta a esta incertidumbre creciente al ritmo del crecimiento económico”.

Aunque reconocen el potencial de este ingreso para reducir significativamente la desigualdad y la pobreza, también recuerdan que su coste sería alto. Y la idea del FMI es que su introducción debería ser “neutral” desde el punto de vista presupuestario, esto es, “convivir con otras prioridades fiscales” como las infraestructuras, la educación o la sanidad. “¿Debería reemplazar al gasto público no eficiente ni equitativo? ¿y se financiaría con tributación progresiva o indirecta?”, se ha preguntado el exministro de Finanzas portugués, sin dar él mismo una respuesta.

En todo caso, ha recordado que algunas experiencias con transferencias de dinero en determinadas poblaciones de América Latina han dado resultados positivos.

Subida de impuestos a las rentas altas

El informe presentado este miércoles en Washington recalca que la desigualdad ha aumentado en más de la mitad de los países durante las últimas tres décadas, fundamentalmente entre los ciudadanos de las economías avanzadas. Entre los países donde más ha crecido la desigualdad de ingresos se encuentra España. En estos países la política fiscal logra compensar hasta un tercio de las desigualdades, sobre todo a través de las llamadas transferencias, como la educación y la sanidad.

En este contexto, el FMI señala que es posible aumentar el grado de progresividad tributaria mientras se preserve el crecimiento. En concreto, recalca cómo la progresividad del impuesto sobre la renta descendió de una manera importante en la década de los ochenta del siglo pasado, y desde entonces ha permanecido prácticamente estable. En concreto, Gaspar ha explicado que el tipo máximo medio  del IRPF en los países de la OCDE ha ido desde una media del 62% en 1981 hasta un 35% en 2015. “Nuestros resultados empíricos sugieren que es posible elevar el grado de progresividad fiscal preservando el crecimiento, al menos con grados de progresividad que no sean excesivos”. Esto es, que es posible elevar el tipo máximo de IRPF entre los más ricos en caso de que no afecte al crecimiento. En el caso de España, el tipo máximo del IRPF es del 45%.

Pero además, el informe del FMI recuerda que los sistemas tributarios son menos progresivos de lo que los datos muestran debido a que los ricos tienen un mayor acceso a mecanismos para rebajar el pago de impuestos. Y también se refiere a la necesidad de explorar determinados impuestos a la riqueza.

Gasto en educación y sanidad

El informe tiene una tercera pata, referida al gasto en educación y sanidad, cuyo acceso se ha ido haciendo cada vez más desigual en función de los ingresos de la población en los países desarrollados, advierte el FMI. “Por ejemplo, en las economías avanzadas, los varones con educación universitaria viven 14 años más de media que los que tienen educación secundaria o menos”, afirma el texto.

Además, el Fondo asegura que cerrar la brecha de la desigualdad en cobertura sanitaria básica podría elevar la esperanza de vida, de media, en 1,3 años en los países emergentes y en desarrollo.

“Esperamos haber persuadido de que la política fiscal puede marcar una diferencia en la lucha contra la desigualdad, y que la eficiencia y la equidad deben ir de la mano”, concluye el informe.

]]>
https://www.attac.es/2017/10/15/la-renta-basica-universal-se-cuela-en-los-debates-del-fmi/feed/ 0
Desigualdad, pobreza y evasión fiscal https://www.attac.es/2017/10/14/desigualdad-pobreza-y-evasion-fiscal/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=desigualdad-pobreza-y-evasion-fiscal https://www.attac.es/2017/10/14/desigualdad-pobreza-y-evasion-fiscal/#comments Sat, 14 Oct 2017 05:00:55 +0000 https://www.attac.es/?p=47874 Xavier Caño -  ATTAC Madrid

 

Éste es un mundo habitualmente injusto. En el Reino de España, por ejemplo, algunas injusticias devienen crónicas. Injusticias que generan una desigualdad y pobreza casi obscenas. Una injusticia ignominiosa que hemos conocido es que más de 40.000 personas dependientes fallecieron el año pasado en España sin haber recibido la ayuda y prestaciones a las que tenían derecho y que acaso podrían haber salvado su vida. Otras 21.000 han muerto ya este 2017. A este ritmo, llegarán a 200.000 las personas dependientes muertas en lista de espera desde hace años. Son datos y previsión de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. La atención a las personas dependientes sigue siendo una asignatura sin abordar en el Reino de España, con recortes presupuestarios cada vez mayores para atender a esas personas.

En otra perspectiva del azote de la  pobreza, otro atropello ha sido que el Gobierno de Rajoy haya vetado en el Congreso de los Diputados una propuesta para dar una prestación de 1.200 euros anuales por hijo a familias pobres. El ejecutivo del Partido Popular ha perpetrado el desafuero impidiendo que se tramite una proposición de ley de Unidos Podemos en cuya elaboración colaboraron Unicef y Save the Children. La propuesta incluía un plan de cuatro años para ayudar a salir de la pobreza infantil a casi dos millones y medio de niños y niñas en España.

Unidos Podemos considera incomprensible que el Gobierno de Rajoy se haya negado a aplicar una medida, defendida por Unicef, que ha mostrado su eficacia para reducir la pobreza infantil en varios países, como Irlanda. Y aún es más incomprensible cuando en España uno de cada tres niños y niñas está en riesgo de pobreza o exclusión. Parece evidente por tanto que el gobierno del Partido Popular no tiene el menor interés en resolver la dramática situación de millones de niños y niñas pobres.

Otra cara de la injusticia que aumenta, que también tiene que ver con la pobreza, es la obscena ocultación de grandes fortunas en guaridas fiscales (antes conocidas como paraísos fiscales) que revela un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidois (NBER por sus siglas en inglés). Ocultación para no pagar impuestos, obviamente. La NBER es una organización cívica sin ánimo de lucro formada por un amplio equipo de reconocidos economistas independientes. 

La NBER ha averiguado la riqueza que esconden los ricos, entidades y empresas de cada país en los paraísos fiscales y además cuenta las consecuencias de que el 0.01% más rico del mundo (unos 750.000 multimillonarios) no pague los impuestos que deberían. Cuanto más impuestos evaden los ricos, más crecen desigualdad y pobreza.

Ha sido posible elaborar ese informe porque los principales paraísos fiscales permitieron en 2016 al Banco de Pagos Internacionales que publicara las estadísticas de los datos de riqueza que ese Banco ha recopilado durante décadas país por país .

El estudio de la NBER informa que un 10% del PIB mundial está oculto en paraísos fiscales, unos 13 billones de dólares, es decir, millones de millones. Pero no en la misma proporción según los estados donde viven los ricos. Los países escandinavos, por ejemplo, solo esconden en guaridas fiscales un pequeño porcentaje de su riqueza nacional, pero los ricos de casi todos los países de Europa ocultan el 15% de su riqueza en paraísos fiscales. Ricos, grandes empresas y entidades de Rusia, de países del Golfo y de algunos estados de América Latina ocultan en las guaridas fiscales ¡hasta el 60% de su riqueza! Tanta riqueza oculta supone una descomunal evasión de impuestos que empobrece a los Estados y a las gentes, genera desequilibrios sociales profundos y aumenta la desigualdad de modo exponencial.

Como dato local, las grandes fortunas españolas y grandes empresas esconden en los paraísos fiscales el 12% de la riqueza nacional (unos 125.000 millones de euros). Si esos millones pagaran el mínimo impuesto que deberían, las arcas públicas ingresarían en el más moderado de los cálculos de quince a veinte mil millones de euros. Otro dato indignante del informe de NBER es que solo diez países (entre ellos España) concentran y ocultan la mitad de la riqueza mundial. España, por otra parte, es uno de los estados donde ocultar la riqueza, con la consiguiente evasión de impuestos, provoca la mayor desigualdad. El estudio de NBER confirma que la desigualdad aumenta cuando las grandes fortunas ocultan más riqueza en guaridas fiscales.

La conclusión final es que en el vigente sistema socio-económico las injusticias devienen crónicas, estructurales, y la única salida contra la injusticia no es reformar sino cambiar el sistema.

 Plataforma por la Justicia Fiscal

Publicado en nueva tribuna

¡Por razones!

]]>
https://www.attac.es/2017/10/14/desigualdad-pobreza-y-evasion-fiscal/feed/ 0
El FMI insta a subir impuestos a los más ricos para frenar la desigualdad https://www.attac.es/2017/10/13/el-fmi-insta-a-subir-impuestos-a-los-mas-ricos-para-frenar-la-desigualdad/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=el-fmi-insta-a-subir-impuestos-a-los-mas-ricos-para-frenar-la-desigualdad https://www.attac.es/2017/10/13/el-fmi-insta-a-subir-impuestos-a-los-mas-ricos-para-frenar-la-desigualdad/#comments Fri, 13 Oct 2017 05:00:49 +0000 https://www.attac.es/?p=47870 EFE – Washington – eldiario.es

La desigualdad económica ha crecido en los tres mayores países del mundo: China, India y EEUU, por lo que es importante recurrir a una “fiscalidad progresiva”, incluido el aumento de impuestos a las rentas más altas y la renta básica universal, que favorezca la redistribución, indicó el FMI.

“Es importante enfatizar que la desigualdad ha crecido en los mayores países del mundo: China, India y EEUU”, dijo Vitor Gaspar, director del Departamento de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), en rueda de prensa.

Aunque precisó que la “desigualdad entre países se ha reducido”, Gaspar advirtió de que el “desequilibrio de ingresos en el seno de los países, especialmente en los avanzados, ha aumentado notablemente en los últimos 30 años”.

A juicio del Fondo, esta creciente brecha de ingresos tiene peligrosos efectos.

“Algo de desigualdad es inevitable en una economía de mercado, pero una desigualdad excesiva puede hacer desmoronarse la cohesión social, conducir a una polarización política y, en última instancia, reducir el crecimiento económico”, subrayó el informe fiscal.

Para atajar esta tendencia, el Fondo señaló que “una fiscalidad y transferencias progresivas son componentes claves para una redistribución más eficaz”, y destacó que “hay espacio fiscal en los países avanzados a aumentar los tipos impositivos máximos en las rentas más altas”, sin que ello frene el crecimiento económico.

Gaspar puso como ejemplos exitosos los programas de transferencia condicionada de dinero adoptados en Brasil y México.

Además, reconoció como un “debate importante” el de la renta básica universal, que ofrecería un salario continuo a los ciudadanos.

Este opción puede ayudar a reducir “significativamente la desigualdad y pobreza”, pero el Fondo matizó que sólo es aconsejable en un contexto de amplios recursos fiscales.

El informe financiero del Fondo se da a conocer en el marco de la asamblea anual del organismo en Washington, y donde se revisaron al alza las previsiones de crecimiento global al 3,6 % este año y 3,7 % en el próximo en un ambiente de marcado optimismo.

]]>
https://www.attac.es/2017/10/13/el-fmi-insta-a-subir-impuestos-a-los-mas-ricos-para-frenar-la-desigualdad/feed/ 0
Una nueva doctrina del shock: en un mundo en crisis, todavía puede vencer la moralidad https://www.attac.es/2017/10/12/una-nueva-doctrina-del-shock-en-un-mundo-en-crisis-todavia-puede-vencer-la-moralidad/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=una-nueva-doctrina-del-shock-en-un-mundo-en-crisis-todavia-puede-vencer-la-moralidad https://www.attac.es/2017/10/12/una-nueva-doctrina-del-shock-en-un-mundo-en-crisis-todavia-puede-vencer-la-moralidad/#comments Thu, 12 Oct 2017 05:00:05 +0000 https://www.attac.es/?p=47854 Naomi Kleinel diario.es

 Plaza del Sol en mayo 2011

Plaza del Sol en mayo 2011

 

Vivimos tiempos aterradores. Desde jefes de Estado que tuitean amenazas nucleares, a regiones enteras arrasadas por desastres naturales, pasando por  miles de migrantes que se ahogan en las costas de Europa y por  partidos abiertamente racistas que avanzan electoralmente: pareciera que hay muchas razones para ser pesimistas sobre nuestro futuro.

Por poner un ejemplo, el Caribe y el sur de Estados Unidos se encuentran  en medio de una temporada de huracanes sin precedentes y son golpeados por tormenta tras tormenta. Puerto Rico –arrasado por Irma y luego por María–  no tiene electricidad y la situación podría extenderse durante meses. Además, sus sistemas de agua corriente y de comunicación se han visto muy afectados. Sin embargo, igual que sucedió tras el huracán Katrina, el gobierno brilla por su ausencia. Donald Trump está demasiado ocupado intentando que echen a los atletas que se atreven a hacer visible la violencia racial. Todavía no se ha anunciado ningún paquete de ayudas federales a Puerto Rico. Y los buitres ya sobrevuelan la isla: la prensa sugiere que la única forma que tiene Puerto Rico de  volver a tener electricidad es vendiendo las empresas de servicio eléctrico.

Éste es el fenómeno que yo llamo Doctrina del Shock: el aprovechamiento de crisis desgarradoras para introducir políticas que destruyen los recursos públicos y enriquecen aún más a una pequeña élite. Hemos visto este círculo repetirse una y otra vez: después de la crisis financiera del 2008 y ahora en el Reino Unido, donde los conservadores planean aprovechar el Brexit para lograr que se aprueben desastrosos acuerdos corporativos sin debate alguno.

Vivimos en una época en la que es imposible separar una crisis de las otras. Todas son parte de un mismo proceso en el que se refuerzan y se profundizan, igual que una bestia de muchas cabezas que se arrastra por el suelo. Podríamos pensar de la misma manera sobre el actual presidente de Estados Unidos. Es difícil definirlo con pocas palabras. ¿Habéis visto esa cosa horrible que está tapando las cloacas de Londres, el llamado “fatberg”? Trump es el equivalente político de eso. Una mezcla de todo lo que es nocivo en la cultura, la economía y la política, todo junto en una masa auto-adhesiva. Y ahora nos damos cuenta de que es muy difícil deshacernos de ella.

Sin embargo, los momentos de crisis no tiene por qué seguir siempre el camino de la Doctrina del Shock: no tienen por qué convertirse en oportunidades para que los más ricos acumulen aún más. También pueden ser momentos en los que encontremos lo mejor de nosotros mismos.

Todos vimos qué pasó después del incendio de la torre Grenfell. Cuando los responsables hicieron mutis por el foro, la comunidad se unió, se cuidó entre sí, organizaron donaciones y protegieron tanto a los supervivientes como a los fallecidos. Y esto continúa, a 100 días del incendio, cuando –escandalosamente– sólo unos pocos supervivientes han sido realojados.

Y esto no sólo sucede a nivel de las bases: tenemos muchos y enorgullecedores antecedentes de crisis que provocaron transformaciones progresistas en toda la sociedad. Pensemos en los triunfos de los trabajadores para lograr viviendas sociales tras la Primera Guerra Mundial, o la instauración de la Sanidad Pública tras la Segunda Guerra Mundial. Esto debería recordarnos que los momentos de profundas crisis no tienen por qué derribarnos: también pueden ser un empujón para avanzar.

Tenemos que imaginar un mundo mejor

Pero estos triunfos transformadores nunca llegan con sólo resistir o decirle “No” a la última atrocidad. Para ganar en un momento de crisis, también necesitamos un audaz y vanguardista “Sí”: un proyecto sobre cómo reconstruir y responder a las causas subyacentes. Y ese proyecto debe ser convincente, creíble y, sobre todo, cautivante. Tenemos que ayudar a que la población, recelosa y agotada, se pueda imaginar en un mundo mejor.

En los últimos meses, el Partido Laborista nos ha demostrado que existe otro camino. Un camino que habla el idioma de la decencia y la justicia, que nombra a los verdaderos responsables de este desastre, aunque sean muy poderosos. Un camino que no le teme a algunas ideas que nos habían dicho que habían desaparecido, como la distribución de la riqueza y la nacionalización de los servicios públicos elementales. Gracias a la valentía del laborismo, ahora sabemos que ésta no es sólo una estrategia moral. Es una estrategia ganadora. Moviliza a las bases y activa a sectores de la población que hacía años que habían dejado de participar en elecciones.

Las últimas elecciones también demostraron otra cosa: que los partidos políticos no tienen que tenerle miedo a la creatividad y a la independencia de los movimientos sociales, y los movimientos sociales tienen mucho por ganar al involucrarse en la política partidaria. Esto es muy importante, porque los partidos políticos tienden a ser bastante controladores, y los movimientos sociales de base cuidan mucho su independencia. Pero  la relación entre el laborismo y Momentum demuestra que es posible combinar lo mejor de ambos mundos y generar una fuerza más potente y más veloz que lo que podrían lograr los partidos o movimientos por separado.

Lo que sucedió aquí en Reino Unido es parte de un fenómeno global. Lo vimos durante la histórica campaña de Bernie Sanders en las primarias estadounidenses, alimentada por una Generación Y que sabe que la política de centro no le ofrece ningún futuro. Vimos algo parecido en España, con el todavía joven partido Podemos, que se construyó desde el primer día con el poder de los movimientos de masas. Estas campañas electorales ganaron fuerza rápidamente y estuvieron cerca de llegar al poder, más cerca que cualquier otro programa político realmente transformador en Europa o América del Norte que yo haya visto. Pero no fue suficiente. Así que en este período entre elecciones, tenemos que pensar en cómo asegurarnos totalmente de que, la próxima vez, todos nuestros movimientos lleguen a la meta.

En nuestros países, podemos y debemos hacer más por hacer visible la relación entre la injusticia económica, la injusticia racial y la injusticia de género. Debemos hacer visible la conexión entre la macroeconomía –que trata a las personas como un recurso descartable– y la economía medioambiental en la que la industria de extracción trata a los recursos naturales también como si fueran de usar y tirar.

Debemos mostrar que se puede pasar de esta economía de usar y tirar a una sociedad basada en los principios del cuidado: cuidado del planeta y de nosotros mismos. Una sociedad donde se respete y se valore el trabajo de los cuidadores y de los que protegen a la tierra y el agua. Un mundo donde no se permita que nadie ni ningún sitio sea descartado, ya sea mediante viviendas sociales que son trampas mortales o por huracanes que arrasan islas enteras.

Luchar contra el cambio climático es una oportunidad única para construir una economía más justa y más democrática. Podemos y debemos diseñar un sistema en el que aquellos que contaminan paguen gran parte del costo de dejar los combustibles fósiles. Y, en países ricos como el Reino Unido y Estados Unidos, necesitamos leyes migratorias y financiación internacional que reflejen cuánto le debemos al sur del mundo, dado el papel que tuvimos históricamente en desestabilizar las economías y el medio ambiente de los países más pobres, y dada la enorme riqueza que obtuvimos de estos países a través de la esclavitud de sus ciudadanos.

Cuanto más ambicioso, coherente y holístico sea el Partido Laborista en pintar un cuadro del mundo transformado, más creíble será un gobierno laborista.

En todo el mundo, la izquierda tiene el imperativo moral de ganar. Hay mucho en juego y queda muy poco tiempo como para conformarnos con menos.

 

Este texto es parte del discurso pronunciado por Naomi Klein en el congreso del Partido Laborista

Traducido por Lucía Balducci

]]>
https://www.attac.es/2017/10/12/una-nueva-doctrina-del-shock-en-un-mundo-en-crisis-todavia-puede-vencer-la-moralidad/feed/ 0
El mito de la soberanía https://www.attac.es/2017/10/11/el-mito-de-la-soberania/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=el-mito-de-la-soberania https://www.attac.es/2017/10/11/el-mito-de-la-soberania/#comments Wed, 11 Oct 2017 05:00:05 +0000 https://www.attac.es/?p=47849 Immanuel WallersteinLa Jornada

Donald Trump ocupó mucho de su discurso en Naciones Unidas para afirmar que fue electo para defender la soberanía estadounidense. Dijo que todos y cada uno de los Estados miembros también buscaban defender su propia soberanía. ¿Qué quiso decir con esto?

Tal vez no haya ninguna otra palabra en el vocabulario público común de dirigentes políticos y analistas académicos que tenga tantos significados y usos en conflicto como soberanía. La única otra que se acerca en confusión es liberalismo. Es por tanto útil que rastreemos un poco de la historia del término.

Uno no se encuentra el término usado antes de la creación del moderno sistema-mundo en el largo siglo XVI. Ésta fue la época cuando las cabezas de ciertos Estados (notablemente Inglaterra, Francia y España), proclamaron la doctrina de las monarquías absolutas. Insistían en que el monarca era absuelto de los desafíos de cualquier persona o institución. Esto por supuesto era una reivindicación, no la descripción de una realidad.

Lo que estos monarcas intentaban establecer era la soberanía de sus Estados. Soberanía para ellos significaba que ningún poder exterior a su Estado tenía el derecho de interferir en las decisiones de su Estado. También quería decir que ningún poder al interior del Estado podía fallar en el encargo de llevar a cabo las decisiones del Estado. La doble orientación (externa e interna), era crucial al concepto.

Es obvio que simplemente afirmar la soberanía no fue suficiente. El Estado tenía que instrumentar estas reivindicaciones. Ningún Estado era entonces, y nunca ha sido, plenamente soberano, ni siquiera el más poderoso. Pero los Estados más fuertes lo hicieron y lo hacen mejor que los menos poderosos.

Cuando decimos de algunos Estados que son hegemónicos en el moderno sistema-mundo, en realidad queremos decir que pueden interferir, de hecho, en los asuntos internos de otros Estados. Y en efecto logran mantener su unidad interna. No enfrentan resistencias institucionales significativas, y mucho menos movimientos secesionistas.

Estados Unidos fue un poder hegemónico más o menos entre 1945 y 1970. Impuso su modo en el sistema-mundo 95 porciento del tiempo en 95 por ciento de los asuntos. Otro término para describir esto es decir que Estados Unidos era imperialista. Imperialista es un término negativo y una potencia hegemónica puede lograr, en gran medida, prohibir su utilización.

Conforme declina la hegemonía, el imperialismo como término comienza a usarse más ampliamente. Así también la soberanía. Los países menos poderosos afirman sus derechos como poderes soberanos para luchar contra los poderes imperiales. Así Trump estaba en lo correcto, en el sentido de que muchos, tal vez la mayoría de los miembros de Naciones Unidas hoy, defienden públicamente su soberanía.

Cuando Trump afirma la soberanía estadounidense, esto es señal de debilidad. Es precisamente porque Estados Unidos es un hegemón en decadencia aguda, que tiene que recurrir a usar el mito de la soberanía y rechazar la idea de que las instituciones supranacionales pueden tener algo que decir de las políticas estadounidenses. Cuando un Estado báltico afirma su soberanía, está demandando respaldo contra lo que considera que es la reafirmación de Rusia de su propia autoridad. Y cuando China afirma su soberanía, busca expandir su poder de toma de decisiones a nuevas áreas.

Los movimientos secesionistas nos fuerzan a todos a confrontar nuestra utilización del término. Cataluña celebra un referendo sobre su derecho a la independencia soberana. España dice que dicho referendo viola la soberanía española. En la situación de reivindicaciones directamente opuestas, cada quien debe decidir cual reivindicación es más legítima. Algunas veces esto puede dirimirse sin violencia.

Éste es el caso, por ejemplo, de cuando Eslovaquia se separó de Checoeslovaquia. Y algunas veces hay guerra civil. Pero dado que ninguna secesión elimina nunca todas las diferencias en las subcategorías al interior de un Estado, el derecho a la secesión debe cesar en alguna parte.

El punto que quiero enfatizar es que la soberanía es un mito, uno que todos podemos usar, uno que tiene diferentes consecuencias en diferentes momentos del sistema-mundo. Nuestro juicio moral depende de la totalidad de las consecuencias y no del mito de la soberanía. Cuando Trump utiliza el término, tiene implicaciones reaccionarias. Cuando otros lo usan, puede tener implicaciones progresistas. El término mismo no nos dice nada.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

]]>
https://www.attac.es/2017/10/11/el-mito-de-la-soberania/feed/ 0
Propuestas de Varoufakis que conducían al fracaso https://www.attac.es/2017/10/10/propuestas-de-varoufakis-que-conducian-al-fracaso/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=propuestas-de-varoufakis-que-conducian-al-fracaso https://www.attac.es/2017/10/10/propuestas-de-varoufakis-que-conducian-al-fracaso/#comments Tue, 10 Oct 2017 05:00:18 +0000 https://www.attac.es/?p=47838

Un testimonio en su contra (I)

Éric Toussaint – CADTM

<p>Tsipras, Merkel y Varoufakis. </p>

Tsipras, Merkel y Varoufakis. 

Luis Grañena

En su último libro, Adults in the Room, Yanis Varoufakis expone su versión de las razones que condujeron a la vergonzosa capitulación del Gobierno de Tsipras en julio de 2015. Varoufakis analiza, en particular, el período de 2009 a 2015, al mismo tiempo que hace incursiones en épocas más lejanas.

Con este libro voluminoso (550 páginas en su versión original en inglés), Yanis Varoufakis demuestra ser un gran narrador. Por momentos logra emocionar al lector. Su estilo directo permite seguir de manera viva el curso de los acontecimientos.

Este primer artículo comenta los cuatro primeros capítulos del libro, de un total de diecisiete, y concierne a las propuestas que hizo Varoufakis antes de participar en el Gobierno en enero de 2015.

A partir de la demostración hecha por el propio autor, se puede deducir claramente que su comportamiento y la orientación política y económica que defendió llevaron al desastre. Efectivamente, Yanis Varoufakis reivindica de forma muy clara su papel protagónico en la elaboración de la estrategia adoptada, antes de la victoria electoral de enero de 2015, por un grupo de dirigentes de Syriza y, en particular, Alexis Tsipras, Yanis Dragasakis y Nikos Pappas.

Varoufakis no se confiesa culpable: está convencido de que si Tsipras hubiera realmente aplicado la orientación económica que él había propuesto –y que Tsipras finalmente aceptó a fines de 2014– no se habría llegado a la derrota del pueblo griego.

Pero, al contrario de la convicción de Varoufakis, una lectura atenta de su libro nos lleva a la conclusión de que el propio autor contribuyó a la derrota.

Varoufakis explica cómo progresivamente convenció a Tsipras, Pappas y Dragasakis de no respetar la orientación de política económica adoptada por Syriza en 2012, y luego en 2014. Explica que elaboró con ellos una nueva, que no fue discutida en Syriza, y que era diferente a la presentada por el partido durante la campaña electoral de enero de 2015. Esta política económica conducía en el mejor de los casos al fracaso, y en el peor a la capitulación.

La orientación de política económica defendida por Varoufakis

Varoufakis resume el contenido del acuerdo al que llegó con Alexis Tsipras, Dragasakis y Pappas en noviembre de 2014, durante una reunión mantenida en la vivienda de Tsipras. Esa reunión había sido organizada por el trío Tsipras-Pappas-Dragasakis con el fin de convencer a Varoufakis de que aceptara ser el ministro de Finanzas en el futuro Gobierno de Syriza. “Es en ese momento cuando Alexis me hizo el ofrecimiento, tranquilamente y bajo la mirada vigilante de Dragasakis: “Si ganamos, y no hay ninguna duda de que ganaremos, quiero que seas el ministro de Finanzas[1]”.

Varoufakis resume las seis medidas prioritarias que propuso a Tsipras, Dragasakis y Pappas y que ellos aceptaron. Esas medidas implicaban permanecer en la zona euro.

Varoufakis escribe: “Pensé que estaba bien recapitular nuestros objetivos comunes:

- Primero: la reestructuración de la deuda.

- Segundo: un excedente primario que no pase del 1,5 % del ingreso nacional y ninguna nueva medida de austeridad.

- Tercero: una amplia reducción del impuesto de sociedades.

- Cuarto: privatizaciones estratégicas con condiciones que preserven los derechos del trabajo y el relanzamiento de las inversiones.

- Quinto: la creación de un banco de desarrollo que utilizaría los activos públicos restantes como garantía para generar inversiones del interior y cuyos dividendos serían canalizados hacia los fondos de pensiones públicos.

- Sexto: una política de transferencia de acciones y de la gestión de los bancos a la UE (…).

De nuevo, partieron aún más convencidos[2]”.

Varoufakis declara con toda claridad que esas medidas debían sustituir al programa de Tesalónica presentado por Tsipras en septiembre de 2014.

]]>
https://www.attac.es/2017/10/10/propuestas-de-varoufakis-que-conducian-al-fracaso/feed/ 0